La crisis del coronavirus

Portugal reabre la frontera con España mientras trata de controlar los brotes de Lisboa

Diecinueve distritos de la Gran Lisboa se mantienen en estado de calamidad, el nivel más restrictivo

Una funcionaria del ayuntamiento de Loures, en la Gran Lisboa, distribuye mascarillas e información por las calles de la ciudad
Una funcionaria del ayuntamiento de Loures, en la Gran Lisboa, distribuye mascarillas e información por las calles de la ciudadPATRICIA DE MELO MOREIRA / AFP

Portugal reabre este miércoles 1 de julio la frontera con España, el mismo día en el que gran parte del país entra en estado de alerta, el grado más bajo de los servicios de Protección Civil. Pero no afecta a todo el territorio, que trata de controlar los brotes en su capital. El área metropolitana de Lisboa pasa al estado de contingencia ―intermedio― y 19 distritos de los 118 que tiene la Gran Lisboa permanecen 15 días en el estado de calamidad, el más restrictivo.

Lisboa y su entorno es la gran preocupación de las autoridades sanitarias. Lisboa y las vecinas Sintra y Loures, con el 10% de la población reúnen el 32% de todos los contagios del país. Entre las causas se baraja que la epidemia ha llegado más tarde a esta parte del país que al resto o, como argumenta el alcalde de la capital, que haya habido un relajamiento de la población. El regidor socialista, Fernando Medina, ha arremetido este martes públicamente ―en su comentario semanal en la televisión TVI― contra las autoridades sanitarias, del mismo partido, por no haber valorado en su justa medida los brotes que han surgido en la capital y sus alrededores. “Ha habido más jefes que soldados”, resumió. El Ministerio de Salud ha contratado a 100 personas para rastrear con mayor rapidez los focos en la región, pero Medina pide 200 más.

La placidez con que Portugal llevaba la epidemia, sin saturación alguna en los hospitales, se ha roto en las últimas semanas por los brotes en el área metropolitana de Lisboa, justo en el inicio de la campaña turística, dañando considerablemente la imagen exterior. Pese a las rectificaciones del primer ministro, António Costa, a su ministra de Salud, Marta Temido, ―”mentira”, le replicó cuando la ministra habló de confinamiento en Oporto en marzo―, el aumento de casos en la Gran Lisboa ha calado. Hay numerosas cancelaciones de reservas internacionales y el Centro Europeo de Enfermedades coloca a Portugal como el país europeo con más contagios en los últimos 15 días por cada 100.000 habitantes, solo por detrás de Suecia. El Reino Unido, por ejemplo, obliga a guardar cuarentena a las personas ―británicas o no― que visiten Portugal.

En números absolutos, sin embargo, las cifras se mantienen bajas, con menos de 10 muertes diarias en junio y unos 280 nuevos casos diarios de media. Estas cifras modestas han llevado a la UEFA a decidir que Portugal, y concretamente Lisboa, acoja la fase final de la Champions con los ocho finalistas. Unos números que también permiten este miércoles abrir las fronteras terrestres con España, en una ceremonia que contará con la presencia de los jefes de Estado de cada país y con los líderes de los Ejecutivos. Aunque Costa animó a los portugueses a pasar las vacaciones en Portugal, el país necesita la llegada de los turistas extranjeros, especialmente de los británicos.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad



Más información

Lo más visto en...

Top 50