ANDALUCÍA

Andalucía estrena su polémico teléfono de “violencia intrafamiliar”

La línea telefónica, una imposición de Vox al Gobierno de PP y Cs, se circunscribirá a atender casos de agresiones de hijos a sus padres

La consejera andaluza de Igualdad, Rocío Ruiz, durante la presentación del teléfono de "violencia intrafamiliar" de la Junta. En vídeo, la consejera andaluza de Igualdad anuncia la presentación de un nuevo número de violencia intrafamiliar.FOTO: JOSÉ MANUEL VIDAL (EFE) / VÍDEO: EUROPA PRESS

El 900 300 003 es el nuevo “teléfono de violencia intrafamiliar” de la Junta de Andalucía, que empezará a funcionar el próximo viernes, 16 de octubre, en horario de ocho de la mañana a tres de la tarde, según explica la voz enlatada que responde cuando se le llama. La Consejería de Igualdad, de la que depende este nuevo servicio, lo ha presentado esta mañana en el marco de unas jornadas tituladas Violencia Intrafamiliar: análisis de la situación, en las que se ha abordado el incremento de casos de agresiones de menores a sus progenitores. Ese será, precisamente, el marco al que se va a circunscribir la atención que se presente a través de esta línea gratuita y que se coordinara con el Servicio de Asistencia a Víctimas Andaluzas (SAVA), que ya atendía este tipo de casos.

“Los expertos han detectado que la violencia filoparental es la más habitual y por eso hemos centrado el teléfono en ese tipo de violencia”, explican fuentes cercanas a la Consejería de Igualdad. El teléfono de atención a las víctimas de violencia “intrafamiliar” fue una imposición de Vox al Gobierno bipartito de PP y Ciudadanos que gobierna en Andalucía, a cambio de dar su apoyo a los Presupuestos de 2020. Esa incorporación fue saludada por el portavoz de la formación de extrema derecha en el Parlamento autónomo, Alejandro Hernández, como una demostración de que la Junta había “roto el discurso monolítico de las políticas de género” difundido por el “feminismo supremacista de izquierdas”. Desde el Ejecutivo andaluz se justificó la concesión hecha a su socio parlamentario en que la violencia de género y la intrafamiliar estaban recogidas en tipos penales diferentes dentro del Código Penal -artículos 153 y 173- y se esgrimieron ejemplos de hijos que mataban a sus madres para amparar la iniciativa de Vox.

La coexistencia de este nuevo teléfono con otros tres con los que ya contaba la Junta para prestar ayuda y asistencia social a grupos vulnerables -el de la mujer, el de menores y otro de atención a las personas mayores-, provocó las críticas de la oposición -PSOE y Adelante Andalucía-, que lo consideraron un despilfarro que iba a “triplicar recursos de la administración”. La existencia de estas líneas con las que ya contaba el Gobierno regional puso en evidencia que la nueva herramienta que no parecía tan necesaria. A estas líneas de ayuda 900 hay que añadir el SAVA, dependiente de la Consejería de Justicia, y que presta atención a todo tipo de afectados por cualquier delito o conducta ilícita, incluida la filoparental.

El término “violencia intrafamiliar” es utilizado por la extremaderecha en contraposición a la violencia machista y como fórmula para negar que los asesinatos o el maltrato a la mujer puedan tener una raíz de género. La inclusión de un teléfono con esa denominación, por la carga dialéctica e ideológica que implicaba, fue rechazada no solo por la oposición política, que ha sido especialmente beligerante con el Gobierno de coalición y su socio Vox en políticas de género, sino por asociaciones que desde el primer momento llamaron la atención sobre la conveniencia de hablar de violencia contra la infancia en el ámbito familiar, si se trataba de agresiones de padres a hijos, y huir de esa terminología.

En el primer semestre de 2020, el Teléfono Andaluz de Atención a las Mujeres (900 20 09 99), ha recibido 19.520 llamadas, de las que el 52,6% están relacionadas con la violencia de género. Las consultas al de Atención a las Personas Mayores (900 858 381) y al de Información a la Infancia y la Adolescencia (900 851 818 y 900 921 111) han alcanzado las 8.923 desde enero hasta septiembre de este año, según los datos facilitados por Igualdad. No hay cifras del porcentaje de casos relacionados con la violencia en el ámbito familiar de este año, pero en 2018, el 12% fueron denuncias de ancianos agredidos por familiares y el 15,22% de agresiones a niños en el ámbito del hogar. La atención a ese tipo de violencia en el seno de la familia a la que aludían PP, Ciudadanos y el propio Vox, estaba cubierta.

Finalmente, la Consejería de Igualdad ha buscado acomodo al teléfono de violencia “intrafamiliar" en el ámbito de las agresiones filoparentales, que han crecido un 3,6% respecto al año pasado según el Consejo General del Poder Judicial. La titular de Igualdad, Rocío Ruiz (Ciudadanos), ha enmarcado esta mañana en el incremento de los casos de violencia de los hijos hacia sus padres y la dificultad para denunciar la importancia de la nueva línea de ayuda telefónica. “Cuántas familias han dicho: ‘no sé qué hacer con mi hijo, necesito ayuda’. Familias que están viviendo situaciones insostenibles porque vivían violencia de sus hijos y no iban a denunciar”, ha señalado. Ruiz ha remarcado que el 16% de los delitos cometidos por adolescentes son de violencia hacia sus madres y padres. “El año pasado, de las 7.654 víctimas de violencia intrafamiliar de España, 1.682 casos se dieron en Andalucía”, ha indicado.

Este nuevo teléfono estará gestionado por el Servicio Andaluz de Teleasistencia de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de la Junta, que ya se encarga de los teléfonos de asistencia a mayores y menores, y contará con cuatro personas dedicadas exclusivamente a él. La línea 900 va a estar coordinada por el SAVA, que ya atiende a las víctimas de violencia filoparental. “Se trata de dar mayor visibilidad y aprovechar la asistencia que se brinda a este tipo de afectados, que ya existe, pero que muchos ciudadanos desconocen”, indican fuentes de la Consejería de Justicia. En 2019, este organismo tramitó 7.562 expedientes.

Satisfacción por el encaje

“La idea es utilizar la experiencia de quienes atienden estos casos y derivarles a ellos las citas”, explican las fuentes consultadas. El teléfono, además de atender a este tipo de agresiones también atenderá las peticiones de información sobre ayudas, recursos y otros servicios. “Si llama una persona mayor o un menor o una mujer víctima de violencia, se le derivará al teléfono correspondiente”, puntualizan desde Igualdad.

Las asociaciones han recibido bien el encaje que finalmente ha encontrado Igualdad para este teléfono impuesto por Vox. “La iniciativa vino con una potente carga ideológica por lo que significaba, pero si, como ha asegurado la consejera, se va a centrar en atender casos de violencia filoparental, sin minimizar otro tipo de violencias, nos parece una buena iniciativa”, indica Javier Cuenca, director de Save The Children Andalucía. Desde la organización advierten, sin embargo, que además de esta línea telefónica, la Administración debe centrarse en desarrollar estrategias de prevención y reparación. “No puede dejarse toda la responsabilidad a las víctimas”, enfatiza Amparo Díaz Ramos, abogada especializada en violencia machista y trata. “Hay mucha normativa relacionada con todos los teléfonos que existen que no se aplica, los servicios sociales, los profesionales sanitarios tienen el deber de denunciar si ven síntomas o casos que podrían constituir violencia filoparental”, advierte.

Más información

Lo más visto en...

Top 50