Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quimioterapia en aerosol a presión para tumores del peritoneo

El tratamiento tiene menos efectos secundarios y se controla mejor que el tradicional

Una enferma de cáncer de mama recibiendo quimioterapia.
Una enferma de cáncer de mama recibiendo quimioterapia. Getty Images

La quimioterapia en aerosol es la última novedad en tratamientos oncológicos ya disponibles. Se trata de una manera de dispensar esa medicación que causa menos efectos adversos para tumores de dentro del peritoneo (digestivos, ginecológicos, de colon, de apéndice), explica Gloria Ortega, del Servicio de Oncología Quirúrgica de MD Anderson Madrid. Además de en este centro privado, que la ha incorporado recientemente, el Hospital Doctor Negrín de Las Palmas (público) ha publicado resultados de su uso, según la librería de artículos científicos PubMed, la referencia mundial. Antes que ellos, en 2016, se notificó su uso experimental en la Clínica El Pilar del grupo Quirón de Barcelona, con Juan José Torrent y François Quenet, pero no hay un artículo al respecto en PubMed.

Los primeros artículos sobre este sistema son del alemán Mark A. Reymond en 2013, pero su uso en la clínica es prácticamente del último año. Por ejemplo, el artículo de los médicos del hospital canario se acaba de publicar. Y esta aproximación supone una evolución de la quimioterapia líquida que se usa actualmente en los tumores de dentro del peritoneo.

Paliativos

Ambas son “para pacientes que no se curan tras la cirugía y entran en paliativos, pero entendidos como un tratamiento que les permite seguir con su vida porque evitan que el tumor crezca, no como alguien agonizante en una cama”, explica la médica.

Las ventajas son que la quimioterapia vaporizada se administra con presión, por lo que llega mejor a toda la cavidad. Hay que tener en cuenta que previo a su uso ha habido una cirugía, y pueden aparecer adherencias que dificulten que la medicación se distribuya por el peritoneo (una especie de bolsa en la parte baja del abdomen) al ir a presión, y, por eso mismo, penetra mejor en las células tumorales. Con ello se pueden administrar dosis menores, y hay menos efectos adversos.

Además, la quimioterapia presurizada vaporizada intraperitoneal (PIPAC por sus siglas inglesas) se administra por vía laparoscópica, lo que supone solo dos pequeñas incisiones para el paciente. Se puede aplicar varias veces (la líquida solo se suministra una vez, cuando se opera) y, con la microcámara que se emplea, se puede ver, literalmente, la evolución del tumor, explica la médica.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >