Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos universidades de Los Ángeles vetan a 900 personas por un brote de sarampión

Las autoridades sanitarias ordenan a estudiantes y trabajadores expuestos al virus que se queden en casa hasta que demuestren estar inmunizados

Campus de la Universidad Estatal de California, este jueves.
Campus de la Universidad Estatal de California, este jueves. AFP

Dos universidades de Los Ángeles han prohibido la entrada esta semana a casi 900 estudiantes y profesores tras la aparición de un brote de sarampión. Es el último episodio de una reaparición sorpresiva en Estados Unidos de una enfermedad que se declaró erradicada en el año 2000. Hace dos semanas, el barrio de Brooklyn, en Nueva York, declaró una emergencia sanitaria por otro brote de sarampión. Estados Unidos ha confirmado 695 casos de sarampión este año. La mayor parte de los contagios se han producido en los estados de Nueva York y Washington. En California se han registrado 38 casos.

La cuarentena se ha decretado en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y en la Universidad Estatal de California en Los Ángeles (Cal State LA), según ha informado el Departamento de Salud Pública del Condado en un comunicado. Las personas afectadas son aquellas que no han demostrado aún que están vacunadas contra el sarampión. Han recibido órdenes de quedarse en casa y evitar en la medida de lo posible el contacto con otras personas.

En total, entre las dos universidades comunicaron estas órdenes a más de 900 personas. En la tarde del viernes, alrededor de 200 de ellos habían presentado pruebas de estar vacunados.

La autoridad sanitaria del condado de Los Ángeles informó el pasado lunes a UCLA de que uno de sus estudiantes tenía sarampión. El estudiante, según un comunicado de la Universidad, fue a clase y tuvo contacto con otros alumnos los días 2, 4 y 9 de abril. La universidad se puso en contacto inmediatamente con más de 500 estudiantes, profesores y trabajadores que podían haber sido afectados. El miércoles, 119 estudiantes y 8 trabajadores que no habían presentado aún pruebas de vacunación fueron puestos en cuarentena, es decir, se les pidió que no acudieran al campus de la universidad pública.

La universidad afirmó que esperaba que estas personas pudieran salir de la cuarentena antes de 48 horas. “Considerando el tiempo que ha pasado desde la posible exposición al sarampión el pasado 9 de abril, el riesgo más alto de desarrollar sarampión ha pasado, y el periodo en el que podrían aparecer los síntomas está cerca de acabar”, dice la universidad en un comunicado.

El jueves, la universidad comunicó que 43 de las personas vetadas habían presentado ya su prueba de vacunación, por lo que la cifra total de estudiantes y trabajadores en cuarentena había bajado a 89. El viernes, la cifra había bajado a 50.

En la Universidad Cal State LA, la cuarentena está relacionada con una exposición al sarampión en una biblioteca el pasado 11 de abril. En total, el viernes permanecían en cuarentene 656 estudiantes y trabajadores de Cal State LA.

La emergencia en las dos universidades coinciden con un resurgir de los grupos antivacunas en California, donde se ha vivido una intensa batalla legal para tratar de reducir al mínimo las posibles exenciones de vacunación. El público tomó conciencia del problema durante un brote en 2015 que empezó por un turista en Disneyland y se extendió a más de 100 casos en 14 estados. El resultado fue la aprobación de una ley que eliminaba las creencias personales como razón para no vacunar a un niño de sarampión. Desde entonces, California solo permite exenciones por razones médicas.

Sin embargo, la detección de que ciertos médicos otorgan estas exenciones con demasiada facilidad ha llevado a los legisladores a proponer una nueva ley que creará un registro para controlar de qué manera se administra esta excepción. El pasado miércoles, justo cuando UCLA informaba de su situación, cientos de personas que se oponen a las vacunas protestaban en el Capitolio de California contra la nueva ley.

Los casos de sarampión se han disparado en todo el mundo debido a que en los últimos ocho años una media anual de más de 20 millones de niños no han recibido la vacuna pertinente, que se administra en dos dosis, lo que dificulta alcanzar la llamada "inmunidad colectiva" para esta enfermedad vírica. El auge del movimiento antivacunas, que siembra dudas entre los padres acerca de la seguridad de la inmunización, está detrás de muchos de los casos en los países desarrollados.

"Estados Unidos encabeza la lista de países de altos ingresos donde hay más niños que no recibieron la primera dosis de la vacuna entre 2010 y 2017, más de 2,5 millones", seguido por Francia y Reino Unido, con más de 600.000 y 500.000 lactantes no vacunados, respectivamente, durante el mismo período, según Unicef.

El virus se considera altamente contagioso. Para casi todos los afectados, se trata de una infección leve, que se caracteriza por fiebre alta, secreción nasal y la aparición de manchas rojas en la piel. Pero en algunos casos la enfermedad puede ser grave y provocar encefalitis que pueden ser mortales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >