Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España afronta la segunda oleada de despoblación

Capitales de provincia y de comarca acusan desde 2008 la pérdida de habitantes que emigran a las grandes ciudades en busca de mejores condiciones de vida

El padrón de 2018, publicado a principios de este año, dibuja dos Españas. Una, pujante, ha visto crecer su población en la mayoría de sus ciudades y pueblos grandes en la última década. Pero, en otra, en decadencia, ha ocurrido lo contrario. La España que no está bañada por el mar, salvo Madrid, se ha dejado por el camino un cuarto de millón de habitantes desde enero de 2008 hasta enero de 2018.

La melancolía por la decadencia de su localidad ya no es patrimonio exclusivo de los últimos vecinos de pueblos pequeños. La despoblación ya ha llegado a las capitales de comarca, incluso a muchas de provincia del interior de España.

Agotados ya los caladeros de habitantes que les llegaban de los pueblos y que ya no dan más de sí, las capitales del interior no aguantan el zarpazo de las macrociudades.

La caída demográfica de las poblaciones importantes se hace notar en especial en provincias como las de Asturias, Jaén o Albacete. Allí, de 2008 a 2018, han perdido habitantes nueve de sus diez mayores municipios. En cuatro provincias de Castilla y León (Ávila, Burgos, Soria y Zamora) y en Teruel, ocho de las diez mayores localidades han menguado también en esa década.

Frente a esa realidad, Madrid, Barcelona y, aunque de manera desigual, la costa mediterránea se revelan como grandes polos de atracción que extienden su alcance cada vez más lejos de sus zonas de influencia tradicionales. Los 10 mayores municipios de Barcelona y de Almería han crecido desde 2008. Lo mismo ocurre en los nueve mayores de las provincias costeras de Gipuzkoa, Huelva, Málaga o Las Palmas, y solo en una de interior, Guadalajara, que se beneficia de su cercanía con Madrid.

La comisionada por el Gobierno para el Reto Demográfico, Isaura Leal, aprecia una oleada "muy intensa" de movimiento de población, como ya sucedió en los años sesenta con el éxodo rural por trabajo de los pueblos a Madrid. "La mayoría de las personas que se mueven buscan unas mejores condiciones de vida, igualdad de oportunidades y empleo", describe la experta.

"Siempre se piensa en el declive rural, pero si se pone la vista en muchas de esas ciudades intermedias, se ve cómo decae su población de forma similar a las zonas rurales", apunta Diego Ramiro Fariñas, jefe del Departamento de Población del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSIC. "Lo primero que detectamos los demógrafos fue la despoblación rural, pero las siguientes en caer son las ciudades intermedias, antiguos centros comarcales. Luego, les llega el turno a las ciudades medianas", avanza el experto.

“Lo primero que vimos fue la despoblación rural, pero las siguientes en caer son las ciudades intermedias, antiguos centros comarcales. Luego le llegará el turno a las ciudades medianas”

¿Qué tienen en común estas ciudades mermadas, más allá de ver cómo se resiente su autoestima colectiva? Aunque ni la intensidad con que decrecen ni el porqué son los mismos en cada caso, suelen compartir una receta que incluye tres ingredientes demográficos. Primero: una baja fecundidad, porque los jóvenes que se marchan se llevan fuera a los hijos que ya han tenido (y cada vez son menos) y porque ya será también fuera donde nazcan los que tengan. Segundo: un aumento de la mortalidad, porque quienes se quedan son los más viejos. Tercero: la salida de inmigrantes que vivían en estas localidades, de media más fecundos y que, sin ataduras con ningún terruño, son más propensos a cambiar de residencia que sus vecinos españoles.

Las cabeceras de comarca y las capitales de provincia fueron unas aliadas involuntarias contra la despoblación rural. Retenían población: el desgarrón demográfico quedaba aplacado por las coronas metropolitanas que nacieron alrededor de las ciudades al albur de la burbuja de la construcción. Pero eso ya no está ocurriendo en provincias como las de Burgos, Palencia, León, Jaén, Zamora o Salamanca, en las que la población de la capital, su área y su provincia van a la baja: "La capital salmantina empezó a perder población porque la gente se compraba casa, más barata, en los alrededores. Esa corona creció durante unos años, pero ahora la gente se va, y ya es fuera de la provincia", describe el profesor de la Universidad de Salamanca José Ignacio Plaza, experto en análisis geográfico. En otros muchos casos, la merma de población de capitales como Cádiz, Vigo o Granada sigue coexistiendo con la subida de habitantes de sus áreas metropolitanas. Son sobre todo las áreas metropolitanas de las ciudades grandes, como la de Madrid o Barcelona, las que han impulsado a varios de sus municipios a crecer por encima del 50% en apenas 10 años.

Pérdida de aura

Con la marcha de habitantes se esfuma también un aura: la capacidad de transmitir que una ciudad es un buen lugar para vivir y prosperar. Se ve cómo escapan inversiones, infraestructuras y representación política (por ejemplo, el número de concejales de los Ayuntamientos). Los barrios se vacían y envejecen. Cierran comercios y hay más casas vacías. "Se provoca una atonía social y de la dinámica urbana, aunque todo depende de cada caso, que contribuye a crear un paisaje deprimente, regresivo", ilustra Plaza. Incluso se altera artificialmente la percepción de prosperidad de un sitio: "Cuando nos dicen que esas pequeñas ciudades tienen un índice de desarrollo igual o superior a hace años no nos damos cuenta de que eso es solo porque ahora los que quedan son menos a repartir".

Las carreteras y la obligación de desplazarse lejos han hecho parte del resto: "Cada vez más las personas en edad productiva están dispuestas a hacer kilómetros y kilómetros para ir a trabajar, y eso está afectando a las pequeñas ciudades que están cerca de otras medianas y grandes", apunta el catedrático emérito de la Universidad de Léon Lorenzo López Trigal. Muchas localidades del interior vivieron un pico de población entre la década de los cuarenta a la de los sesenta, luego se estancaron y después empezaron a ver reducida su población. López Trigal ha estudiado el caso de Astorga (León), donde se ha esfumado ya a uno de cada diez empadronados de los que tenía cuando llegó el nuevo siglo, sin competencia posible con la cercana León o la más alejada Ponferrada, que ahora también ven cómo sus áreas urbanas pierden población.

"A Astorga ya no está llegando gente de la antigua área de influencia. Se van a León, a Madrid o al extranjero", detalla López Trigal, que guarda una reflexión para el caso de localidades más pequeñas, como Puebla de Sanabria (Zamora), toda una cabecera de comarca con sus poco más de 1.400 habitantes, pero que no han dejado de bajar en los últimos años. "Cuando no solo disminuye la población de la comarca, sino también la cabecera, estamos en el ciclo final de la pérdida demográfica. Si se pierde un centro de atracción y de funcionalidad, de comercios y servicios, se viene abajo todo el territorio", apunta. En estas pequeñas urbes van de la mano la mengua de población y la de las funciones típicas de una ciudad: el comercio, los servicios o la vida cultural.

"Las ciudades competirán entre sí para ver cuál atrae a más gente"

López Trigal calcula que un tercio de la población entre 25 y 40 años de la España interior ha emigrado fuera de esa amplia zona de la geografía, sobre todo a las grandes ciudades ("Madrid y en mucha menor medida Barcelona") o al extranjero.

"Las ciudades han perdido la capacidad de atracción que tenían, que nunca fue mucha, pero al menos capturaron mano de obra para la construcción y para atender los servicios públicos, como la sanidad o las universidades", describe para el caso de Extremadura Antonio Pérez Díaz, profesor de análisis geográfico regional de la universidad extremeña. Salvo la capital, Mérida, y la ciudad más poblada, Badajoz, los otros 11 municipios que superan los 10.000 habitantes van en clara recesión. En nueve de esas ciudades extremeñas se va fuera más gente de la que llega. Las perspectivas tampoco dejan albergar esperanza para los próximos años. El Instituto de Estadística de Extremadura prevé que Cáceres o la comarca de Tierra de Barros se merme la población y que la que quede, sea más vieja. El instituto es una de las raras entidades demográficas que se atreve a hacer prospectiva de un territorio inferior a la provincia, porque la población está sujeta a cambios coyunturales que alteren las cuentas a muchos años vista.

