Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La movilidad futura será a la carta

El reto ambiental conduce a las ciudades a combinar desplazamientos en distintos medios

de transporte. Administraciones y empresas exponen sus proyectos en un foro en Madrid

Desde la izquierda, el periodista de EL PAÍS Fernando Gualdoni, el vicepresidente de Alianzas Empresariales de Mastercard, Sapan Shah, la directora del Internet de las Cosas de Telefónica, Rosalía Simón, el director de Operaciones de Cintra, Nicolás Rubio y la jefa de Gestión de la Demanda y Red Inteligente de Red Eléctrica Española, Susana Bañares. En vídeo, así fue el foro.

Llegar al aeropuerto volando y aterrizar en vertical en un ‘vertipuerto’. Cargar la batería del coche por la noche para ahorrarse un tercio del precio de la gasolina y ahorrar a la ciudad un 100% de emisiones de CO2. Recuperar las calles para que jueguen los niños. Repartir paquetes utilizando drones. Reducir a uno por zona, los camiones de mensajeros que colapsan las calles. Abrir la ventana de un piso del centro y respirar aire no contaminado… Las soluciones a los problemas de movilidad en las ciudades van de la mano de respuestas a cuestiones medioambientales. Muchas desembocan en mejoras sociales. Casi todas pasan por lo que los expertos llaman intermodalidad: una combinación de sistemas de transporte.

MOVI, el foro de la Movilidad Futura, organizado por El País -y patrocinado por Correos, Endesa y Ferrovial-, reunió este miércoles a un elenco de expertos internacionales para explicar lo que ya es una realidad en muchos países: el transporte urbano del futuro será a la carta. Lo hemos visto en las bicicletas, los patinetes, los cargadores de coches eléctricos y la peatonalización de los centros urbanos. Está llegando poco a poco, pero está transformando nuestras ciudades y cambiando nuestros hábitos.

Tal vez porque el foro se desarrollaba en el Colegio de Arquitectos, el diagnóstico lo hizo la proyectista Anupama Kundoo, india residente en Berlín: “los niños por la calle dan la medida de la calidad de vida de una ciudad. Si queremos metrópolis sanas debemos reconquistar el espacio que ocupan los coches”.

Federico Flórez, director general de Sistemas de Información e Innovación de Ferrovial, auguró que “la concienciación social hará que se imponga el coche eléctrico”. Para este ingeniero naval, la movilidad del futuro será además compartida. Su empresa cuenta ya con 650 de esos coches, y 200.000 usuarios, en Madrid. Pero donde ve el futuro es en la “intermodalidad”, por eso han lanzado la aplicación Wondo. “Es en las apps donde está la batalla económica”, explica Enric Cañas, Consejero delegado de Transporte Metropolitano de Barcelona. "Todos estamos diseñando una”. Con una aplicación como Wondo, el usuario decide el tipo de transporte que necesita o puede pagar: mezcla minibús, patinete o coche. Y lo factura. “Tiene detrás un sistema inteligente que puede predecir dónde va a haber demanda”. Así, la novedad de la movilidad no son los medios de transporte, es la tecnología que organiza su logística. “El usuario elige ‘a la carta’ en base al tiempo y a lo que quiere pagar, y lo hace con su teléfono inteligente”. ¿Será posible moverse por la ciudad sin una formación digital? “Atravesaremos años de convivencia entre lo nuevo y lo que va quedando obsoleto”, contesta antes de anunciar que la colaboración es junto a la experimentación la palabra del futuro“.

Varios expertos coinciden en que la movilidad en España es buena, pero mejorable. “Tenemos unos medios de transporte muy rígidos. En Estados Unidos existe una ‘tarifa dinámica’ en los peajes: uno paga más o menos dependiendo del tráfico”, explica Flórez.

José Bogas, Consejero Delegado de Endesa, habla con números: de la energía equivalente a 13.500 millones de toneladas de petróleo que mueve el mundo, Estados Unidos y Canadá consumen 1,8 toneladas anuales por habitante: 4 veces más que la media global. El 85% de los combustibles que consumimos no son todavía renovables. Por eso en Endesa ven la electrificación como vía de futuro. Bogas anuncia que las baterías, lo más caro de los coches eléctricos, costarán un tercio en 2021. Y que los puntos de recarga aumentarán cuando lo haga la demanda. “Para ser rentables necesitan cargar seis coches al día. Hoy cargan uno cada seis días”. Aun así, Endesa tiene previsto instalar 108.000 recargadores antes de 2023. Solo 8.500 serán públicos. “Es más barato recargar una batería en dos horas. Por eso estudiamos ubicar los recargadores en garajes comunitarios”. En cuatro años Endesa habrá instalado un cargador rápido cada 100 kilómetros en las autovías españolas. “Hoy el coche eléctrico es caro. Pero el mantenimiento es entre 5 y 6 veces más barato. Lo hemos lanzado sin esperar la demanda. Ahora hay que pedirle a la Administración que incentive ese transporte, adecuando la tarifa eléctrica para que se recargue por la noche”. Para 2030 calcula que de los 20 millones de vehículos que hay en España, un cuarto podrían ser eléctricos.

