Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles superan los 44 años de edad media por primera vez

El país tiene más de 47 millones de habitantes, una cifra que no alcanzaba desde 2013, según el INE

Una calle en el centro de Madrid, en una imagen de archivo.
Una calle en el centro de Madrid, en una imagen de archivo.

España envejece. La edad media de los españoles ha superado los 44 años por primera vez. Se sitúa en 44,2, según los datos del Padrón Continuo difundidos este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que comenzó a recabar estos datos en 1998. Pero la cifra revelada este jueves no solo es la mayor en las dos últimas décadas, sino desde que hay registros en el censo, señalan los demógrafos consultados. Con datos provisionales a 1 de enero de 2019, la edad media del conjunto del país (que también incluye a los extranjeros) se sitúa en 43,4 años, también la mayor cifra en las dos últimas décadas. Son los inmigrantes los que moderan el envejecimiento, dado que en 2018 tenían de media 36,1 años —el mayor dato desde el año 2000—. 

"Es la mayor edad media desde que hay registros", explica Antonio Abellán, investigador del departamento de Población del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. "El INE recoge estas cifras desde 1998, pero si se estudia la edad media con datos de los censos, en 1910 era de 28,2 años. A principios del siglo XXI, de 40. Y ya hemos superado los 43 años. A mitad del siglo XXI llegaremos a los 50 años. La edad media se ha disparado", añade. "En los últimos años ha ido en aumento por los grupos del baby boom, una generación muy numerosa, la que tiene ahora entre 42 y 61 años", señala Abellán.

Si atendemos a la edad media, la provincia más envejecida es Zamora (50,9) años. Melilla cuenta con la población más joven (35,6). "Que aumente este indicador es resultado del envejecimiento y de que la pirámide poblacional no se rejuvenece, además de que están llegando a edades avanzadas generaciones numerosas, que influyen a la hora de hacer una media. Vamos sin freno a un aumento constante y que durará muchos años", cuenta Albert Esteve, demógrafo y director del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona. El 28,7% de la población tiene entre 45 y 64 años, frente al 15,7% que es menor de 16. 

Casi uno de cada cinco personas residentes en España tiene 65 años o más, según los datos provisionales difundidos este jueves por el INE. Por primera vez se ha rebasado la barrera de los nueve millones de personas en esta franja de edad. "Irá en aumento, dentro de poco estaremos en los 10 millones. Ahora unas 500.000 cumplen 65 cada año. En 2024 serán 600.000. En 2033 serán 700.000. Hay mayor esperanza de vida e irán llegando generaciones numerosas, como la del baby boom, a estas edades", apunta Abellán, del CSIC. Esteve recalca, no obstante, que el aumento de la esperanza de vida y el cambio de hábitos hace que en la actualidad las condiciones en las que se llega a los 60 años no tengan nada que ver con las del siglo pasado: "Ahora tenemos todos un poco más de veteranía, pero no necesariamente de vejez".   

Más de 47 millones de personas 

Según los datos provisionales difundidos este jueves por el INE, la población española supera los 47 millones de habitantes, un número que no alcanzaba desde 2013. En 2018, los empadronados aumentaron en 284.387 personas (0,6%). Dicho incremento se debe también a los ciudadanos extranjeros: el país sumó el año pasado 290.573 altas de inmigrantes (la cifra supone un 6,1% más que en 2017, casi el doble que el año anterior, y el mayor aumento desde 2008), mientras que el número neto de españoles descendió en 6.186 personas (un 0,01% menos). "Se consolida el papel de la inmigración como la única vía en probablemente varios años para seguir ganando población en números absolutos", indica Esteve. 

Con los datos provisionales, a 1 de enero de 2019, España cuenta con 47.007.367 de personas censadas. Se continúa de esta forma con la tendencia iniciada en 2016, cuando se registró un aumento tras cuatro años de caídas. El 89,3% de la población, es decir, 42 millones de personas, tiene nacionalidad española y el 10,7% restante son extranjeros.

El número de inmigrantes ha crecido por segundo año consecutivo, tras su salida durante la crisis. Y lo hizo en todas las comunidades autónomas. Solo disminuyó en Ceuta y Melilla. "Retomamos el pulso migratorio que habíamos dejado con la recesión como principal factor de crecimiento demográfico, que consolida también la debilidad del crecimiento natural, es decir, la relación entre defunciones y nacimientos", dice Esteve. La cifra de extranjeros empadronados no se situaba por encima de cinco millones de personas desde 2014. Entre estos últimos, los pertenecientes a la Unión Europea se incrementaron en 36.049 (un 2%) y los no comunitarios crecieron en 254.524 personas (un 8,6%). "Cualquier posibilidad de seguir creciendo de manera sostenida en el tiempo pasará por la inmigración", prosigue Esteve. 

Según los datos difundidos este jueves, cuatro de cada 10 personas viven en municipios de más de 100.000 habitantes (hay 63 en España). La población se reparte casi a la mitad entre hombres y mujeres. En el último año, la población ha disminuido en cuatro comunidades autónomas y ha aumentado en el resto. En términos absolutos, Castilla y León (con 10.950 personas menos), Extremadura (5.865) y Asturias (5.574) son las que más población perdieron. En términos relativos, estas tres autonomías, que registraron una pérdida del 0,5% de sus ciudadanos, también acogieron los mayores descensos del padrón. Por el contrario, la Comunidad de Madrid (con 83.870 personas más), Cataluña (72.634) y Comunidad Valenciana (37.165) experimentaron los mayores aumentos de población en términos absolutos. Porcentualmente, los mayores aumentos fueron en Baleares (1,8%), Comunidad de Madrid (1,3%) y Canarias (1,2%). 

Marroquíes y rumanos, las mayores comunidades extranjeras en España

Los extranjeros inscritos en el Padrón Continuo pertenecientes a la Unión Europea suman 1.825.735. Dentro de estos, los más numerosos son los rumanos (669.434), los británicos (249.015) y los italianos (227.912). Entre los extranjeros no comunitarios destacan los ciudadanos marroquíes (812.412), los chinos (224.372) y los colombianos (206.413).

Durante 2018, los mayores aumentos se registraron entre Venezuela (41.956 más), Marruecos (41.889 más) y Colombia (40.495 más). Los mayores descensos, entre los ciudadanos de Rumanía (6.571 menos), Bolivia (3.836 menos) y Ecuador (3.596 menos).

En términos relativos, y entre las nacionalidades con mayor número de extranjeros, los mayores incrementos de población se registran entre los ciudadanos de Venezuela (43,9%), Honduras (27,7%) y Colombia (24,4%). Bolivia (un 3,9% menos), Ecuador (2,7%) y Bulgaria (–1,6%) presentan los mayores descensos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información