Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 25 días de un ministerio nuevo, mudo y misterioso

Manuel Castells, que ha estado 10 días de viaje personal en Estados Unidos, no ha cerrado su equipo ni se prodiga en algún acto

Los ministros Manuel Castells e Isabel Celaá el miércoles.
Los ministros Manuel Castells e Isabel Celaá el miércoles.

El sociólogo Manuel Castells no se ha dejado ver en los 25 días que lleva como ministro de Universidades, una cartera que nace con él. Se sabe que sigue en el puesto, porque se sienta con sus homólogos en la bancada azul del Congreso, pero lo que ocurre en su departamento —que comparte espacio con Ciencia, del que se ha escindido— es un misterio. Desde prensa de Universidades se explica que Castells está diseñando “las líneas estratégicas de su política”. Entre otros enumeran desde el ministerio, se ha visto con su antecesor, Pedro Duque, y con la ministra de Educación, Isabel Celaá, con la que comparte el negociado de las becas. También ha tenido reuniones de trabajo con la agencia de evaluación ANECA, el equipo de la Universidad Menéndez Pelayo (la única que depende del ministerio, el resto son independientes), con la UNED y el servicio para internacionalizar la educación SEPIE. El miércoles cenó con los rectores reunidos en Toledo.

Castells, de 77 años, volvió de Estados Unidos coincidiendo con el acto de apertura de la legislatura en el Congreso. Había pasado, como adelantó El Confidencial, 10 días en Estados Unidos. “Un viaje personal para cerrar su cátedra”, cuentan en su departamento de prensa. El sociólogo ha trabajado los últimos 40 años en la Universidad de Berkeley. El Partido Popular aprovechó esta ausencia para pedir a finales de enero por escrito explicaciones de las razones de este desplazamiento sin agenda ministerial. Universidades explicó entonces que era un “viaje personal” que Castells pagaba de su bolsillo.

Ya el ministro avanzó en su nombramiento el 13 de enero que estaba “recién aterrizado de California” y que lo primero que haría sería consensuar con Pedro Duque, ministro de Ciencia (PSOE), “las líneas estratégicas para después hacer una primera presentación del proyecto”. Y lo ha cumplido. Desde entonces Duque se prodiga en actos y hay poco rastro de Castells. No concede entrevistas, a diferencia del resto de ministros de Unidas Podemos, y no lo hará hasta que tenga algún anuncio.

El ministerio mantiene en funciones al secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón. Previsiblemente Pingarrón, que va a viajar próximamente a Cuba en representación del Gobierno, seguirá en el cargo pero no ha sido oficialmente confirmado. Este catedrático de Química dejó su cargo de vicerrector en la Universidad Complutense cuando le llamó en 2018 Duque y desde entonces es el artífice de toda la política universitaria de los socialistas, que aún no ha dado grandes frutos. Los rectores se han sentido muy cómodos negociando con uno de los suyos y de boca del presidente de la conferencia, José Carlos Gómez Villamandos, no han dudado en reconocer que querían que continuase.

Castells es tan reconocido intelectualmente que hay mucha expectación por oírle, así que cuando supuestamente el sociólogo se creó un perfil en Twitter, nada más ser designado en el cargo, a las pocas horas tenía miles de seguidores. La red social terminó cerrando la cuenta que era falsa, pero para entonces cientos de personas habían compartido las opiniones del perfil fingido. Castells no tiene intención de abrirse una cuenta.

Universidades tampoco ha emitido ningún comunicado de prensa. Ni tan siquiera para anunciar junto a Ciencia que antes de tres meses iban a crear “un órgano de coordinación” entre ambas carteras.  La división en dos de Ciencia, Innovación y Universidades fue muy criticada por los rectores, los científicos, los sindicatos y los empresarios, convencidos de que la política investigadora pierde fuerza con el reparto. No convence ni a Castells que dijo en su investidura: “Hablando muy claro: yo personalmente no estoy de acuerdo”.

Puede seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información