En México y en Sao Paulo uno puede volar al aeropuerto y realizar un traslado de dos horas en 10 minutos. Isabel del Pozo, responsable de movilidad en el área urbana de la empresa Airbus, insiste en dejar claro que no está hablando ni de ciencia ficción ni de un transporte VIP. Habla de 80 dólares y de emplear el espacio aéreo al igual que se utiliza el suburbano. Describe nuevos modelos de negocio. En Madrid los drones ya se utilizan para el reparto urgente de medicinas, sangre o adrenalina en hospitales. Y para inspeccionar los parques públicos. También Correos podría utilizar drones para repartir en zonas rurales donde la carretera se hiela, asegura su director de innovación para distribución y logística, Jordi Escruela. “En Correos hemos pasado de carteros a paqueteros. La venta por Internet aumentó un 40% el año pasado”.

El metro de Madrid cumple 100 años. Su consejero delegado, Borja Carabante, asegura que las dos últimas décadas han sido las más inclusivas: todas las estaciones se han construido con ascensor. Hoy trabajan en la modernización de las más antiguas. Y avanzan hacia el tren digital. ¿Perderán su empleo los maquinistas? “No, se ocuparán de los viajeros”. Carabante dio una fecha máxima para el desamiantado de la red: 2021, y afirmó que Madrid vende al extranjero lo que ha sabido hacer bien: la intermodalidad: el pago con una misma tarjeta en cercanías, metro o autobús. En Barcelona, una tarjeta combina además atracciones turísticas, apunta Enric Cañas. Pero el vicepresidente de asociaciones empresariales de Mastercard, Sapan Shah lo considera ineficaz: “no podemos tener un montón de tarjetas, en Londres hemos ensayado el pago con tarjeta única”.

El CEO del transporte barcelonés, Enric Cañas aseguró que lleva “20 años esperando que todos los partidos hagan el mismo discurso respecto a la movilidad”. Hoy coinciden. Un mundo feliz, y en movimiento, cuestionado por algunos ponentes, como el director del Centro de Movilidad Urbana de BMW. Carl Fierdrich Eckhardt explicó que el 50% de los propietarios de coche en territorio urbano casi nunca lo usa “y tienen el privilegio de aparcar en el centro”. Nicolás Rubio, director de operaciones de Cintra, cuestionó los coches compartidos “Sustituyen a cinco coches, sí, pero viajan mucho más y por lo tanto aumentan la congestión”. ¿Conclusión? La movilidad sostenible no es un coche eléctrico: es un conjunto de medidas simultaneas. “No es un pastel a repartir, es un pastel que crece”.

“Hasta hace nada no podíamos solucionar los problemas de tráfico. Nos conformábamos con el control del daño en lugar de solucionar el problema. Ese es el cambio”, concluye Eckhardt. “Hoy sabemos que la electrificación puede eliminar las emisiones en las ciudades. Es necesario pero no suficiente. Podemos empezar a cambiar la movilidad cuestionando si lo que sabíamos vale para el futuro. En nuestra empresa nos lo tuvimos que preguntar. Nuestra actitud ha cambiado. Hoy estamos convencidos de que el futuro pasa por compartir: usos, coste y espacio”. La movilidad del futuro es una cuestión de prioridades y de acuerdos. Y pasa por compartir conocimiento. 

Madrid, quinta mejor movilidad del mundo

3.500 coches eléctricos compartidos.10.00 patinetes. Ni uno más. Y evitar desplazamientos. Esa es la receta madrileña para mejorar la movilidad. En el Ayuntamiento de Manuela Carmena aplauden “el modelo de negocio de Mercadona, que contrata gente en un entorno de 15 minutos de distancia”, al tiempo que, paradójicamente, defienden el comercio de proximidad que, inevitablemente, hace desaparecer la presencia de Mercadona en un barrio. El Coordinador general de la Alcaldía, Luis Cueto, anunció que la alcaldesa ha propuesto recomprar, por los 100 millones que se vendieron, las acciones del metro a la Comunidad de Madrid; la apertura de dos líneas de autobús eléctrico y la puesta en marcha, en La Elipa, de una estación de recarga de autobuses única en el mundo. También habló de la recuperación del teleférico como instrumento de transporte: no como atracción turística. Según el informe McKinsey, Madrid cuenta con el quinto mejor sistema de transporte público del mundo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >