Extremadura adelanta el toque de queda a las 22.00 a partir del 1 de enero y reduce los aforos

La región tiene la peor tasa de incidencia acumulada a siete días de todo el país y la Junta incrementa el nivel de alerta del tres al cuatro

Agencias
Mérida -
Una sanitaria vacuna contra el pasado domingo a Vicente Mirón, interno en una residencia de Mérida, el primer extremeño en ser inmunizado contra la covid.
Una sanitaria vacuna contra el pasado domingo a Vicente Mirón, interno en una residencia de Mérida, el primer extremeño en ser inmunizado contra la covid.Jorge Armestar (Europa Press)

La Junta de Extremadura ha incrementado este jueves el nivel de alerta del tres al cuatro ante las cifras de covid-19, que el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha calificado de “malas sin paliativos”. A partir del viernes, 1 de enero, y durante 14 días, se adelanta a las diez de la noche el toque de queda en toda la comunidad, que hasta ahora estaba fijado a las 00.30, el aforo de los locales comerciales se limitará al 30%, independientemente de que se trate de un centro comercial o de un establecimiento independiente, y se reduce de seis a cuatro el tamaño de los grupos que pueden reunirse en las mesas de restaurantes y bares, tanto en el exterior como en el interior de los mismos. La duración de estas medidas será revisable “en todo momento”, según ha declarado Vergeles. También se ha anunciado que en las residencias que hayan administrado ya la primera dosis de la vacuna se prohibirán visitas y salidas durante 28 días.

El vicepresidente segundo ha comparecido para informar de las medidas adoptadas por el Consejo de Gobierno de la Junta, reunido en sesión extraordinaria en la tarde de este miércoles y la mañana de este jueves. Vergeles, quien ha recordado que este miércoles Extremadura acumulaba una incidencia acumulada de 459,86 casos por 100.000 habitantes en 14 días. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, Extremadura cuenta con la mayor tasa de incidencia acumulada a siete días de España (250 por cada 100.000 habitantes). Vergeles ha asegurado que se trataba de la rueda de prensa “más dura” y “la más difícil” que podría ofrecer en su “historia política”. Según ha dicho, son cifras “muy altas que en pocos días pueden trasladarse en ingresos hospitalarios y en fallecimientos”. El nivel de alerta se ha elevado teniendo en cuenta factores como la incidencia o la positividad de las pruebas diagnósticas. Ante la situación actual, ha recalcado que “no cabe interpretación” respecto a las limitaciones anunciadas, sino “simplemente cumplirlas”. Y ha advertido de que no descarta que en los próximos días deban adoptarse medidas “todavía más contundentes”.

Vergeles ha señalado que hay algún aspecto positivo relacionado con los contagios, como que está registrándose un descenso “importante” en la edad de los contagiados, y que la mayoría se sitúa en la franja de los 15 a los 30 años; que la incidencia acumulada a los 14 días en personas con síntomas es de 138 casos por 100.000 habitantes, lo que significa que los equipos de rastreo están detectando a muchos asintomáticos, y que “de momento” hay una ocupación hospitalaria “asumible”, “de las más bajas del país”. Pero ha reconocido que los datos en su conjunto son “malos”.

Además de reducir los aforos y adelantar el toque de queda, el Ejecutivo regional también ha decidido prohibir todas las competiciones deportivas no regladas que tengan la condición de un torneo que se celebra de forma amateur, es decir, “las pachangas”. Vergeles ha afirmado que “lo más fácil” sería aplicar confinamientos porque “es lo que demostró en marzo y abril que baja la incidencia”, pero ha añadido que “no hay que tener prisas, sí hay que tener mesura, sí hay que ser contundente, sí hay que debatir todas las sensibilidades”. Ha asegurado que hay que evaluar las medidas y que el sector productivo no está preparado para un nuevo confinamiento.

El vicepresidente segundo ha advertido de que la región se encuentra “probablemente en la situación más complicada de toda la etapa de la pandemia”, por lo que ha invitado a la población a “quedarse en casa” tanto la tarde de este 31, conocida como Tardevieja, como esta Nochevieja, porque “no hay nada que celebrar”, ha dicho, en referencia a la alta incidencia de la covid en la región. Vergeles ha alertado de que “se prevé” que las cifras de contagios sigan creciendo. “Lo que tendrían que quedar es todas las calles de Extremadura vacías, todos los locales comerciales y de hostelería vacíos, y hacer una celebración lo más discreta posible y lo más segura posible de esta Nochevieja”, ha pedido a la ciudadanía. “Hoy solo hay motivos para quedarse en casa”, ha añadido.

Vergeles ha explicado que las medidas se adoptan a partir de este viernes y no de este mismo jueves porque no había tiempo suficiente para articular la normativa y porque no querían “fastidiar” por un día a quienes habían hecho viajes para ver a sus familias, respetando las indicaciones de la Junta. No obstante, ha recordado que se recomienda que las reuniones familiares se circunscriban “exclusivamente” al núcleo estable de convivencia.

“Nosotros podemos cerrar los comercios, disminuir la hora del toque de queda, pero si eso se traduce en que la sociedad se busca alternativas para sortear las medidas restrictivas, lo único que conseguiremos es incrementar el número de contagios, disminuir la trazabilidad y el seguimiento de los brotes y, a la postre, perjudicar la salud de la población”, ha argumentado el consejero, quien durante su intervención ha llamado en varias ocasiones a la “responsabilidad” y la “colaboración social” como “la mejor bienvenida” que se le pueda dar al año 2021.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS