Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las víctimas de abusos: “El discurso del Papa es una bofetada contra nosotros”

Los afectados critican el intento de Francisco de poner el foco fuera de la Iglesia

Miembros de ECA (Por el fin de los abusos de los sacerdotes), en la plaza de San Pedro del Vaticano. En vídeo, el papa Francisco cierra la histórica cumbre vaticana sobre pederastia.

Mark Benedict Coleridge, arzobispo de Brisbane (Australia), dio la clave en su discurso matinal invocando a Copérnico. “Las víctimas deben estar en el centro de la Iglesia, no al revés”. Paradójicamente, Roma ha asistido durante cuatro días a una cumbre paralela contra los abusos a menores en la Iglesia celebrada en la calle por los supervivientes de distintos países. Congregados principalmente bajo el paraguas de Ending Clergy Abuse (ECA), las víctimas han realizado protestas, marchas y ruedas de prensa para marcar de cerca lo que sucedía intramuros. Este domingo, tras escuchar el discurso del Papa, cundió la decepción entre todos ellos.

Miguel Hurtado, portavoz de la asociación española Infancia Robada, explicaba a EL PAÍS que se trata de “una bofetada a las víctimas”. “Es un discurso que se pasa la mitad del tiempo hablando de lo que sucede fuera de la Iglesia. Evade la responsabilidad. Cuando habla de la Iglesia, habla del Diablo, como si la víctima fuera la Iglesia. El Diablo son los obispos que han encubierto los abusos. Ha externalizado el problema, como si no fuera por culpa de la estructura de poder vaticana, que ha preferido defenderse a sí misma que proteger a los menores. Ni siquiera habla de rendición de cuentas, de cómo castigar a los obispos que no cumplen con su deber”.

Las principales asociaciones reivindican que el Vaticano asuma el principio de tolerancia cero estadounidense. Es decir, si un cura es condenado por abusar una sola vez de un menor, debe ser expulsado del sacerdocio para siempre. Además, piden que se termine con el secreto pontificio que pesa sobre los procesos por abusos, que se obligue a los obispos encubridores a rendir cuentas y que sea obligatorio en todos los países trasladar a la justicia civil todas las denuncias de este tipo contra religiosos. Nada de eso fue abordado por Francisco en su discurso, denuncian.

El italiano Francesco Zanardi, presidente de la Red de Víctimas de Italia, también lamentó que el Papa ha pronunciado solo “frases hechas” y no haya hablado de “procedimientos concretos, de dimisiones de obispos, de denuncias a la magistratura. La campaña de tolerancia cero anunciada por el Vaticano se ha convertido en credibilidad cero”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >