La crisis del coronavirus

Alemania se abre a usar la vacuna de AstraZeneca con los mayores de 65 años

El presidente del comité que asesora al país asegura que la primera decisión sobre el fármaco la tomaron con los datos disponibles, que eran insuficientes para esa franja de edad

Una pareja pasa frente al cartel informativo en el centro de vacunación de Bremen, al noroeste de Alemania, este viernes.
Una pareja pasa frente al cartel informativo en el centro de vacunación de Bremen, al noroeste de Alemania, este viernes.HAUKE-CHRISTIAN DITTRICH / AFP

El comité que asesora al Gobierno alemán en la estrategia de vacunación contra el coronavirus emitirá una nueva recomendación sobre el uso de la vacuna de la universidad de Oxford y AstraZeneca “muy pronto”, aseguró el viernes su presidente, el virólogo Thomas Mertens. Se espera que se abran a utilizarla con mayores de 65 años. Alemania fue el primer país europeo que limitó la administración de esta vacuna a los menores de 65 años por falta de datos suficientes sobre su eficacia en la población de mayor edad. Esa decisión contribuyó a generar el problema de reputación que ahora arrastra esta inmunización, según reconoció Mertens en una entrevista en la segunda cadena pública alemana, ZDF. “Salió todo un poco mal”, dijo, a preguntas de la entrevistadora sobre el rechazo de muchos trabajadores esenciales a recibirla.

Sin embargo, Mertens defendió el trabajo de la Comisión Permanente de Vacunación (Stiko, en sus siglas en alemán): “Teníamos los datos que teníamos e hicimos la recomendación basándonos en esos datos”. Las decisiones de la Stiko no son vinculantes, pero hasta ahora el Gobierno de Angela Merkel siempre las ha hecho suyas. Mertens pidió que no se confundieran los términos de su recomendación. “Nunca criticamos la vacuna; solo criticamos el hecho de que los datos del grupo de mayores de 65 años no eran buenos o eran insuficientes. Hay que distinguir”, señaló. El preparado de AstraZeneca es “muy bueno” y “aún lo valoraremos mejor gracias a los nuevos datos que ahora se están añadiendo”.

Los expertos del comité han estado analizando “muy de cerca” un estudio reciente publicado en Escocia que concluye, a partir de los datos del servicio público de salud, que los ingresos de mayores de 80 años cayeron un 81% a partir de la cuarta semana de la vacunación. Esto confirmaría una eficacia en los mayores similar a la de grupos de edad más jóvenes. El trabajo aún no ha sido revisado por pares ni publicado en una revista científica. “Aún quedan algunas preguntas por hacer sobre este estudio y ya las hemos planteado directamente a los autores”, dijo Mertens.

Una de las características de la vacunación en el Reino Unido es que ha ampliado el intervalo entre el primer pinchazo y el segundo, en contra de las especificaciones de los fabricantes, con el objetivo de que la mayor cantidad de personas pueda recibir cuanto antes una primera inmunización. A preguntas de si se podría seguir esa estrategia también en Alemania Mertens aseguró: “Creo que es posible, especialmente con la vacuna de AstraZeneca, que se pueda decidir un intervalo aún más largo”. Alemania ha vacunado con la pauta completa a algo más de dos millones de personas (el 2,4% de su población). En total ha administrado seis millones de dosis, la gran mayoría de Pfizer. Pese a que ha recibido cerca de millón y medio de dosis de AstraZeneca, el viernes apenas había usado el 21,7% de ellas por los recelos de la población a la que van destinadas, especialmente personal sanitario. La vacunación de Pfizer avanza a buen ritmo: casi el 80% de las entregadas (más de seis millones y medio) ya se han inoculado. Este sábado se espera la llegada de una nueva remesa.

El próximo miércoles 3 de marzo la canciller se reúne con los líderes de los Estados federados para evaluar la situación del coronavirus y decidir si se prolongan las restricciones que actualmente mantienen cerradas la hostelería, el ocio y la cultura (desde el 2 de noviembre) y el comercio no esencial (desde medidos de diciembre). El 1 de marzo abrirán las peluquerías, la única excepción que Merkel y los presidentes regionales acordaron en su último encuentro. Los colegios y guarderías de la mayoría de Estados han abierto esta semana tras dos meses sin clases presenciales. Alemania registra una incidencia acumulada de 64,1 casos por 100.000 habitantes en siete días. En la última semana los casos están repuntando después de un mes de caída sostenida, por lo que no está nada claro que se vayan a relajar las restricciones.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50