El punto negro de las ciudades dormitorio de Lisboa

El área de la capital portuguesa concentra el 90% de los nuevos contagios y el 50% de los decesos

Sanitarios, este sábado en la UCI del hospital Santa Maria, de Lisboa.
Sanitarios, este sábado en la UCI del hospital Santa Maria, de Lisboa.MARIO CRUZ (EL PAÍS)

"Portugal está al borde de controlar la epidemia”, anunció el viernes la siempre prudente directora general de salud, Graça Freitas. Tres meses después del primer contagio por covid-19 en el país, los portugueses pueden reunirse en grupos de 20 personas y pasear por sus centros comerciales, todos y en todas partes, menos en Lisboa. La reanudación de la actividad económica y social ha provocado un rebrote de los contagios en el cinturón industrial y en las ciudades dormitorio de la capital. Los hospitales del área de Lisboa han suspendido todas las cirugías no urgentes.

El miércoles, los seguidores del Oporto se reunieron en grupos de 20 para jalear a su equipo desde fuera del estadio; el jueves, los del Benfica solo podían juntarse en grupos de 10 en las afueras del estadio lisboeta de La Luz, si no querían ser reprendidos por la policía. Lisboa es la parte menos positiva de un país que ha controlado la pandemia como pocos.

Con el paso del tiempo, la epidemia ha ido colocando a cada uno en su sitio, por encima de estereotipos. Países que parecían poseer la piedra filosofal han fracasado (Suecia) y a otros denostados se les pide auxilio y consejo (China). Portugal ha ido, sin ruido, prudentemente, a la suya. Rodeado de naciones en las que se cebó la epidemia, tiene 34.000 contagios y solo 1.460 fallecidos en 90 días. En la reducción de los contagios, la excepción es el área metropolitana de Lisboa.

Más información
La estatua de Fernando Pessoa en la rua Garrett de Lisboa.
Portugal estudia cómo abrir fronteras en julio para el turismo
“Antes del primer muerto, Portugal ya estaba confinado y con las escuelas cerradas. Eso nos dio ventaja”

“Sabíamos que íbamos a tener rebrotes en el país a partir del desconfinamiento del 4 de mayo”, ha declarado el primer ministro, António Costa, en una entrevista al canal TVI. “Lo hemos localizado en la zona de Lisboa, pero ni siquiera es un problema del conjunto del área metropolitana. Es solo en cinco de los 18 concejos del área, los más populosos: Lisboa, Sintra, Loures o Amadora, entre otros”.

Desde el 4 de mayo, el país recupera su pulso. Nunca cerraron absolutamente los restaurantes ni se prohibió el tráfico de personas —excepto algunos fines de semana—. Nunca se obligó a nadie sano a encerrarse en casa, más allá de un “deber cívico”. Aun así, entre abril y mayo, cayó en un 81% el número de pasajeros del metro lisboeta. Los autobuses han recuperado el 95% de la oferta, aunque la demanda sigue siendo muy baja.

Las víctimas mortales diarias apenas rozan la decena, pero la mitad están en el área de Lisboa; hay un repunte de contagios, por encima de 300, el 90% de ellos en la misma zona. “No es un contagio generalizado”, explica el primer ministro Costa, “sino que está localizado, y no por barrios, sino por tipos de personas que trabajan en dos actividades concretas, la construcción civil y las empresas de trabajo temporal, en donde circula bastante la interacción”.

El 3 de mayo, el Área Metropolitana de Lisboa (AML) registraba el 18,7% de los casos de todo el país, ahora es el 30%. Los mayores incrementos son en Amadora (184,52%), Loures (181,13%), Montijo (162,50%), Odivelas (158,02%), Seixal (152,12%) y Moita (150,72%); le siguen las ciudades de Sintra (130,26%), Mafra (90,14%), Setúbal (80%), Cascais (78%), Almada (74%) y la propia capital, Lisboa (62%).

El plan de choque consiste en test masivos en las empresas afectadas, 17.000 en dos días, el 50% de los realizados en el país. “El objetivo es saber qué está pasando en Lisboa, detectar positivos, aislarlos y minimizar las cadenas de transmisión”, explica Freitas.

En cualquier caso, no hay motivo de alarma, asegura Costa. Por si acaso, en Lisboa se han parado las medidas de desconfinamiento hasta el 15 de junio. “Es muy importante que no continúe la propagación de la infección. Portugal está a punto de controlar la situación epidémica y por lo tanto tenemos que hacer un esfuerzo final”, pidió la directora general de Salud, que teme el inicio del periodo de las verbenas, que comienzan ya este miércoles. Freitas apela a la mejor de las medidas de prevención, “el distanciamiento social con quienes no cohabitamos; podemos divertirnos, pero con cuidado”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS