Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cifra de afectados se dispara: más 4.500 enfermos y 106 muertos

Las autoridades chinas ofrecen una cifra de infectados que ha crecido el 59% en solo 24 horas

Médicos en el hospital Jinyintan, en Wuhan. En vídeo, mas de un centenar de muertos por el coronavirus.

El número de infectados por el coronavirus de Wuhan no deja de crecer y cada vez lo hace más rápido. Según los últimos datos ofrecidos por la  Comisión Nacional de Sanidad de China, en las últimas 24 horas han fallecido 25 personas y el total de víctimas mortales alcanza los 106 en todo el país.

El número de casos confirmados, por su parte, ya alcanza este martes los 4.515, el 59% más que los 2.835 ofrecidos este lunes. Entre los enfermos, 515 se encuentran en estado grave. El número de casos sospechosos roza los 7.000, mientras que se mantiene en observación a casi 45.000 personas.

Para Santiago Moreno, jefe de servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, estas cifras son "muy significativas" y demuestran que "el brote aún se encuentra en sus primeras fases". "La curva ascendente aún es muy marcada, lo que significa que falta mucho todavía para que se alcance el pico", sostiene Moreno, informa Oriol Güell.

Hong Kong, donde se han confirmado ocho casos, limitará drásticamente la admisión de visitantes que procedan de China a partir de la medianoche del jueves. En una rueda de prensa, la jefa del Gobierno hongkonés, Carrie Lam, cubierta con una máscara, ha anunciado que el territorio autónomo paralizará el servicio de tren de alta velocidad y los de transbordador que comunica el territorio autónomo con la China continental. También se reducirán a la mitad los vuelos entre Hong Kong y el resto de China, y se recortarán drásticamente los servicios de autobús.

El mapa de la expansión del coronavirus

Casos notificados y países afectados por la infección del virus de Wuhan. Ver gráfico

Pekín ha accedido, por su parte, a dejar de emitir permisos individuales de ciudadanos chinos para visitar Hong Kong. En noviembre, el último mes con datos disponibles, la excolonia británica recibió 1,92 millones de visitantes procedentes de China continental.

Las medidas de Hong Kong llegan después de que un grupo de médicos de las principales universidades del territorio pidieran medidas más duras para la entrada de visitantes procedentes de China.

El anuncio se ha producido tras los primeros casos de contagio de personas que no han estado en China. Después de que Vietnam confirmara el viernes pasado el primer caso, este martes lo han hecho Alemania y Japón, con un caso respectivamente. En el caso alemán se trata de un hombre que asistió a un curso de formación que impartió una empleada llegada de Shanghái. En el nipón, de un conductor de autobús de 60 años en la ciudad turística de Nara.

En una reunión en Pekín con el ministro de Exteriores chino, Wang Yi —miembro del grupo de trabajo encargado de coordinar la respuesta a la epidemia—, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha expresado su apoyo a las medidas que ha tomado China para atajar el avance de la enfermedad. Según ha informado el ministerio chino en un comunicado, Tedros expresó "la confianza de la OMS en la capacidad de China para prevenir y controlar la epidemia" y subrayó que esta organización no defiende que los países extranjeros evacúen a sus nacionales. "No hay necesidad de reaccionar de manera exagerada", declaró.

Estados Unidos, Japón, Francia y Marruecos preparan la evacuación de sus ciudadanos atrapados en Wuhan después de que el jueves pasado entrara en vigor una cuarentena que mantiene aisladas a 46 millones de personas en una quincena de ciudades de la provincia de Hubei, entre ellas Wuhan, el foco de la epidemia y un importante nudo industrial y de transporte.

Japón, con más de 500 residentes en esa ciudad, planea enviar un avión este mismo martes, al igual que Estados Unidos. Francia, que cuenta con hasta un millar de ciudadanos en Wuhan, espera que sus nacionales puedan empezar a salir el jueves.

Además de Wuhan, la ciudad donde comenzó la epidemia, y su provincia (Hubei), los casos de víctimas mortales se han dado ya en Pekín, Shanghái y las provincias de Hebei, Heilongjiang (noreste de China), Henan (centro) y Hainan (sur). Tíbet, que se mantiene como la única provincia donde no se ha informado de casos, ha anunciado que impondrá una cuarentena de catorce días a todos sus visitantes.

Según ha informado este martes la Comisión de Sanidad, la cepa de coronavirus 2019-nCov es similar en un 85% a la que en 2003 desencadenó la epidemia de SARS que mató a casi 800 personas en todo el mundo. El periodo de incubación medio es de tres a siete días, con un máximo de 14 días. Además del aire, el patógeno también se puede propagar mediante el tacto.

En todo el mundo, después de detectarse el primer caso en Alemania, ya son una docena los países a los que se ha extendido la infección, con un total de más de 40 infectados. Estados Unidos ha ofrecido “toda la ayuda que sea necesaria” a China para combatir la epidemia, después de que la segunda economía del mundo reconociera problemas para el abastecimiento de material protector en los hospitales de Wuhan. Washington, Berlín y Ankara han desaconsejado a sus ciudadanos viajar a China. Rusia ha cerrado tres de sus provincias orientales fronterizas con China, y ha suspendido las entradas de grupos organizados procedentes de ese país.

Para paliar la escasez de camas, Wuhan construye a toda velocidad dos hospitales y espera aumentar su oferta de plazas en cerca de 6.000. Además, según el digital Jiemian News, Pekín volverá a poner en funcionamiento el hospital Xiaotangshan, en el norte de la capital, que también se levantó en tiempo récord en 2003 para dar tratamiento entonces a los enfermos de SARS. La ciudad portuaria de Tianjin, a unos 200 kilómetros de la capital, también ha adelantado que edifica su propio centro médico exprés.

Los científicos chinos tratan de lograr una vacuna contra reloj. Según informa la agencia estatal Xinhua, un hospital universitario de Shanghai ha aprobado con carácter de urgencia un proyecto para desarrollar una vacuna contra el coronavirus 2019-nCoV. Los científicos esperan fabricar las primeras muestras en 40 días, según la agencia.

En Hong Kong, donde este martes es el último día festivo de las celebraciones del año nuevo lunar, el Gobierno autónomo ha pedido a sus funcionarios que no acudan a las oficinas y en su lugar trabajen desde casa. También ha recomendado a las empresas privadas que hagan lo mismo en la medida de lo posible.

El Gobierno de Pekín ya había adoptado medidas similares. El Consejo de Estado, el Ejecutivo chino, ha prorrogado los días festivos hasta el 2 de febrero. Los centros de enseñanza permanecerán cerrados hasta nueva orden para evitar posibles contagios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información