 

Cada vez hay más municipios casi vacíos

La crisis política catalana no es la única que cuestiona la estructura del Estado. La decimonónica división en provincias y la creación de las autonomías a partir de los últimos años setenta y primeros ochenta dejó desatendida, coinciden varios expertos, la escala intermedia, la de los territorios interiores. "Se debería haber articulado el territorio de manera funcional, para atender a las necesidades de la población que se distribuía en esas zonas, y no se ha hecho", apunta José Ignacio Plaza. "Esos centros comarcales deberían haber atendido los servicios básicos: la educación, la sanidad, los servicios sociales, para que no todo estuviera concentrado en la capital provincial o en la autonómica". Joaquín Recaño, demógrafo del Centro de Estudios Demográficos en Barcelona, urge a abordar una cuestión peliaguda: hay demasiados municipios: "Hay muchos que son inviables desde el punto de vista demográfico, pero, a la vez, hay que pensar en la gente que vive en esos lugares y en los servicios que hay que prestarles".

Los gráficos interactivos que ilustran este reportaje dan cuenta del desequilibrio territorial en España. 7,5 millones de habitantes viven en seis grandes municipios, mientras que 1.355 de los más pequeños apenas suman 75.000 personas en su conjunto. Dicho de otro modo: en el 16% de los municipios, aquellos que no llegan a 100 habitantes, vive solo el 0,2% de la población de España. Julián Mora, doctor en sociología y ordenación del territorio, describe el país como "un gran desierto demográfico entre montañas y llanuras de cereal o adehesadas, y salpicado de oasis de relativa pujanza, las ciudades, desde los 249 pequeños (las ciudades entre 20.000 y 100.000 habitantes) a las 16 grandes ciudades (por encima de 250.000) de las que solo seis superan el medio millón".

 

Fecundidad aún más baja

Una diagonal imaginaria cruza el mapa de España desde los Pirineos a Huelva surcando Madrid. La dibuja el profesor Joaquín Recaño. De la línea hacia el norte y el oeste, la fecundidad es "bajísima". "En algunos lugares está ya por debajo del hijo por mujer, como en Galicia, Asturias y Castilla-León. La tasa mínima para asegurar el reemplazo de una generación por la siguiente es de 2,1 hijos por mujer; la media española ronda el 1,3.

Al otro lado de la línea, hacia el este y el sur, la situación es distinta. La fecundidad sigue siendo baja, pero no tanto, alentada en determinados puntos por la buena situación económica. "En algunos momentos previos a la crisis la fecundidad era más elevada en Cataluña que en Andalucía", describe el experto, que pone como ejemplo de sitio fecundo a Sant Cugat del Vallès (Barcelona), un municipio de 90.000 habitantes que ha crecido un espectacular 72% desde el año 2000, y que goza de uno de los niveles de renta más altos de España. "Es un lugar adonde se quieren ir a vivir las familias que quieren tener hijos", remata Joaquín Recaño.

La crisis de 2008 golpeó de pleno en la fecundidad, pero a aquella debacle económica se ha añadido otra, demográfica: no solo nacen menos niños, sino que cada vez hay menos mujeres en edad de tenerlos. "En los últimos 10 años hemos visto cómo ha retrocedido el número de mujeres en edad fértil. Las nacidas desde principios de los sesenta a mediados de los setenta [un grupo de población numeroso de la generación del baby boom] ya está fuera de sus edades fértiles en la mayoría de los casos", describe Recaño. A pesar de la recuperación económica y un ligero repunte de la fecundidad, los bajos salarios actuales hacen retrasar la decisión de formar pareja y tener hijos.

Además, hasta la llegada de la crisis las pequeñas ciudades se habían beneficiado de la inmigración en el saldo demográfico, pero se redujo mucho cuando acabaron las oportunidades. "Vemos, además, que en muchos sitios se están perdiendo más españoles que extranjeros, por la mera razón de que los españoles que quedan son más viejos, y mueren", ilustra Recaño. Los españoles no solo son de media más mayores, sino que cambian de residencia menos que los extranjeros. España e Italia están en los niveles más bajos de movilidad de todo el continente, aunque la laboral aumentó el año pasado. "Los inmigrantes han arreglado los parches de movilidad: son los que se desplazan para ocupar los nichos que quedan desiertos en la agricultura, en la hostelería y el cuidado de ancianos", describe el investigador, experto en este ámbito específico de la demografía. A los inmigrantes se les debe uno de cada cuatro cambios de residencia que hubo en España entre 2001 y 2005.

