La crisis del coronavirus

Daniel Ortega cumple 24 días sin dar la cara en plena contingencia por el coronavirus en Nicaragua

La gestión de la crisis sanitaria por el Covid-19 ha sido asumida por su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo

Daniel Ortega rodeado de miles de simpatizantes sandinistas
Daniel Ortega rodeado de miles de simpatizantes sandinistasCarlos Herrera / EL PAIS

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, fue el gran ausente en las honras fúnebres del diputado sandinista Jacinto Suárez, que se realizaron este 2 y 3 de abril en Managua. Suárez no solo era un “militante histórico” del sandinismo, sino que fue compañero de celda de Ortega cuando estuvieron presos bajo la dictadura de Anastasio Somoza (1967-1972 y 1974-1979) y uno de los hombres más cercanos al mandatario. La ausencia de Ortega a las exequias reavivó una pregunta que los nicaragüenses se hacen en medio de la epidemia de la Covid-19: ¿Dónde está el presidente?

Hasta este domingo, Ortega cumplió 24 días sin dar la cara públicamente. Contrario a los presidentes centroamericanos, que se han colocado en la primera línea de contención del coronavirus, el mandatario sandinista no ha dicho ni una sola palabra de la epidemia que, hasta ahora, ha provocado en Nicaragua seis casos positivos y un fallecido, según las cifras oficiales.

Más información

La última vez que Ortega compareció públicamente fue el 12 de marzo, cuando participó en una reunión virtual con los mandatarios de Centroamérica, que fue convocada por el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) para abordar el brote de la Covid-19. Pese a que la reunión era para conocer las estrategias de cada país ante el coronavirus, Ortega no dijo nada al respecto. Tuvo una corta intervención de un minuto y 15 segundos, y se refirió a un documento elaborado por el SICA.

“Escuchamos los planteamientos del presidente [Alejandro] Giammattei, del presidente de Costa Rica [Carlos Alvarado]… Tenemos elementos que enriquecen el documento, y que, por lo tanto, no le restan validez, sino que estamos seguros de que vamos a lograr sacar este documento. Es una palabra de compromiso y de aliento para los pueblos centroamericanos”, dijo Ortega. Desde ese día, no se ha dirigido a su nación para abordar el tema del coronavirus.

La muerte del diputado Suárez hizo suponer que Ortega reaparecería en público. De hecho, la página web de la Asamblea Nacional publicó un programa de homenaje póstumo. El documento detallaba que el presidente entregaría una medalla a los familiares de Suárez y que, además, brindaría un discurso. Sin embargo, horas después el comunicado fue borrado de la web legislativa. Ni Ortega ni su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, llegaron a la sesión parlamentaria especial. En cambio, el presidente del Parlamento, Gustavo Porras, presidió el acto y dijo que “transmitía el abrazo de Daniel y Rosario”.

“Volvimos a ver lo que hemos visto desde hace años: Daniel Ortega se mantiene ausente de la vida nacional, pero ahora podemos notar un asunto distinto. Este era una honra fúnebre de su amigo. Ni él, ni Rosario Murillo ni nadie de la familia asistió. En el mejor de los casos podemos suponer que la familia presidencial está cuarentenada”, dijo a EL PAÍS la exguerrillera sandinista y exministra de salud Dora María Téllez.

El Gobierno de Ortega no ha declarado cuarentena para prevenir el avance de la Covid-19 porque considera la medida “extremista y alarmante”. Nicaragua es el único país de la región que no cumple con las medidas de prevención dictadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el aislamiento social. A contrapelo, el régimen sandinista promueve maratones, ferias, conciertos, peregrinaciones y actividades que implican aglomeraciones. Es la vicepresidenta Murillo quien promueve “el plan verano 2020”. Ha sido ella también quien ha asumido el mando de la crisis sanitaria de la Covid-19 ante la ausencia de Ortega. Este domingo, el Ministerio de Salud anunció el sexto caso positivo de coronavirus, después de que la presidencia sandinista ordenase el primero de abril la destitución de la doctora Carolina Dávila como ministra sin dar explicaciones.

Las ausencias injustificadas de Ortega, de 74 años, son habituales y suelen generar rumores sobre su estado de salud. No obstante, las ausencias de Ortega no suelen extenderse más de 15 días. En lo que va de 2020, el mandatario sandinista solo ha tenido cuatro intervenciones públicas.

El político opositor y exdiputado Eliseo Núñez dijo que la ausencia de Ortega “abre un montón de dudas”, en especial si “tiene capacidad para que el país esté en sus manos”. “La ausencia de Ortega implica una acefalía en el manejo de la crisis, incluso desde el punto de vista legal. Porque debería buscarse en algún momento el estado de emergencia como herramienta. Pero no hay manera de que eso suceda sin un presidente en funciones”, atisbó Núñez. La ausencia de Ortega también ha sido asumida con humor por los nicaragüenses: en las redes sociales se volvió viral un meme con una leyenda que reza: “Sé como Ortega, quédate en casa”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada país de América Latina.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50