_
_
_
_

Cataluña reducirá la utilización de plástico de un uso mediante la contratación pública

La Generalitat pondrá nuevas cláusulas ambientales en todos sus contratos

Camilo S. Baquero
Contenedores para el reciclaje de las botellas de plástico.
Contenedores para el reciclaje de las botellas de plástico.ISTOCK

No más botellas de plástico de un solo uso en las dependencias y en los actos organizados por la Generalitat. El Ejecutivo catalán ha aprobado este martes una serie de medidas para reducir el impacto de ese tipo de envases y utensilios, por ejemplo, la inclusión de cláusulas ambientales en los contratos públicos para promover la utilización de materiales alternativos como papel o plástico compostable. Se trata de un gesto con un alcance simbólico pero que busca dar un ejemplo ante uno de los principales problemas ambientales del mundo. La Comisión Europea calcula que más del 80% de la basura hallada en el mar es plástico.

En las oficinas del Gobierno catalán se replicará una imagen que ya se da, por ejemplo, en el Parlament. Durante los debates en la Cámara, los ujieres llevan y traen vasos y jarras de cristal para los comparecientes que desean beber agua y se evita el uso de botellas de un solo uso. La idea promovida por el departamento de Territorio y Sotenibilidad busca poner coto al uso no solo de las botellas sino también de otros elementos como cubiertos, vasos, pajitas o bastones para globos, entre otros.

Más información
Jaque al plástico
Diario de mi semana sin plásticos
Europa declara la guerra a los plásticos con una batería de prohibiciones

Los portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha explicado que quedan excluidos de la prohibición los productos del consumo propio de los empleados públicos si bien les ha invitado a que no consuman plásticos de un solo uso mientras están en su puesto de trabajo. También habrá más excepciones: por ahora quedan excluidas los contratos de restauración y de las máquinas de venta automática de los centros penitenciarios y sanitarios.

La idea a largo plazo de la Generalitat es que la utilización de estos productos quede restringida tanto en las consejerías como en los organismos de los sectores públicos. Para ello utilizará su herramienta más efectiva: la contratación pública. Mediante las cláusulas ambientales de los nuevos contratos, Territorio buscará así promover medios alternativos —“siempre que sea posible”, ha dicho Budó— como metal, vidrio o madera, entre otros. En 2017, según las últimas cifras disponibles, en Cataluña se reciclaron en la recogida selectiva 146.790 toneladas de envases ligeros, un 4,7% más que en el año anterior.

En las máquinas de venta automática se podrá seguir vendiendo recipientes de plástico pero sólo de gran capacidad, en un formato superior a un litro. El Govern se adelanta así al resto del Estado en la trasposición de la normativa europea relativa a la reducción del impacto ambiental de determinados productos de plástico. Hace dos semanas, el Parlamento Europeo aprobó prohibir a partir de 2021 los plásticos de un solo uso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Camilo S. Baquero
Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_