"La hipermovilidad de la población extranjera es la que ha mantenido los flujos entre comunidades autónomas, no ya los antiguos interregionales [por ejemplo, de regiones del sur al norte y noreste], que están de capa caída". Fuera de esa dinámica, el único flujo "interesante" de emigración interior dentro de España, según Recaño, es la de los jóvenes universitarios del interior hacia las ciudades.



España prepara una Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico que se presentará, de cumplirse lo anunciado, la próxima primavera. La comisionada, Isaura Leal, cree que hay que consolidar las fortalezas de estas ciudades medianas, pierdan o no población. "Hay que dotarlas de oportunidades, que lo son para todo el territorio de su zona de incidencia; también de buena prestación de servicios básicos y de igualdad de oportunidades, para que los derechos de los ciudadanos sean efectivos, no solo nominales, para todos, sin importar en qué lugar vivan". En ese objetivo, apunta, será necesaria la participación de todas las administraciones, la UE, y también del sector privado. Fijar población es importante también para evitar, considera la responsable, la concentración excesiva de población en unos cuantos puntos. "Las grandes megalópolis generan una enorme brecha de desigualdad y de tensión social y económica".

El difuso límite entre pequeña ciudad y pueblo grande

“Las ciudades pequeñas no están siendo muy estudiadas”. No hay una definición en España y eso dificulta el análisis, apunta Dolores Sánchez Aguilera, presidenta del grupo de Geografía de la Población de la Asociación de Geógrafos Españoles. “Considerar ciudad o no ciudad depende mucho de la zona: no es lo mismo una ciudad pequeña en el interior de Cataluña o en la provincia de Burgos, donde una ciudad podría considerarse como tal con un número de habitantes muy pequeños, que un municipio con más habitantes en un entorno metropolitano. Falta una definición única porque lo que da sentido a una ciudad son las funciones, los servicios, el comercio…”. Sánchez Aguilera pone el ejemplo de poblaciones grandes en el entorno metropolitano. “Puedes tener un municipio con bastantes habitantes pero con mera función residencial (dormitorio), mientras que en la provincia de Teruel o en Castilla y León municipios con muy poca población, tienen funciones urbanas, por ser cabeceras de su entorno. No se debe equiparar”.

La comarcalización estricta no es, apuntan expertos consultados, una panacea. "No se trata tanto de recuperar la viejas comarcas, sino modelos más adaptados a la realidad actual del territorio y cómo está organizado", aventura José Ignacio Plaza. Comunidades como Aragón y Cataluña cuentan con un modelo de comarcalización, y en Galicia está pendiente de que se ponga en marcha. "No hay que crear un nivel añadido de Administración, con más gastos, sino de establecer unidades subprovinciales. En muchas provincias se produce una concentración excesiva de actividad en la capital provincial".

Escocia, ejemplo positivo

Muchos en la España despoblada miran con envidia el raro caso de las Tierras Altas de Escocia. Inversiones sostenidas durante décadas en alojamiento, beneficios fiscales, políticas de repoblación, buena conectividad a Internet y una apuesta por el turismo son algunas de las medidas aplicadas para que la remota región recupere población para alegría de propios y aliento para extraños, como los políticos y empresarios de las comunidades que pierden gente. Los de Teruel o Cuenca enviaron una delegación a Escocia para conocer sus buenas prácticas. El crecimiento demográfico en la zona ha doblado el de Escocia de 1996 a 2016. Una de las ciudades más castigadas por la bajada de población en el pasado, la norteña Inverness, ha pasado de unos 47.000 habitantes en 2000 a rozar los 64.000 en 2016.

En España no hay motivo para pensar en ese alivio a medio plazo. "La tendencia general de la estructura demográfica es en negativo. Lo único que podría ayudar sería la inmigración, pero a escala planetaria, ya lo estamos viendo, no son buenos tiempos para la movilidad", precisa Joaquín Recaño. Desde el CSIC, Diego Ramiro Fariñas adelanta un panorama hoy inaudito: "Las ciudades competirán entre sí para ver cómo atraer más gente".


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información