Diario de mi semana sin plásticos

Una plataforma ciudadana promueve dejar de consumir productos con envases desechables durante siete días. Este es el diario de un intento

Yimeisgreat

.

<b>Resumen de unos días de frenesí... y una conclusión</b>

Durante una semana, mi familia ha sido más consciente que nunca de su poderío, pero también de sus limitaciones como consumidores

<b>Día 1:</b> Todo empezó en un grupo de WhatsApp

Así embarqué a mi familia en el reto de vivir una semana sin plástico. ¿Seremos capaces?

<b>Día 2:</b> La loca de los táperes

Una sencilla compra del día se convierte en un peregrinaje entre supermercados saturados de envoltorios. La solución, algo aparatosa, ir con tarteras y al mercado de toda la vida

<b>Día 3:</b>“En serio, trae papel higiénico. Urge”

El objetivo del día era comprar cereales, pasta y arroz a granel, pero se acabó el papel higiénico en casa. Buscar uno que no estuviese envuelto en plástico se convirtió en una difícil misión

<b>Día 4:</b> Un día de furia... plástica

Barquillos envueltos en papel de embutido y dos botellines de agua. Contradicciones de una consumidora enfurruñada

<b>Día 5:</b>El 2x1 del detergente rellenable: lava la ropa y la conciencia

Comprar productos de limpieza a granel resulta mucho más fácil de lo que parece. La quinta jornada del reto transcurre con un éxito inesperado y un pinchazo de la leche

<b>Día 6:</b> Del pepino plastificado al rímel casero, un viaje vertiginoso

Acabo la semana enfrentándome a los excesos plásticos de mi tocador. Un taller de champú sólido me demuestra que otro consumo es posible. Estoy rendida… También ante la evidencia.

Archivado En:

¿y tú qué piensas?

Normas