La crisis del coronavirus

Sanidad notifica 10.829 casos de covid y 337 muertes, mientras la incidencia sigue bajando

El descenso de los diagnósticos se está produciendo a una velocidad muy distinta según las comunidades. Los expertos apuntan a la variante británica como uno de los posibles motivos

Varios sanitarios trabajan con un paciente infectado por coronavirus en estado muy grave, en una de las salas de UCI del Hospital Isabel Zendal de Madrid.
Varios sanitarios trabajan con un paciente infectado por coronavirus en estado muy grave, en una de las salas de UCI del Hospital Isabel Zendal de Madrid.Carlos Rosillo

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

El Ministerio de Sanidad ha notificado este miércoles 10.829 contagios y 337 muertes causadas por el coronavirus, en una nueva jornada que consolida la tendencia a una mejora en la situación epidemiológica, que pese a todo sigue siendo delicada en España.

In English

Con una incidencia a 14 días de 350 casos por 100.000 habitantes, el país sigue estando todavía muy por encima de los niveles considerados “críticos” . El número de fallecidos sigue escalando y ya supera los 66.000, según los registros de Sanidad. Esta cifra se eleva hasta las casi 90.000 muertes si se tienen en cuenta los excesos de mortalidad registrados desde el inicio de la pandemia, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Lo más destacable de los últimos días es que el descenso de la incidencia se está produciendo a una velocidad muy distinta según las comunidades, y estas diferencias no parecen explicarse por la situación registrada en cada autonomía hace una o dos semanas.

La incidencia ha caído en el conjunto del país desde los 584 casos por 100.000 habitantes a 14 días del pasado miércoles a los 350 del último informe (un descenso del 40%). En La Rioja, Extremadura, Murcia, Comunidad Valenciana y las dos Castillas lo hace en este periodo en un porcentaje que se acerca o supera el 50%, mientras en Baleares (la segunda comunidad con una incidencia más baja) la caída es del 45%.

En el otro extremo, en Canarias el descenso desde el pasado miércoles es del 15%, en el País Vasco del 25%, y en Cataluña, Aragón, Madrid y Cantabria se sitúa entorno al 30%.

Aunque ningún experto se atreve a ofrecer una explicación concluyente de estas diferencias, hay algunas hipótesis que pueden explicarlas. En el caso de Canarias, que parte de la menor incidencia de España (126 casos por 100.000 habitantes), puede pensarse que estos bajos niveles —en el contexto español— hacen que sea más difícil seguir reduciéndolos al mismo ritmo.

La mayor laxitud de las restricciones aplicadas, como en la Comunidad de Madrid (tras Melilla, la que presenta peores datos), es otra de las razones apuntadas como causa de este descenso más ralentizado. Pero la más novedosa la ha puesto esta mañana sobre la mesa el secretario de Salud Pública de la Generalitat de Cataluña, Josep Maria Argimon: la variante británica.

“Parece que la curva se aplana”, ha afirmado en referencia al pronunciado descenso que venia marcando la incidencia en esta comunidad, “y esto no es una buena noticia”. Argimon ha apuntado “como hipótesis” que sea su mayor transmisibilidad la que esté haciendo perder fuerza a la tendencia descendente. Esta variante tiene cada vez un mayor peso en Cataluña y ya supone uno de cada tres nuevos contagios, según los datos ofrecidos por la Generalitat.

Esta explicación coincidiría con lo ocurrido en otras comunidades, como Madrid y Cantabria, donde la nueva variante también supone una parte sustancial de los nuevos contagios y el descenso de la incidencia también es más lento.

En todo caso, España sigue estando en niveles considerados por Sanidad de “riesgo extremo” (por encima de los 250 casos por 100.000 habitantes) y se encuentra en muy mala situación para hacer frente a cualquier repunte de casos. Los hospitales siguen sufriendo una gran presión asistencial, con más de 18.000 pacientes ingresados por covid, de los cuales 3.909 lo están en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

Esto supone el 14% del total de camas y el 36% de las plazas de críticos, unos porcentajes que como ya ocurrió tras la segunda ola descienden mucho más lentamente que la incidencia. En la última semana apenas lo han hecho en cinco y seis puntos porcentuales, respectivamente.

La inquietud por la propagación de la variante británica coincide con el anuncio hecho por varias comunidades como Madrid o Castilla-La Mancha de cierta relajación de las restricciones vigentes. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha pedido mucha precaución a la hora de tomar estas decisiones y ha solicitado a las comunidades que tienen intención de relajarlas que “las mantengan”, informa Pablo Linde.

“Es necesario hacer una desescala muy prudente. Si echamos la vista atrás vemos lo que ha pasado en otras olas; tenemos que aprender”, ha señalado. La ministra ha incidido en aquellas comunidades que están “en torno a los 500 casos por 100.000 habitantes, a las que ha pedido “prudencia y responsabilidad”. Darias ha descartado vaticinar si en Semana Santa será posible abrir la mano con las restricciones, tal y como se hizo en Navidad. “El objetivo es llegar a menos de 50 casos por 100.000 habitantes, hasta que no lleguemos ahí no tenemos que plantearnos otra cuestión”, ha señalado.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50