educación

Una escuela de Les Franqueses se niega a abrir en junio

“Queremos abrir el colegio para llenarlo de juegos, de risas, abrazos, correteos..., no para fomentar el miedo al contagio y la frustración”, defiende la dirección del centro

Una trabajadora limpia una aula de un instituto de Barcelona.
Una trabajadora limpia una aula de un instituto de Barcelona.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

La escuela Camins de Les Franqueses del Vallès (Vallès Oriental) ha acordado no abrir sus puertas en junio, contradiciendo así la orden del Departamento de Educación dirigida a todos los centros para que reabran a partir del 1 de junio si están en una zona en la fase 2 de la desescalada. Esto sucedería el 8 de junio como pronto en esta escuela. “Hemos acordado no abrir el centro en junio porque no estamos en una fase de la desescalada que garantice plenamente la seguridad de la comunidad educativa que asiste al centro”, justifica el colegio.

El claustro escolar —formado por los docentes— se opone al plan de reapertura dictado por la Generalitat (actividad presencial para los últimos cursos de cada etapa, tutorías para el resto de los niveles y acogida para infantil) porque consideran que se les pide que “guarden y custodien” a los niños, un modelo “que está muy lejos de ser una escuela”, critican. “Queremos abrir la escuela para llenarla de juegos, de risas, abrazos, correteos y aprendizajes, y con las instrucciones dadas por el Departamento de Educación lo que haríamos sería todo lo contrario: fomentar el miedo al contagio y la frustración”, defiende la escuela.

Los profesores aseguran que cuentan con el apoyo de las familias y del Ayuntamiento. Educación aseguró ayer que “la inspección educativa garantizará que todas las familias que quieran llevar a sus hijos a cualquier escuela en los supuestos previstos lo puedan hacer”, pero no detalla cómo lo hará.

Directores críticos

El plan de reapertura diseñado por Educación ha despertado un rechazo generalizado entre las escuelas públicas. El Departamento está recibiendo cartas de los directores pidiendo modificaciones, básicamente en lo que se refiere a los alumnos de más corta edad. Así, los directores de L'Hospitalet de Llobregat apuestan por no reabrir la etapa de infantil —de tres a cinco años— porque se usa la escuela como un “parking” para las familias con problemas de conciliación.

Los directores de las escuelas de primaria de la zona Maresme-Vallès Oriental también han enviado una carta conjunta en la que piden abrir solo para los alumnos del último curso, porque consideran que no pueden garantizar la seguridad para el resto.

Lo más visto en...

Top 50