Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía busca más víctimas de ‘la manada de Callosa’

Cuatro jóvenes agredieron sexualmente a una chica de 19 años en la localidad alicantina y grabaron la agresión

Manifestación de repulsa por la agresión en el Ayuntamiento de Callosa d'En Sarriá. En vídeo, la Guardia Civil no descarta que haya más víctimas por parte de 'La Manada de Callosa'.

Los cuatro integrantes de la manada de Callosa d’En Sarrià (Alicante), detenidos el pasado 1 de enero como presuntos autores de una agresión sexual a una joven de 19 años, metían miedo allá por donde pasaban. En Benidorm, ciudad situada a cerca de 20 kilómetros de su residencia, eran bien conocidos y nadie quería mezclarse con ellos. Hasta esta Nochevieja se creían impunes pese a acarrear todo un historial de asaltos, agresiones y violaciones. Tan a salvo se veían que llevaron a la víctima a la casa de uno de ellos, donde grabaron toda la agresión. Incluso en sus propias familias estaban hartos de ellos. Fue la hermana de uno de los asaltantes la que acabó denunciándolos. Las fuerzas de seguridad esperan nuevas acusaciones, ya que los jóvenes son sospechosos de agresiones anteriores.

La denunciante se hallaba en la parte superior de la vivienda mientras ocurrían los hechos, según fuentes de la Guardia Civil. En un momento dado, bajó al sótano y descubrió a su hermano y tres de sus amigos, de entre 19 y 24 años, en torno a la víctima, que estaba desnuda de cintura para abajo. La mujer llamó inmediatamente a las fuerzas de seguridad. Contó lo que había visto y esperó su llegada. Al irrumpir en el domicilio, los agentes de la Guardia Civil sorprendieron in fraganti a tres de los integrantes del grupo. Uno de ellos estaba sobre la muchacha. Otro se subía los pantalones cuando entraron los agentes. El cuarto fue localizado poco después.

Los cuatro fueron detenidos el 1 de enero y tres días después pasaron a disposición del juzgado número 4 de Villajoyosa, donde un juez decidió enviarlos a la prisión alicantina de Fontcalent acusados de un delito contra la intimidad, otro de agresión sexual y dos de abusos sexuales. Uno de ellos ya tenía antecedentes por violencia de género y abusos sexuales contra una menor.

Durante la detención, los agentes descubrieron que los asaltantes habían grabado toda la agresión. En ella se puede ver cómo la víctima trata de zafarse de la violación. Sin embargo, el estado en el que fue encontrada —de embriaguez y bajo los posibles efectos de alguna droga inhibidora de la voluntad— le impidió defenderse. De hecho, los investigadores han solicitado que se le practique un estudio toxicológico completo que aclare este punto, ya que al ser atendida, los agentes observaron que no recordaba nada y presentaba evidentes síntomas de desorientación. “Apenas podía andar”, según informó el instituto armado en una nota. Los resultados de este estudio, según advirtieron fuentes de la investigación a Efe, puede que tarden uno o dos meses en llegar.

Mientras la investigación sigue su curso, la Guardia Civil espera a que se amplíe el número de denuncias interpuestas contra los integrantes de este grupo. Los agentes de la Policía Judicial de Villajoyosa y del puesto de Callosa d’En Sarrià sospechan que hay al menos dos casos más de agresiones sexuales a mujeres que podrían estar protagonizadas por estos mismos individuos, ya que presentan características similares. Y, tras su detención, no descartan que surja alguna más, en el caso de que las posibles víctimas se sientan más seguras tras ver a sus agresores en prisión.

Una violación cada cuatro horas

En España se denunciaron 1.305 agresiones con penetración entre enero y septiembre de 2018, según datos del Ministerio del Interior. Son hasta cinco violaciones al día, una cada poco más de cuatro horas. Y suponen un incremento del 23% respecto a 2017.

Con todo, Eurostat sitúa a España entre los países europeos con menos denuncias por violación. De 32 países analizados por la oficina de estadística europea, quedó en el puesto 25. Mientras en Suecia se denunciaron 56,8 violaciones por cada 100.000 habitantes en 2015, en España se registraron 2,65 denuncias, 20 veces menos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >