La crisis del coronavirus

Merkel asegura que todos los alemanes estarán vacunados a final del verano

“Para nosotros, el cierre de las fronteras es el último recurso”, afirma la canciller, que defiende mantener las restricciones para evitar la expansión de la nueva variante

Angela Merkel durante la rueda de prensa celebrada este jueves en Berlín. En vídeo, las declaraciones de la canciller alemana.FABRIZIO BENSCH / AFP / REUTERS

“Las restricciones duras han dado frutos”, afirmó Angela Merkel este jueves tras ofrecer un balance “mixto” de la evolución del coronavirus en Alemania. Por un lado, los contagios diarios están bajando desde hace unos días; por otro, las cifras de fallecidos son “escalofriantemente altas”. El país ha vuelto a registrar más de mil fallecidos en un día y se acerca al umbral de los 50.000 desde el inicio de la pandemia. La canciller ofreció una rueda de prensa tras acordar el martes con los Estados federados prolongar hasta el 14 de febrero las restricciones y endurecer algunas medidas, como la obligación de usar mascarillas homologadas FFP2 o quirúrgicas (no de tela) en los comercios y en el transporte público. Merkel defendió que el confinamiento es necesario para evitar la expansión de la nueva variante británica, más contagiosa. Y aseguró que el ritmo de vacunación en el país es bueno y que para finales del verano a todos los alemanes se les habrá ofrecido la inmunización.

“No podemos esperar hasta que la variante se refleje en las cifras diarias de infecciones”, advirtió la canciller. “Entonces ya sería demasiado tarde. Todavía podemos evitarlo”, añadió. Merkel aseguró que cuando sea posible empezar a relajar las medidas habrá que priorizar y no abrir la vida pública de golpe. Desde principios de noviembre bares, restaurantes y todo el ocio y la cultura permanecen cerrados en Alemania. En diciembre se sumaron los comercios no esenciales. Cuando sea posible abrir, la prioridad indiscutible serán las guarderías y los colegios, aseguró. Y después habrá que decidir qué es lo siguiente. En todo caso, el proceso no debería ir demasiado rápido, para que no suceda como en Gran Bretaña: “Si haces un confinamiento duro y abres todo de golpe resulta que vuelves a un crecimiento de contagios exponencial muy deprisa”, explicó la canciller.

Alemania lleva días alertando de que no permitirá que sus ciudadanos sufran restricciones estrictas mientras otros países no están tomando las medidas adecuadas para contener la expansión del virus. “No lo entenderían, y con razón”, dijo Merkel. Ya el lunes pasado el portavoz de la canciller adelantó que Alemania considera restringir la libertad de movimiento transfronterizo si la situación en otros países se descontrola. “Para nosotros, el cierre de las fronteras es el último recurso”, subrayó este jueves Merkel, horas antes de que los socios de la Unión Europea celebren una cumbre virtual para analizar la situación de la pandemia y un posible cierre de fronteras.

La Comisión Europea trata de evitar que países de la UE decidan cerrar como ocurrió el año pasado, cuando por primera vez desde que existe el espacio Schengen los estados miembros impidieron la libre circulación de personas por la pandemia. “Haremos todo lo posible para evitar los cierres de fronteras. Pero no podemos descartarlos”, advirtió Merkel.

Alemania lleva días insistiendo en la necesidad de que los países tomen medidas de forma uniforme bajo la coordinación de la Comisión Europea. “Si un país con una incidencia que dobla la de Alemania abre todas sus tiendas, tenemos un problema”, puso como ejemplo. “Sin duda tenemos que hablar con Suiza”, aseguró. Alemania comparte frontera con nueve países y con algunos de ellos, como la República Checa, tiene un tráfico muy numeroso de trabajadores transfronterizos. Alemania quiere coordinar la realización de pruebas de coronavirus en toda la Unión Europea para los viajes transfronterizos. Ve necesario, por ejemplo, testar varias veces a la semana a los trabajadores que entran y salen de sus fronteras a diario. Merkel aseguró que en este sentido las conversaciones avanzan satisfactoriamente con Holanda, Bélgica y Luxemburgo.

La vacunación avanza bien en Alemania, aseguró la canciller, que dijo confiar en que las inmunizaciones se puedan adaptar rápidamente a las nuevas mutaciones del virus. Para el final del verano se habrá ofrecido la vacuna a todos los alemanes, dijo, y subrayó que aunque Alemania no controle la producción, hará lo posible para asegurar las cadenas de suministro de la vacuna. Según sus cálculos, en el tercer trimestre podría haber suficientes dosis como para ceder las sobrantes a terceros países.

Merkel tuvo un momento emotivo cuando recordó los fallecimientos de ancianos en residencias de mayores: “Se me rompe el corazón cuando veo cuántas personas han muerto solas allí”. Aseguró que iniciar la campaña de vacunación en las residencias ha sido la mejor decisión posible. En el primer grupo prioritario de inmunización en Alemania están los profesionales sanitarios de primera línea, las residencias de mayores y las personas de más de 80 años. Se ha empezado a la vez con todos ellos, aunque con especial atención a las residencias. Merkel aseguró que es “maravilloso” que se hayan podido desarrollar vacunas tan eficaces en tan poco tiempo y se mostró confiada en que lo sean también contra las nuevas mutaciones del virus.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad