Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La influencia de un equipo

“En un grupo no puede haber zancadillas, ni hipocresías, ni puñaladas traperas. Somos una comunidad con el mismo objetivo”, asevera el periodista colombiano

El periodista de Caracol Radio Darío Arizmendi, en un acto en Bogotá (Colombia).
El periodista de Caracol Radio Darío Arizmendi, en un acto en Bogotá (Colombia).

El equipo de Darío Arizmendi en el programa matinal 6AM Hoy por hoy, de la cadena de radio colombiana Caracol, no es muy numeroso pero sí compacto. “Lo primero que hago cuando alguien se incorpora, es reunirlos a todos y decirle al nuevo que lo que quiero es que sea feliz y que nos haga felices a los demás”. Esta es la máxima que sigue el responsable del espacio radiofónico líder de Colombia, con más de cuatro millones de oyentes diarios. “En un equipo no puede haber zancadillas, ni hipocresías, ni puñaladas traperas. Somos una comunidad con el mismo objetivo”, asegura este periodista, que se define como “un gocetas” (de gozar) y quiere ser recordado como un luchador. Arizmendi recibió este jueves el Premio Ortega y Gasset por su trayectoria profesional.

Es un hombre que ha vivido de cerca el azote de la violencia, las amenazas y el exilio. Todo por contar la verdad al frente de un equipo que, asegura, se dirige a una audiencia muy heterogénea y cada vez más exigente. “El oyente se da cuenta rápidamente si sabes o no sabes, si el equipo es bueno o mediocre”.

Con tres décadas de radio a sus espaldas, Arizmendi es un periodista disciplinado, que ha renunciado a la vida nocturna, a las cenas y a los cócteles para estar bien preparado antes de ponerse delante de los micrófonos, de lunes a viernes, de cinco de la madrugada a 11 de la mañana. Solo así se ve capaz de documentarse a fondo antes de situarse ante las noticias y ofrecer un “valor agregado” a todos sus oyentes.

Este periodista, nacido en Medellín en 1945, confiesa que su trayectoria profesional como periodista de referencia en Latinoamérica ha estado marcada por un objetivo: la verdad y la responsabilidad. “Siento como si tuviera encima un edificio de cinco pisos. Parto de la base de que los fundamentalismos y los despotismos nadie los quiere. La cadena tiene unos principios: la defensa del sistema democrático, los derechos humanos y la libertad de expresión. Si quieres influir tienes que ser pluralista, no ser sectario y dar cabida a todas las opiniones para que los oyentes tengan elementos para formar su propio criterio”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información