La crisis del coronavirus

La vuelta a las aulas no sube los contagios en Dinamarca

El país escandinavo ha primado las clases en el exterior del centro, han reclutado a antiguos alumnos para garantizar las medidas de seguridad y los estudiantes nunca han llevado mascarilla en las aulas

Maia y Milena, vestidas con el traje de lluvia y las botas de agua, vuelven al colegio en Dinamarca.
Maia y Milena, vestidas con el traje de lluvia y las botas de agua, vuelven al colegio en Dinamarca.EL PAÍS

La vuelta a las aulas en Dinamarca no ha tenido incidencia negativa en la evolución de la covid-19. Después de que se iniciara la vuelta de los más pequeños el 15 de abril, y a partir de 11 años el 18 de mayo, el país no ha confirmado un incremento de contagios entre sus estudiantes. Según un análisis de los últimos datos de coronavirus realizado por Peter Andersen, investigador del Instituto Statens Serum, la vuelta al colegio no ha supuesto un rebrote de la pandemia, como se teme pueda suceder en otros países como en Italia o España. Andersen sostiene al teléfono, y con toda la cautela, que el descenso en contagios de niños de uno a 19 años “va en la misma línea que los descensos a nivel nacional”.

La última semana de marzo, mientras el país escandinavo estaba inmerso en el confinamiento decretado el 12 de marzo, se detectó un pico en los contagios en la población de cinco a 19 años (Andersen no incluye en su estudio a los menores de cinco años porque la escuela no es obligatoria para ellos). “Este pico estaba relacionado con que empezaron a realizarse más test”, explica. Unas semanas más tarde, cuando el 15 de abril el Gobierno de la socialdemócrata Mette Frederiksen inició una tímida reapertura y permitió la vuelta a las aulas, Andersen observó un nuevo aumento de casos entre los estudiantes. “Fue durante la primera semana de apertura. A partir de ahí, siempre ha ido en descenso en todas las edades”, revela. Hace un mes, los nuevos casos de la covid-19 en jóvenes eran de alrededor de 40 semanales; hace dos semanas, 20 y esta semana, pese a que aún no tiene las cifras exactas, rondan los cinco.

Según el estudio serológico realizado en el país hace un par de semanas, solo un 1% de la población ha desarrollado inmunidad frente al virus, frente por ejemplo al 5% de españoles. “Es una cifra muy baja y revela que en Dinamarca no hay inmunidad”, reconoce el experto. “Pero si los nuevos casos y muertes siguen bajando es correcto decir que Dinamarca da por controlado el virus”, dice en referencia a las declaraciones de Frederiksen hace días en las que anunció que el país, que ahora cuenta con 565 fallecidos, tenía domada la pandemia.

Primeros en retornar

Dinamarca fue el primer país que volvió a las aulas durante la pandemia. Fue el 15 de abril para los alumnos de hasta 10 años y el 18 de mayo a partir de los 11, quienes se consideraba que tenían más autonomía para quedarse en casa mientras sus padres teletrabajaban. “Los niños fueron los primeros en volver, de forma voluntaria, antes incluso de que abrieran los comercios. Al principio muchas familias tenían miedo, y la primera semana en mi cole faltó como un 30% de los niños, pero se pensó que si se volvía de forma segura, el país podría reactivarse, con los niños en casa era impensable”, explica por teléfono la periodista pamplonesa Michelle Unzué, madre de dos niñas de cuatro y cinco años y que viven desde hace dos años en Dinamarca. A diferencia de lo ocurrido en España, en Dinamarca la conciliación ha sido clave en todo este proceso. Durante las cinco semanas que sus hijas estuvieron sin ir a clase, el colegio se ofreció a cuidar a los niños cuyos padres trabajasen en sanidad o en trabajos en los que su presencia era esencial y no podían teletrabajar. Así ocurrió también en Finlandia, donde durante el confinamiento, las aulas permanecieron abiertas para hijos de policías y sanitarios. Noruega, incluso, reconoce ahora que quizás no fue necesario cerrar los colegios durante el pico de la enfermedad, según la primera ministra, Erna Solberg.

Más información

Unzué decidió llevar a sus hijas al colegio porque, dice, les inspiraron confianza las medidas propuestas. “La primera semana los profesores de Secundaria apoyaron a los de Primaria para adaptarse a la nueva situación. Contrataron antiguos alumnos para supervisar las medidas de seguridad. En mi clase, por ejemplo, hay dos profesores y dos antiguos alumnos para 27 niños, y a diferencia de España aquí no llevan mascarilla y la mayoría del tiempo escolar lo pasan al aire libre, incluso la comida que la hacen cada uno con su tupper”, explica esta madre que analiza las medidas propuestas en su blog Velas y Vikingos. Entre otras normas, impusieron el lavado de manos frecuente, redujeron la jornada escolar, separaron las mesas entre sí dos metros, priorizaron la docencia al aire libre, suprimieron las asignaturas en las que tenían que compartir materiales -como música o informática- prohibieron a los padres el acceso a la escuela y escalonaron los horarios de entrada y salida.

Cinco semanas después de este retorno inicial algunas medidas se han relajado, la separación de las mesas es ahora de un metro, el horario ha pasado de ocho de la mañana a una de la tarde a ser de ocho de la mañana a tres de la tarde, aunque siguen manteniendo el personal de refuerzo, el lavado de manos, y la estancia en el exterior. El patio lo han adaptado con carpas y toldos porque los niños hacen sus tareas allí en sillas separadas, aunque pueden utilizar los columpios después de desinfectarse las manos. Lo que sí han eliminado son los deportes de grupo.

A diferencia de España, Michelle explica que allí nunca se ha planteado que los niños fueran más contagiosos aunque cree que la cultura danesa condiciona mucho la evolución de la enfermedad: “No hay tanto contacto ni convivencia entre abuelos y niños, y aquí si el Gobierno da una instrucción, los ciudadanos son muy rigurosos. Pero creo que se ha gestionado muy bien porque ha permitido reactivar la vida económica del país sin que haya habido más contagios”, concluye. El experto Andersen señala que la actitud de la ciudadanía de mantener la distancia y un constante lavado de manos ha sido crucial para contener la pandemia en el país escandinavo.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información