La crisis del coronavirus

Andalucía realizará test rápidos de coronavirus a los 135.000 profesores y administrativos de sus escuelas

La comunidad ofrece la prueba a los docentes de los centros públicos y concertados, que vuelven el próximo lunes a las aulas sin alumnos

El patio vacío del colegio público Macarena de Sevilla, hoy.
El patio vacío del colegio público Macarena de Sevilla, hoy.PACO PUENTES

Los 135.000 profesores y personal de administración y servicio de la escuela pública y concertada en Andalucía podrán a partir del próximo lunes someterse a test rápidos de coronavirus de manera voluntaria. La comunidad ofrece esta prueba a sus docentes, que conforman la plantilla más numerosa del país. Los profesores de infantil, primaria y secundaria vuelven a las aulas tres meses después de decretarse el confinamiento, aunque sin alumnos y solo para 10 días antes de las vacaciones de verano, y la Junta les ofrece someterse a test rápidos que verifiquen si se han contagiado de la Covid-19.

La Consejería de Salud andaluza ofrecerá pasar los test rápidos —de menor fiabilidad que los PCR— al colectivo de 102.105 profesores de la escuela pública, 20.000 de la concertada y 12.700 miembros del personal administrativo y servicios que trabajan en los centros educativos. “Los test son voluntarios y se harán entre este final de curso e inicio del siguiente. Tendrá prioridad el personal relacionado con la EVAU [nombre actual de la selectividad], el plan de refuerzo estival y las pruebas de acceso que se celebran en junio y julio”, aclara un portavoz de Educación.

A pesar del riesgo de rebrote, la Junta andaluza prevé que la vuelta a las aulas en septiembre se produzca con “normalidad” y ve inasumible la recomendación del Ministerio de Educación de limitar las clases a 15 alumnos por aula, debido a su elevado coste económico. Hasta entonces, la principal preocupación de sindicatos y Administración es garantizar las medidas de seguridad en los colegios e institutos entre los docentes. “No compartimos la necesidad de la vuelta a las aulas ahora y el borrador de instrucción de la Junta no contempla las medidas higiénicas”, censura Elena García, del sindicato mayoritario CSIF. Diego Molina, de CC OO, va un paso más allá: “Los test rápidos pueden generar una falsa confianza ante el virus, ya que tienen un amplio margen de error y un negativo hoy puede no serlo mañana”.

Los sindicatos han reclamado este martes a la viceconsejera andaluza de Educación, Carmen Castillo, en una reunión que el regreso a los centros en junio sea escalonado y con un horario flexible. Se trata de rematar el curso tras el trimestre más difícil y extraño en décadas, con clases en remoto y muchas dificultades de conectividad a distancia debido al confinamiento. La Junta ha recogido el guante: “Las jefaturas de estudios, con la aprobación de las direcciones, elaborarán una planificación de las actividades y tareas a desarrollar por los docentes de manera presencial en los centros, facilitando jornadas flexibles y turnos, siempre que sea posible, para permitir la asistencia escalonada”, reza la instrucción dictada por la Junta este martes.

“El objetivo es llevar a cabo, sobre todo, la evaluación del alumnado y la realización de las actividades habituales para la finalización del curso escolar. Además, otras tareas como la recogida de libros de texto pertenecientes al Programa de Gratuidad, atención a los miembros de la comunidad educativa que lo soliciten y el inicio de la preparación del próximo curso”, matiza la Consejería de Educación en un comunicado.

Para CC OO, es “imprescindible” reducir la ratio de alumnos por clase para volver a las aulas en septiembre con seguridad y poder garantizar el distanciamiento físico en las aulas, además de “mecanismos para reducir la brecha digital y desarrollar la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en los centros educativos". En paralelo, el sindicato Ustea añade: “Los acuerdos mínimos de la conferencia sectorial hablan de recuperar los aprendizajes no adquiridos durante la ausencia de docencia presencial, de la elaboración de planes de seguimiento individualizados, de medidas de atención a la diversidad y de un mayor desarrollo de la acción tutorial, para lo cual es imprescindible disminuir el número de alumnos en las aulas si queremos que estas pretensiones no queden en papel mojado”. Ustea calcula que, ante un posible rebrote de la pandemia, la reducción de alumnos es necesaria para evitar “el exceso de jornada y carga de trabajo que ha sufrido el profesorado”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información