Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos inician la desconexión de Vincent Lambert, el francés símbolo de la muerte digna

Los padres del enfermero, en estado vegetativo desde hace una década, vuelven a pedir a la justicia que se detenga el proceso. Estrasburgo lo rechaza de nuevo

Vincent Lambert, en una fotografía de 2014. En vídeo, la historia de Vicent Lambert.

La cuenta atrás hacia la muerte comenzó este lunes para Vincent Lambert, después de que los médicos detuvieran esta mañana su tratamiento de alimentación e hidratación artificial. Es lo que él habría querido, sostienen su mujer y buena parte de la familia de este enfermero de 42 años tetrapléjico y en estado vegetativo desde que sufrió un accidente de tráfico, en 2008, sin dejar un testamento vital donde se especificaran sus deseos. Pero va contra la voluntad de sus padres y otros dos hermanos, que aunque han agotado las vías judiciales para impedir que se detengan los cuidados que lo mantienen con vida, este mismo lunes presentaron nuevos recursos en un intento de frenar el proceso y ganar tiempo. Es precisamente por esta profunda división familiar que el caso de Lambert se ha convertido en un símbolo del debate sobre la eutanasia y la muerte digna en Francia.

El médico jefe de la unidad que trata a Lambert, Vincent Sanchez, confirmó que ha comenzado el protocolo de fin de vida y que ha sometido al paciente a una sedación “controlada, profunda y continuada” hasta su muerte, que es lo que la ley francesa prevé para evitar el “dolor refractario o insoportable si la muerte es esperada en las próximas horas o días”. A Lambert también le será administrada una dosis de analgésicos “por precaución”, dijo a la Agencia France Presse una fuente médica según la cual este protocolo podría prolongarse varios días. "Espero, por el señor Vincent Lambert, que durante este periodo doloroso cada uno sepa abrir un paréntesis y reunirse en torno a su persona, para que estos momentos sean lo más pacíficos, íntimos y personales posibles", agregó Sanchez en su escrito. Según indicó, se ha establecido un plan de visitas "ampliado" para que sus familiares puedan visitarlo.

Nuevos recursos para frenar el proceso

Unas medidas que no han aplacado la ira de los padres de Lambert, católicos tradicionalistas que consideran que lo que se está haciendo con su hijo es una eutanasia encubierta. Uno de sus abogados, Jean Paillot, calificó de "inhumano y vergonzoso" el hecho de que la familia fuera notificada por correo electrónico y confió en que podrá detenerse a tiempo el proceso. "Hemos presentado un recurso ante el tribunal de apelaciones de París para que las medidas provisionales del comité para las personas discapacitadas de la ONU sean respetadas", explicó en la emisora BFM TV. También han presentado, con el mismo objetivo, sendos recursos de urgencia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y ante el Consejo de Estado francés. La corte de Estrasburgo rechazó la petición poco después de recibirla, alegando que los demandantes "no han aportado elementos nuevos" que le hagan cambiar de opinión. Ambas instituciones avalaron en las últimas semanas que se comenzara la interrupción de los tratamientos que mantienen a Lambert con vida. Esta sin embargo era una maniobra legal diferente, puesto que lo que se solicita es que se frene cualquier acción antes de que emita su dictamen el comité de la ONU, que a comienzos de mayo solicitó que se detuviera el proceso mientras analiza el fondo del caso. El Gobierno francés respondió que no esperaría. Poco después, el médico de Lambert fijó el 20 de mayo como la fecha para detener las máquinas del paciente. Los abogados también intentan que Sanchez sea apartado del caso.

Apoyo legal al protocolo de fin de vida

Tanto el TEDH como la justicia francesa han dado la razón una y otra vez a la mujer y tutora legal del paciente, Rachel Lambert, quien junto con otros cinco hermanos y hermanas de Vincent, así como un sobrino, han luchado por poner fin a lo que consideran un “encarnizamiento terapéutico”. Aunque en Francia no es legal la eutanasia, la ley prescribe que los cuidados médicos “no deben prolongarse con una obstinación irrazonable” y que, “cuando parecen inútiles, desproporcionados o sin otro efecto que el mantenimiento artificial de la vida, pueden suspenderse o no emprenderse”. La decisión final la debe tomar el equipo médico, junto con la familia inmediata, tras realizarle al paciente numerosas pruebas que demuestren que su estado es irreversible. Todos los informes que se han hecho sobre Lambert en los últimos años han llegado a la misma conclusión favorable a poner fin a sus cuidados, como solicita su esposa.

Esta salió de su silencio este lunes para pedir respeto. "Todos pueden tener una opinión y sus convicciones, pero que nos dejen en paz, en intimidad y dignidad", pidió en la emisora RTL. "El único combate que quiero llevar acabo es el de su libertad individual", agregó.

La tensión fue aumentando en las últimas horas, conforme los padres de Lambert sufrían nuevos reveses legales y políticos. El viernes, el Defensor de los Derechos, una figura similar al defensor del pueblo en España, respondió a sus abogados que la petición del comité de la ONU “está en contradicción con las decisiones judiciales nacionales y europeas” en torno al caso y que, de cualquier modo, no es él el responsable de resolver ese eventual conflicto normativo.

Macron tampoco intervendrá

El lunes se cerró otra puerta cuando el presidente francés, Emmanuel Macron, al que también habían apelado para frenar lo que consideran un "crimen de Estado", replicó diciendo que aunque se siente "profundamente afectado" por el caso, en tanto que jefe de Estado no le corresponde suspender una decisión "que se basa en el análisis de sus médicos y que es conforme con las leyes" del país. Un revés más para los padres de Lambert, que sí cuentan con el apoyo de la Conferencia de Obispos. Esta, en una declaración, lamenta la “precipitación para llevar a la muerte” a Lambert y se pregunta por qué no se espera a que el comité de la ONU se pronuncie sobre el fondo de la cuestión, como querían los padres. A este respaldo se unió este lunes un mensaje del papa Francisco, que abogó -sin mencionar a Lambert- por el custodiar la vida "desde el inicio hasta su fin natural". Un apoyo que, legalmente sin embargo, no impedirá que el protocolo de fin de vida de Vincent Lambert continúe. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información