La vacunación avanza a distintas velocidades en Europa

Reino Unido ha inmunizado ya a un millón de personas, mientras en Francia hasta el 1 de enero solo se había llegado a 516 personas

Un residente en un centro de mayores recibe una vacuna, el lunes en Montpellier (Francia).
Un residente en un centro de mayores recibe una vacuna, el lunes en Montpellier (Francia).Guillaume Horcajuelo (EFE)

La campaña de vacunación avanza a diferente ritmo en los principales países europeos. Las críticas arrecian en Francia, donde hasta el 1 de enero se había administrado la dosis tan solo a 516 personas, y también en Alemania, donde hasta el domingo eran más de 238.000. Incluso en Reino Unido, donde hasta este lunes aproximadamente un millón de personas han iniciado el proceso y entre la población no existe la percepción de lentitud, la comunidad científica ha pedido más ambición al Gobierno en su objetivo de suministrar un millón de dosis a la semana para que alcance la meta de dos millones, con el fin de combatir la tercera ola de la pandemia, agravada por una nueva cepa del virus que se transmite de un 50% a un 70% más rápido. En los Países Bajos, la vacunación comenzará este miércoles.

En Francia, donde viven 67 millones de personas, el Gobierno insiste en que ha apostado por la estrategia adecuada. Sin embargo, y tras el aluvión de críticas, tanto políticas como científicas, llovidas por la extrema lentitud de los primeros días, este lunes se pisó el acelerador y se vacunaron “varios miles de personas” en todo el país, y el ritmo seguirá aumentando a lo largo de la semana, ha prometido el ministro de Sanidad, Oliver Verán, tras visitar un hospital de París donde se administran las dosis. El presidente Emmanuel Macron, que en su discurso de fin de año aseguró que no tolerará una “lentitud injustificada”, se ha mostrado muy molesto por el bajo ritmo de vacunación y este lunes convocó de urgencia a Verán, junto con el primer ministro, Jean Castex, y a altos responsables del Ejecutivo.

Francia es el país con el mayor movimiento antivacunas de Europa, con solo un 40% de los ciudadanos dispuestos a vacunarse contra la covid-19, una de las razones de la lentitud de una campaña en la que se requiere el consentimiento escrito de cada persona antes de recibir la dosis, lo que ha ralentizado enormemente el proceso en su arranque, al igual que el hecho de haber priorizado la vacunación in situ en las residencias, en vez de en centros de vacunación.

Estas instalaciones ya están disponibles, son 27 actualmente y antes de que acabe la semana serán un centenar, ha anunciado Verán, con lo que se espera que se multipliquen exponencialmente las vacunaciones. Sobre todo porque, tras las críticas, además de los ancianos en residencias y del personal vulnerable que los cuida, el Gobierno francés decidió este fin de semana abrir también esta primera fase de inmunización al personal médico mayor de 50 años. El portavoz del Ejecutivo, Gabriel Attal, aseguró el domingo que el país ya ha recibido 500.000 dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech, y que otro medio millón suplementario llegará “cada comienzo de semana”. El objetivo del Gobierno francés es haber vacunado al primer millón hasta febrero.

Esta cifra ya se ha alcanzado en el Reino Unido, un país de una población similar (casi 67 millones de personas). En este país la campaña de vacunación comenzó el 8 de diciembre, tras ser el primer Estado en autorizar la distribución del medicamento de Pfizer y BioNTech. En la primera semana, más de 137.000 personas recibieron la primera dosis.

El ritmo diario, entre los más de 750 centros médicos por todo el país que participan en la campaña, es de unas 40.000 dosis. Durante la semana navideña, se rebajó ligeramente hasta las 36.000, pero el despliegue no se detuvo durante los días festivos. Desde el lunes, los hospitales cuentan con medio millón de dosis de la vacuna de Oxford y Astrazeneca. De momento, las autoridades sanitarias británicas han dado el visto bueno a la prolongación del intervalo previsto entre las dos dosis (de unos 21 días) hasta las 12 semanas, con el fin de acelerar la vacunación masiva de la población con las dosis disponibles.

Según los datos recopilados por la página web Our World In Data, el Reino Unido habría vacunado ya a un 1,39% de su población, solo por detrás en porcentaje de Israel (14,1%) y Baréin (3,6%) En España, donde se han administrado alrededor de 100.000 dosis, el 27% de las recibidas, solo el 0,2% de su población ha iniciado este proceso, informa Emilio de Benito.

Los datos de la inmunización española están al nivel de Italia, que ha inoculado una cuarta parte de las vacunas que ha recibido hasta la fecha, con cerca de 119.000 inyecciones del total de casi 480.000 dosis que han llegado hasta el 1 de enero. La campaña de vacunación italiana comenzó el 27 de diciembre y los primeros en recibir la inyección han sido los sanitarios, seguidos, en menor medida, por cuidadores y mayores de residencias de ancianos.

Una sanitaria vacuna a una mujer en un hospital de Roma.
Una sanitaria vacuna a una mujer en un hospital de Roma. Cecilia Fabiano/LaPresse (AP)

Turnos de noche o festivos

Algunas regiones, como Lombardía, Cerdeña o Calabria están sufriendo un marcado retraso por diferentes motivos como escasez de personal o de medios o vacaciones de los facultativos. La subsecretaria de Sanidad, Sandra Zampa, ha admitido una demora en las vacunaciones, “que se puede recuperar”, y ha señalado que el Gobierno está valorando abrir turnos de noche o festivos para inocular las inyecciones, con el fin de conseguir el objetivo de inmunizar de 10 a 13 millones de personas antes de abril.

Las autoridades sanitarias italianas pretenden vacunar a toda la población los próximos meses, y el primer ministro, Giuseppe Conte, ha descartado imponer la obligatoriedad de vacunarse. Pese a los retrasos, el comisario para la emergencia del coronavirus, Domenico Arcuri, ha señalado que Italia (más de 60 millones de habitantes) es el segundo país de la Unión Europea con más dosis suministradas, por detrás de Alemania, en números absolutos.

En este último país, a pesar haber administrado más de 238.000 vacunas hasta el domingo, según el Instituto Robert Koch, las críticas por la lentitud del proceso de inmunización también arrecian. La oposición considera que el Gobierno de Angela Merkel ha pedido pocas dosis para un país con 83 millones de habitantes. El portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, defendió el lunes la decisión de apostar por la vía de la Unión Europea para solicitar las vacunas. Por su parte, el portavoz de Sanidad, Hanno Kautz, subrayó que el problema no es cuántas vacunas se han pedido, sino la capacidad de producción de las mismas, informa France Presse.

En los Países Bajos, incluso el propio Gobierno admite falta de diligencia. El ministro neerlandés de Sanidad, Hugo de Jonge, ha reconocido este lunes que se podría haber empezado a vacunar antes en el país: “No hemos sido lo bastante ágiles”. En noviembre se supo que la vacuna de Pfizer-BioNTech se adelantaría en el mercado a la de AstraZeneca, y el ministro reconoce que debería haber pedido entonces a las autoridades sanitarias que tuvieran a punto las neveras necesarias para conservar la vacuna de Pfizer. Si no hay retrasos en la distribución, espera haber vacunado a toda la población hacia el verano. Este miércoles se pondrá la primera a un cuidador de un hogar de ancianos del sur del país.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción