La crisis del coronavirus

El coronavirus desborda Ecuador y abruma a su población por la acumulación de cadáveres en casas

La emergencia golpea con fuerza a Guayaquil, mientras las cifras oficiales, que reportan 93 fallecidos, chocan con la oleada de denuncias ciudadanas

Una mujer observa un ataúd con el cadáver de su madre, fallecida por coronavirus. En el video, habitantes de Guayaquil muestran los cadáveres de sus familiares dentro de las casas. (FOTO / VIDEO: REUTERS)

Guayaquil es la Wuhan de Ecuador. Es la ciudad en la que se detectó el primer caso -importado de España-, es el principal foco de contagio del país, con el 70 % de los 2.758 positivos, y es donde se impusieron medidas más fuertes al inicio del estado de excepción. Tras dos semanas de toque de queda y de suspensión de la jornada laboral, extendidas hasta el 5 de abril, Guayaquil es el prisma que revela la desesperación de la población por los fallecimientos de sus seres queridos y la incapacidad de las autoridades para actuar a tiempo. Según las cifras oficiales, el coronavirus se ha cobrado la vida de 98 personas en el país, al menos 60 de ellas en Guayas, la provincia de la que es cabecera Guayaquil. Además, hay otros 76 fallecimientos que no han podido ser confirmados como vinculados con el Covid-19, porque las pruebas no llegaron a tiempo o no fueron concluyentes. Aun así, las autoridades los relacionan como causa de la muerte probable.

En contraste a esas cifras, no han dejado de aparecer en las redes sociales y en los medios nacionales una oleada constante de denuncias de familias guayaquileñas que han perdido a un familiar con síntomas como tos, fiebre e insuficiencia respiratoria y que llevan esperando días para que alguien vaya a retirar sus cadáveres. Hasta cuatro días, reprochan algunos, han tenido a sus allegados muertos acumulando calor y olor dentro de su propia casa. Otros, desesperados por la presencia del cuerpo, los han sacado a la acera. Y todos coinciden en reclamar que nadie haya aparecido a recogerlos pese a haber llamado insistentemente al 911, el número de emergencias.

Pedro Torre, por ejemplo, habla sereno, pero indignado, sobre la muerte de su padre. La etapa de duelo, desde que falleció el lunes por un infarto de corazón sin que apareciera una ambulancia para tratar de socorrerlo, se disipó en los últimos cuatro días mientras esperaba a que alguien retire el ataúd, envuelto en plástico y tapado con unos cartones, en los bajos de un edificio de viviendas de la Alborada, uno de los barrios más grandes de Guayaquil. “Lo tenemos justamente fuera de la casa de mi mamá, tirado, como si no fuera nada. Gracias a Dios pudimos comprar un féretro, pero no hemos recibido aún respuesta del 911”, se queja en un vídeo con el que pretende movilizar “con urgencia” a las autoridades para que retiren el cuerpo de su padre que lleva cuatro días a la intemperie.

El Gobierno ecuatoriano, reticente inicialmente a pronunciarse o a vincular esta situación con el impacto del virus en Ecuador, ha terminado reconociéndola y presentará un informe semanal sobre las defunciones en general, como tratando de sincerar las estadísticas inusualmente altas de muertos de la última semana frente al promedio anual. “En circunstancias normales tenemos 6.000 defunciones mensuales en el país. En Guayaquil, en enero, tuvimos 828 defunciones. En estos momentos tenemos la misma cantidad de fallecimientos, pero agravada por las circunstancias”. No se pueden vincular esas muertes al coronavirus si no se hacen las pruebas que, en Ecuador, pese a ser el segundo país de la región en fallecidos y tercero en contagios, es uno de los que menos muestras ha tomado: 9.019. "La realización de las pruebas es lo único que nos confirman que los decesos se ha dado por Covid-19. Tendremos más datos cuando lleguen las pruebas rápidas”, indicó el viceministro de Salud, Ernesto Carrasco. Este miércoles se registró un pico de casos confirmados, 408 más que el martes.

Primero fueron los servicios de emergencias, los que decían que habían recibido muchas más llamadas de lo habitual en un día para recogida de cadáveres en casa. 40, aseguraban, frente a los 14 fallecimientos en domicilio que, en promedio, se producen cada día en Guayaquil. Después, la policía dio una aproximación mayor de la dimensión del coronavirus en la segunda urbe más importante del país, tras Quito: 450 cuerpos en lista de espera para ser retirados, según el periódico El Universo. Finalmente, el Registro Civil empezó el pasado lunes 23 a anotar hasta un centenar de actas de defunción por jornada con un pico mucho más pronunciado al inicio de esta semana en Guayas. Pero todas esas cifras, pese al excepcional incremento en tan pocos días, no pueden relacionarse exclusiva, precisa y oficialmente con el coronavirus. Por la falta de diagnóstico.

Lo que sí generaron las estadísticas y las denuncias ciudadanas fue la reacción del Gobierno. Primero, planteó abrir un espacio para inhumaciones colectivas. Se llegó a hablar entre las autoridades municipales de Guayaquil de una fosa común que finalmente fue replanteada para garantizar sepulturas individualizadas. Segundo, se permitió a los cementerios que extiendan su horario hasta las cinco de la tarde, más allá del toque de queda de las dos para reducir las filas de espera en sus puertas, y a los prestadores de servicios funerarios, trabajo sin descanso. Se incorporaron, además, las Fuerzas Armadas a la tarea de recolección de fallecidos, ya sean naturales o sospechosos por coronavirus, se agilizó la burocracia para las familias y se contrataron contenedores refrigerantes para conservar los cuerpos que no pueden ser trasladados a los hospitales por falta de espacio hasta que sean correctamente sepultados. Por último, se dispuso por las autoridades de Salud que la cremación no era un requisito indispensable, ni siquiera para las víctimas del Covid-19.

Hasta este martes por la noche, según los portavoces del Ejecutivo que dan los reportes regulares de datos y novedades, debía haberse concluido la tarea de retirada de cuerpos que llevaban días acumulando olores en las casas o en la calle. Pero el lamento de los guayaquileños continúa y aún hay cadáveres envueltos en plásticos, en sábanas o en ataúdes esperando a ser recogidos.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada país de América Latina.

Más información

Lo más visto en...

Top 50