Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘España vaciada’ clama por una gran alianza contra la despoblación

Decenas de miles de personas reclaman en Madrid un pacto de Estado que garantice igualdad en todo el territorio

Participantes en la manifestación este domingo, en Madrid. En vídeo, la "España vaciada" de las comarcas rurales toma Madrid con sus reivindicaciones.

Decenas de miles de personas se han manifestado este domingo en Madrid para exigir una solución urgente contra la despoblación: un pacto de Estado. La Delegación del Gobierno ha cifrado en 50.000 los asistentes. Los convocantes, Teruel Existe y Soria ¡Ya!, han elevado el número a 100.000. Casi un centenar de plataformas de 24 provincias se han sumado a la protesta. Durante la marcha, cuyos organizadores denominaron “la revuelta de la España vaciada”, los asistentes han reclamado oportunidades. Quieren quedarse a vivir en sus pueblos, en las cabeceras de comarca, en las capitales de provincia que también pierden población.

La España despoblada se revuelve. Su protesta nace del hartazgo. Del abandono, cuentan. Así que este domingo han marchado por la capital para exigir que las promesas políticas que llevan años escuchando se cumplan. Para reclamar un pacto de Estado, medidas que no cambien con el color del partido de Gobierno. Para pedir servicios públicos de calidad, inversiones reales, fondos europeos finalistas, una fiscalidad diferenciada. Para decir que basta ya. Han querido dar la voz de alarma ante una sangría demográfica que se ceba con gran parte del país, donde el 30% del territorio concentra el 90% de la población. Han gritado bajo la lluvia para reivindicar que “ser menos no resta derechos”.

La campaña preelectoral se ha trasladado de lleno a esa España despoblada, un granero de 99 escaños muy disputados, y probablemente determinantes, para los resultados de las elecciones generales del próximo 28 de abril. Los candidatos se han lanzado a la búsqueda del voto interior. Todos los partidos incluyen medidas contra la despoblación en sus programas. Algunos de ellos han estado presentes en la marcha que ha recorrido el centro de Madrid, pese a que los convocantes de la protesta habían recalcado que no querían que se politizara.

En un comunicado habían pedido “máximo respeto” y llamaron a evitar símbolos o banderas de partidos o sindicatos y a que los representantes políticos se mantuvieran alejados de la cabecera. Así ha sido. Ninguno ha encabezado la manifestación. Aunque sí se ha visto entre los asistentes a una delegación socialista que incluía a cuatro ministros: Magdalena Valerio (Trabajo); Nadia Calviño (Economía); Reyes Maroto (Industria), y Luis Planas (Agricultura). También acudieron el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; dirigentes del PP como la exministra de Agricultura Isabel García Tejerina; miembros de Unidas Podemos como Pablo Echenique, secretario de Organización de la formación morada, y el candidato de Vox al Congreso de los Diputados Iván Vélez.

“La gente no quiere aquí a los políticos. Es una protesta de los ciudadanos. Estamos así precisamente por su culpa”, reclamaba Vanessa García, portavoz de Soria ¡Ya! Ella sí sostenía la pancarta de cabecera. Caminaba bajo la lluvia en manga corta, camiseta blanca —como se había marcado desde la organización para los sorianos— y un problema de columna que la ha obligado a medicarse al final de la protesta. “Pero da igual, ha merecido la pena”, decía esta mujer de 42 años que salió de su ciudad para estudiar la carrera y no pudo regresar hasta 20 años después, cuando encontró trabajo allí. “Espero que haya un antes y un después de esta protesta. Necesitamos soluciones”, reclamaba.

"Medidas sin presupuestos son papel mojado"

El viernes, el Gobierno dio luz verde a las líneas generales de la estrategia para hacer frente al reto demográfico. Son 80 medidas que incluyen, por ejemplo, el refuerzo de cuarteles rurales del Ejército, el desarrollo de ayudas al emprendimiento y el empleo de los jóvenes o la extensión de la banda ancha. Su aprobación es un mandato de la Conferencia de Presidentes, que en 2017 reclamó poner el foco sobre la despoblación. Será este órgano quien deba aprobar, ya la próxima legislatura, la estrategia definitiva.

Los manifestantes reclaman medidas presupuestadas para acabar con el aislamiento, en cuanto a conectividad y transporte, de las zonas despobladas. “Ese aislamiento hace que las empresas no nos elijan para instalarse. Nos quedamos sin industria que genere puestos de trabajo”, se quejaba Francisco Javier Juárez, portavoz de Teruel Existe. “Iniciativas sin presupuesto no son más que papel mojado”.

En España, el 48% de los municipios tiene una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, umbral a partir del cual la Unión Europea considera que la densidad es baja. De 2011 a 2017, casi el 62% de las localidades perdieron vecinos, según datos del Comisionado del Gobierno frente al Reto Demográfico. Pero la gente no solo se marcha de los pueblos, también de cabeceras de comarca. El 63% de las ciudades de 20.000 a 50.000 residentes han menguado en la última década.

“Esa España desatendida, demasiado olvidada por los poderes públicos, está hoy aquí para dejar bien claro que pide atención a sus problemas y reclama soluciones urgentes. Sin más retrasos”, han dicho este domingo los periodistas Manuel Campo Vidal, expresidente de la Academia de Televisión, y Paloma Zuriaga, directora de RNE. Han sido los encargados de leer el manifiesto con las peticiones de los manifestantes. “Tristemente, Soria, Cuenca y Teruel lideran la zona más despoblada de la Europa del Sur”, han afirmado. “Atender a la España rural, a la España vaciada, es un asunto de justicia”.

“La hemorragia no se detiene. Hoy en España 26 capitales de provincia pierden población. Y si retroceden las capitales, cabe imaginar la caída en los pueblos. Hay que reaccionar. No podemos dejar que el medio rural agonice”, han sostenido los periodistas. “La revuelta de la España vaciada ya está en marcha y no será callada”.

Una hora antes del inicio de la marcha ya se intuía que sería multitudinaria. Unos 300 autobuses habían llegado a Madrid. Decenas de corrillos se preparaban en el paseo de Recoletos para distribuirse: las plataformas irían de la Plaza de Colón hasta la Fuente de Neptuno por orden de adhesión a la protesta. En la cabecera, portavoces de los 94 colectivos. En la manifestación, un mar de carteles. “Igualdad”. “Mi opción de vida no me resta derechos”. “Soy ciudadano rural, peligro de extinción”. Y gente de Huesca, de Albacete, de Zaragoza, de Zamora, de Ciudad Real, de La Rioja, de Granada, Jaén... Ha comenzado con un minuto de silencio. Una tamborrada ha marcado el inicio de la marcha.

“España vaciada, España arruinada”, gritaban. “Sin inversión, despoblación”. Muchos procedían del mundo rural. Envejecido. Masculinizado. Sin conexión a Internet. Otros, de cabeceras de comarca menguantes, o incluso de capitales de provincia que también ven cómo los jóvenes se marchan y no vuelven. “Existimos y resistimos”, explicaba Alba Aguado, una enfermera palentina de 24 años. “Queremos vivir allí y no nos están dejando”, se quejaba esta integrante del Bloque Joven Rural. “No pedimos un hospital en cada pueblo, ni una estación de AVE, ni un concierto de Maluma. Queremos cosas reales. Tenemos Internet a una velocidad de tres generosos megas. Es imposible competir con quienes tienen 300”, ironizaba Emiliano Antolín, mecánico palentino de 38 años.

“La provincia de Jaén lleva siete años seguidos perdiendo población, incluida la capital”, ha expuesto Juan Manuel Camacho, portavoz de la plataforma Jaén merece más. “Necesitamos inversión en infraestructuras y servicios”.

A no mucha distancia, dos maquinistas gritaban desde dentro de un tren de cartón pluma. “No lo gestiona Renfe, sino Tenfe, lo que tenemos que tener los aragoneses, fe”, explicaba Jesús Cuesta, maestro jubilado de 69 años. Venían de Teruel. “Sentimos rabia”, decía. “La palabra clave es igualdad. Queremos banda ancha, comunicaciones”, ha añadido Javier Martínez, turolense de 64 años, funcionario jubilado. En 2003, vecinos de Teruel y de Soria ya se manifestaron en Madrid. Este domingo, la asistencia ha rebasado sus expectativas.

Ciudadanos de primera

“Somos ciudadanos de primera, igual que los demás. Yo quiero que mi pueblo siga vivo”, relataba Miriam Martín, profesional del desarrollo rural de 39 años que venía de Piedrahíta, un pueblo de Ávila de unos 1.800 habitantes. “Nos imponen soluciones con una perspectiva urbana. Queremos que se nos escuche”, se quejaba. Ha reivindicado el talento local. Que el mundo rural se empodere y genere oportunidades que garanticen el futuro.

Al final de la marcha, el futuro, como lo ha llamado su padre, dormía plácidamente en su carrito. Germán era con toda seguridad uno de los manifestantes más jóvenes. Apenas dos meses. Ha venido de Covarrubias, un pueblo burgalés con 580 empadronados. “Si solo miden la rentabilidad económica, no somos rentables. Pero este no puede ser el estándar”, decía Óscar Izcara, de 38 años, alcalde de la localidad y padre del bebé. Poco después, los manifestantes guardaron silencio. Aplaudían tras cada golpe de tambor, que simbolizaba “el latido de la España vaciada”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información