La crisis del coronavirus

Brasil autoriza retomar los ensayos de la vacuna china contra la covid-19

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria afirma que tomó una decisión técnica al cancelar los ensayos y que ahora “tiene suficiente información” para continuar trabajando en São Paulo

Trabajadores de Sinovac preparan pruebas de la vacuna, en Beijing.
Trabajadores de Sinovac preparan pruebas de la vacuna, en Beijing.WU HONG / EFE

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) ha autorizado este miércoles la reanudación de las pruebas de la vacuna Coronavac, desarrollada por el laboratorio chino Sinovac en asociación con el Instituto Butantan, vinculado al Gobierno de São Paulo. La agencia federal había suspendido las pruebas de inmunización contra la covid-19 el lunes por la noche, después de que el instituto le informara de un evento adverso grave no relacionado, lo que inició una guerra de versiones entre las dos entidades y la sospecha de politización de la agencia por parte del gobierno de Bolsonaro.

En un comunicado de prensa, la agencia afirma que evaluó nuevos datos presentados por el Instituto de São Paulo luego de la suspensión del estudio y que “ahora entiende que tiene suficientes estudios para permitir la reanudación de la aplicación experimental de la vacuna”. El martes, en conferencia de prensa, el organismo federal había declarado que la información enviada por Butantan fue considerada insuficiente por el área técnica para permitir la continuidad de los estudios. “La decisión tomada ayer [lunes] por la dirección general de medicamentos fue la única que se podía tomar. En caso de duda, frenar los tests”, afirmó Antônio Barra Torres, entonces director general de Anvisa.

Anvisa también afirma que la suspensión de cualquier estudio no significa que el producto investigado no sea de calidad, seguro o eficaz. “La suspensión y reanudación de los estudios clínicos son eventos comunes en la investigación clínica y todos los estudios destinados a registrar medicamentos autorizados en el país son evaluados previamente por Anvisa con el fin de preservar la seguridad de los voluntarios del estudio”, declaró.

La orden de detener los ensayos de vacunas alimentó las sospechas sobre una disputa política en la lucha para combatir el coronavirus en Brasil. Coronavac es un escaparate para el gobernador de São Paulo, João Doria (PSDB), quien se ha mostrado descontento con el presidente Jair Bolsonaro. El martes por la mañana, Bolsonaro celebró la suspensión de las pruebas como una victoria. “Muerte, invalidez, anomalía. Esta es la vacuna que Doria quería que los paulistas tomen por obligación”. El presidente dijo que la vacuna nunca podría ser obligatoria. Una vez más, gana Jair Bolsonaro", escribió el presidente brasileño en Facebook. En octubre, la vacuna ya había sido motivo de tensión política cuando el presidente obligó al Ministerio de Salud a deshacer un acuerdo para comprar la Coronavac, desalentando a su ministro (el tercero en el cargo durante la pandemia), Eduardo Pazuello, quien había anunciado el plan de adquisición de las dosis el día anterior.

El martes, el presidente del Instituto Butantan, Dimas Covas, dijo que se enteró por la prensa sobre la prohibición. “Es una noticia que provoca sorpresa, inseguridad y, en nuestro caso, hasta indigna”, dijo. De acuerdo con la entidad paulista, la agencia federal fue informada desde el inicio de que el evento adverso grave no estaba relacionado con la aplicación de la inmunización; según informaron varios medios de comunicación, el voluntario se suicidó.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50