LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Formentera autoriza el baño en sus playas, pero mantiene el cierre de la isla

La fase 1 de desescalada incluye el libre movimiento de sus habitantes sin horarios

La playa de Cala Saona, en Formentera, el domingo. En vídeo, la isla entra en la fase 1 de desescalada. (VÍDEO: ATLAS)

La buena noticia es que Formentera por fin abre al baño sus playas, de las mejores del mundo y que en esta época y tras el confinamiento tienen un aspecto magnífico. La mala, para todo el que no se encuentre en la isla, es que sigue sin poderse llegar desde fuera a no ser que seas residente o viajes por motivos laborales. En todo caso, por fin los formenteranos van a poder disfrutar a partir del lunes de sus aguas turquesas a las que no podían acceder desde el inicio del estado de alarma.

La presidenta del Consell Insular de Formentera, Alejandra Ferrer, ha explicado esta tarde las medidas que trae consigo el nivel 1 de desescalada del confinamiento, al que la isla llega de manera pionera en España, como “conejillos de indias”, ha dicho. En Formentera había gran expectación para ver en que se concretaban esas medidas pues ha reinado enorme incertidumbre estos días sobre qué estaría o no permitido hacer. Todavía el domingo por la tarde, a pocas horas de que entren en efecto, algunas de las medidas siguen sin estar claras y el Consell las ha interpretado como ha podido, según ha advertido Ferrer.

La más relevante es que la gente puede salir de sus casas y circular con completa libertad por la isla sin restricción de espacio ni horario algunos. Lo podrán hacer individualmente o en grupo de no más de 10 personas, manteniendo las normas de distancia e higiene. Las personas podrán acceder a las playas y bañarse, así como practicar cualquier deporte acuático -Ferrer ha citado kayak, surf y paddle surf-, y la pesca de caña, aunque no, aún, la navegación deportiva. El submarinismo está permitido mientras no sea desde una embarcación (que no sea un kayak, parece).

“Entendemos que lo que no está prohibido en la orden ministerial está permitido y dado que toda Formentera es toda el mismo municipio, hay libertad completa”. Mantener las playas cerradas en ese escenario, ha señalado, resultaba absurdo, dada la extensión de la costa en Formentera, porque significaba aumentar la posibilidad de aglomeraciones con el riesgo consiguiente. Así que los formenteranos tienen a su disposición las playas y sus aguas y Ferrer se ha felicitado de que “por una vez, son todas para nosotros", con lo que ha puesto al resto del mundo verde de envidia. En cambio el tenis no se autoriza de momento.

Llamada a no bajar la guardia

La presidenta del Consell ha recalcado sin embargo que la amenaza epidemiológica sigue siendo muy grave y ha pedido a los formenteranos, a los que ha alabado por su comportamiento modélico durante la crisis -premiado con desescalada-, que no bajen en absoluto la guardia. “Tenemos que ser muy conscientes de que hay que seguir protegiendo a los más vulnerables e ir dando pasos muy poco a poco hasta que la crisis sanitaria haya concluido, que aún no es el caso”.

Los comercios con un tamaño inferior a 400 metros cuadrados podrán abrir también a partir del lunes con un aforo restringido al 30% y con protocolos especiales en cada caso. Los bares y restaurantes podrán abrir también, con un trabajador y un cliente en el interior y terrazas al 50% del aforo. Los establecimientos turísticos aún no se abren. En el transporte público se impone el uso obligatorio de mascarilla, los taxis pueden llevar a dos clientes y en moto pueden circular conductor y pasajero si son personas que conviven.

Ferrer ha llamado a tomárselo con calma, a pensar que el plazo no acaba el lunes y a actuar con cabeza y con todas las garantías. Ha recordado que se irá avanzando en las fases de desescalada en función de que se cumpla la anterior cada vez. Desde el lunes habrá informadores en las calles para responder a cualquier duda. El acceso a la isa se endurece en la misma medida en que las condiciones internas se relajan. Habrá control sanitario en el puerto de salida de Ibiza, con pruebas y no solo formularios, y se pedirá aislamiento a las personas que lleguen. La frecuencia de barcos seguirá siendo la misma, tres diarios, y no está previsto hasta una nueva fase que se pueda viajar libremente entre islas. “Esto es una desescalada interna”, ha remachado. “No hay que confiarse”, ha subrayado la presidenta que ha pedido “paciencia” y “sentido común”. El tanto por ciento de negocios que abrirán aún no está claro.

La presidenta del Consell Insular de Formentera ha señalado que el confinamiento ha traído también cosas buenas como la espectacular regeneración de la naturaleza. Preguntada sobre si se mantendrán medidas como el cobro de entrada a Illetes y el cierre a los vehículos de motor del faro del Cap de Barbaria, ha dicho que sí. “En temas de sostenibilidad es muy importante no dar un paso atrás, y no perder este verano, por muy distinto y raro que sea, todo lo que hemos ganado en ese terreno”.

Información sobre la pandemia

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Más información

Lo más visto en...

Top 50