Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso revierte el aumento de la jornada lectiva de los docentes aprobado por el PP

El proyecto de ley, que suprime la subida de hasta el 20% de las ratios en el aula, se aprueba sin ningún voto en contra

Isabel Celaá en el Congreso de los Diputados.
Isabel Celaá en el Congreso de los Diputados. EFE

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado hoy el proyecto de ley que revertirá los recortes educativos introducidos por el Gobierno del PP. La nueva norma, desarrollada por el Ministerio de Educación, contempla suprimir tres medidas: el aumento obligatorio de la jornada lectiva de los docentes (fijada en un mínimo de 25 horas, en infantil y primaria, y en 20, en secundaria), la posibilidad de elevar hasta un 20% las ratios máximas de alumnos por aula y la espera de 10 días lectivos para nombrar a funcionarios interinos que sustituyan a profesores titulares de baja.

"El Gobierno pretende devolver al sistema, de forma gradual, la normalidad y los recursos recortados durante la crisis económica", ha explicado la ministra de Educación, Isabel Celaá, para quien las medidas que contempla "van a dar un nuevo ambiente a las escuelas al permitir que el profesorado trabaje en mejores condiciones, lo que redundará en la calidad"."Cada alumno se va a sentir mucho mejor tratado según sus necesidades", ha añadido. La normativa se ha aprobado con 168 votos a favor -de PSOE, Podemos, Compromís, Esquerra, PDeCAT, y PNV-, 162 abstenciones -de PP y Ciudadanos-, y ningún voto en contra.

El proyecto de ley -denominado de mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia y la enseñanza en el ámbito de la educación no universitaria-, modifica el Real Decreto Ley 14/2012 aprobado por el PP, que en lo que respecta a la jornada de los docentes, fijó un mínimo de 25 horas en primaria (hasta ese momento ese era el máximo) y de 20 en secundaria (la horquilla iba de 18 a 21). Esa modificación supuso que aunque la semana de trabajo continuara siendo la misma (37,5 horas), los docentes contarían con menos tiempo para otras actividades relacionadas con la calidad de la enseñanza: desdobles en clases más pequeñas, preparar los temas, atender a las familias o las guardias para cubrir la ausencia de algún colega.

Serán las autonomías las que decidan las horas lectivas semanales en los centros públicos. El Ministerio recomienda un máximo de 23 horas en infantil, primaria y educación especial, y de 18 en el resto de enseñanzas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información