Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres mujeres más denuncian a uno de los detenidos de Callosa por abusos

Se trata del varón de 22 años que ya contaba con antecedentes por violencia machista y abusos sexuales

Más de 300 personas se concentraron el día 7 junto al Ayuntamiento de Callosa d’En Sarrià (Alicante) para condenar la supuesta agresión sexual. En el vídeo, declaraciones del delegado del Gobierno en la Comunitat.

Uno de los integrantes del grupo que presuntamente abusó sexualmente de una mujer de 19 años en Callosa d’En Sarrià (Alicante) en Nochevieja ha recibido tres denuncias por hechos similares desde su detención, según informa la Guardia Civil en un comunicado. Se trata del varón de 22 años que ya tenía antecedentes por violencia machista y abusos sexuales a una menor y que, como todos los implicados, fue enviado a prisión por el juzgado número 4 de Villajoyosa el pasado día 4.

Según relatan las mismas fuentes, la primera denuncia, por intento de agresión sexual y la comisión de un delito de abusos sexuales, la interpuso una menor de 17 años, al día siguiente de la detención. Según su declaración, el arrestado la recogió en su vehículo el pasado mes de octubre, sobre las dos de la madrugada, para llevarla a su domicilio en Callosa.

El acusado la amenazó con el fin de mantener relaciones sexuales e intentó introducirla en su vivienda. La víctima señaló que consiguió zafarse y huir de su agresor, aunque los investigadores consideran que “durante el forcejeo se habría producido un delito contra la libertad sexual”. El comunicado añade que, finalmente, la menor recibió la ayuda de otras personas.

La segunda denuncia la presenta una mujer de 22 años tras conocer la detención de este presunto agresor. En enero del año pasado, esta mujer era pareja de uno de los también detenidos por la violación grupal del 1 de enero. En el día de los hechos, prosigue la Guardia Civil, la posible víctima y su expareja estaban en casa y recibieron la visita del denunciado y de otro amigo, al que los investigadores están tratando de identificar. Tras su llegada, tanto la denunciante como su entonces pareja “pierden el conocimiento hasta el día siguiente”, en que se encontró “desnuda de cintura para abajo y con lesiones internas”.

La tercera denuncia proviene de una mujer de 18 años, expareja del presunto agresor. Según su declaración, “durante un viaje realizado en junio de 2018”, el acusado “le obliga por la fuerza a mantener relaciones sexuales con él”, después de haber protagonizado una “violenta discusión” en presencia de terceros. Las fuentes consultadas indican que este hecho se está investigando, ya que consideran que existe la posibilidad de encontrar testigos presenciales “que podrían corroborar lo sucedido”.

Todas estas notificaciones se enmarcan dentro de la investigación abierta para esclarecer lo que sucedió la pasada Nochevieja en una vivienda de Callosa. El 1 de enero, la Guardia Civil recibió una llamada en la que se alertaba de una agresión sexual que cuatro hombres de 19, 21, 22 y 24 años estaban cometiendo contra una mujer de 19 años en el sótano de una vivienda en este municipio alicantino de apenas 7.000 habitantes.

Al personarse en el lugar de los hechos, los agentes sorprendieron a tres de los supuestos agresores in fraganti. Uno de ellos estaba echado sobre la muchacha, que yacía en el suelo semidesnuda, mientras que otro estaba subiéndose los pantalones. El cuarto sospechoso, que como todos los integrantes del grupo fue enviado a prisión provisional tres días después, fue localizado poco después.

Según el contenido de la declaración que han divulgado este miércoles diversos medios, la víctima declaró que se había “duchado” y “comido” y que recordaba “que estaba tumbada en el suelo, boca abajo, con varios chicos encima”. Añadió que los agresores le “sujetaban fuertemente contra el suelo” y que no sabía “si lo hacían con los pies o las manos”, pero que, en cualquier caso, “era una presión muy fuerte”. Además, indicó a los agentes que le dolía “la parte izquierda de la cara, debajo de la mandíbula” y que, “ya inmovilizada”, escuchó que le rompían la ropa. “Encontré después el mono que llevaba así, con la cremallera rota”. Finalmente, alegó que tenía “arañazos en la espalda”.

Por estos hechos, la defensa de la supuesta víctima de la violación en grupo pedirá al menos 15 años de prisión para cada uno de los agresores. A su juicio, todos ellos son autores de un delito de agresión sexual continuada y, además, cooperadores necesarios en las cometidas por sus compañeros. La decisión del abogado de la víctima contrasta con la del juzgado número 4 de Villajoyosa, cuyo titular envió a prisión a los cuatro presuntos agresores por un delito de agresión sexual, otros dos de abusos sexuales y otro contra la intimidad, a los que hay que añadir las agravantes de abuso de superioridad y trato vejatorio que se han añadido en la causa, según indicaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

El letrado de la defensa, Francisco González, sopesa además ampliar la acusación a un testigo del caso, propietario de la primera vivienda, ubicada en Benidorm, a la que los acusados trasladaron a la víctima para violarla, antes de optar por llevarla al domicilio de uno de ellos en Callosa. Según el abogado de la víctima, esta persona accedió a albergar a los miembros del grupo y a la chica, que ya mostraba signos evidentes de embriaguez y que posiblemente había sido drogada, aunque luego los expulsó sin interponer denuncia alguna. Los investigadores han solicitado un análisis toxicológico para confirmar si los asaltantes intoxicaron a la víctima con alguna sustancia inhibidora de la voluntad.

El abogado defensor de la víctima aludió además al vídeo que los propios agresores grabaron durante la presunta comisión de los delitos. Según explicó, se trata de un vídeo “repugnante” y “muy desagradable” de unos cinco minutos en los que se aprecia claramente todo lo sucedido y que, a juicio del letrado, atestigua que las relaciones no fueron consentidas, ya que la víctima no deja de repetir “no, no, no” y “parad, parad”. La existencia de estas imágenes ha sido confirmada por fuentes de la investigación, que además han señalado que ya han obtenido la autorización del juzgado para rastrear el contenido de los móviles de todos los acusados.

Por su parte, el abogado de dos de los detenidos, Joaquín Ródenas, declaró a Efe que sus defendidos, los presuntos agresores de 19 y 24 años, no recuerdan “nada”, ni siquiera cómo llegaron a la vivienda de Callosa. Ródenas afirmó que sus defendidos admitieron estar de fiesta en Benidorm durante la Nochevieja y que después se trasladaron a una vivienda de esta misma localidad para continuar consumiendo bebidas. Según su declaración, los acusados indicaron que “apareció” una bebida de la que desconocen su procedencia y que, desde ese momento, “no recuerdan nada”.

El letrado manifestó también que sus defendidos son “dos chicos sin antecedentes ni problemas, sino que son gente trabajadora y normal” que están viviendo “una situación horrible” y que todo lo que está sucediendo en torno a esta situación les provoca “asombro” y “pesadumbre”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información