Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas rechaza la petición española de cambiar la ley sobre homeopatía

La Comisión cree que la directiva actual es suficiente garantía para los consumidores

Productos de homeopatía en una farmacia de Madrid.
Productos de homeopatía en una farmacia de Madrid.

La Comisión Europea no cambiará la directiva sobre el uso de productos homeopáticos en la Unión. El Gobierno español pidió retocar el texto que regula esta terapia —cuyas propiedades no están avaladas científicamente— durante una reunión informal celebrada en septiembre en Viena, al considerar la actual normativa "un riesgo para la salud de los ciudadanos". Bruselas no comparte esa opinión, y ha informado de que no entra en sus planes modificarla. "El marco actual halla un equilibrio entre garantizar su calidad y seguridad e informar a los consumidores, incluyendo a los profesionales sanitarios", ha defendido el comisario de Salud, Vytenis Andriukaitis, en respuesta a las preguntas del eurodiputado socialista José Blanco.

La batalla se libra en torno al uso de la expresión medicamento homeopático en la directiva europea. El Gobierno español ve un riesgo asociar ese término a una terapia cuya eficacia no está probada. Y cree que incumple la definición de medicamento recogida en la legislación, donde se especifica que para serlo "ha de tener propiedades curativas o preventivas". Tras conocer la contestación de Bruselas, el Ejecutivo de Pedro Sánchez, embarcado en una estrategia contra las pseudociencias, ha insistido en que considerar la homeopatía un medicamento tiene consecuencias. "Supone un riesgo potencial porque incide en la información objetiva que los profesionales y la ciudadanía reciben sobre las alternativas terapéuticas disponibles", advierte el Ministerio de Sanidad.

La presión de España en la UE buscaba evitar la confusión sobre los supuestos beneficios de estos remedios, máxime después de que se hayan registrado casos de fallecimientos por elegir la homeopatía como alternativa a la medicina tradicional. Según los últimos datos que maneja el Gobierno español, más de dos millones de personas utilizan productos homeopáticos en lugar de medicamentos que han demostrado su efectividad y superado múltiples ensayos.

El Ejecutivo comunitario considera que la ley europea es lo bastante garantista y no tiene la culpa de eventuales interpretaciones erróneas. El comisario de Salud ha recordado que la directiva impide a los productores asociar "declaraciones de carácter clínico con los medicamentos homeopáticos sin que se haya demostrado su eficacia terapéutica". Y ve suficiente garantía la exigencia de que todos incluyan la notificación de "medicamento homeopático sin indicaciones terapéuticas aprobadas" junto a una advertencia para que el usuario consulte a un médico si los síntomas persisten. Además, recuerda que son los Gobiernos nacionales los que deben vigilar que no haya publicidad engañosa.

La Comisión dice ser consciente de que España está preocupada por el fenómeno, cada vez más documentado, de pacientes que sustituyen un tratamiento médico por productos homeopáticos, pero opina que la información que se ofrece al cliente es la idónea, y su foco se centra en garantizar que su ingesta no sea un peligro. No aborda, sin embargo, la problemática de los enfermos que lo toman como reemplazo de otro medicamento avalado por decenas de estudios. "Los medicamentos homeopáticos y los convencionales deben cumplir los mismos requisitos de fabricación, distribución y vigilancia farmacológica. En ausencia de datos clínicos, los productores no pueden poner reclamos terapéuticos sobre sus productos", reitera Bruselas.

Según Andriukaitis, España es el único país de la UE que ha pedido una modificación de la norma. Pero algo se está moviendo en los Estados miembros, y parece cuestión de tiempo que esa soledad se revierta. Reino Unido ha dejado de financiar la homeopatía en la sanidad pública. Francia, que por ahora subvenciona el 30% de su coste, está redefiniendo su política al respecto. El Ministerio de Salud ha ordenado a la denominada Alta Autoridad Sanitaria que examine la conveniencia de seguir con los pagos. Esta, ante la amplitud de la tarea, ha anunciado que retrasará su respuesta de febrero a primavera. Y en Italia no se ha olvidado el caso del niño de siete años que murió por las complicaciones de una otitis tratada con productos homeopáticos y no con antibióticos.

Aunque Bruselas no está dispuesta a corregir la ley, tampoco se opone a que los países pongan en marcha campañas informativas por su cuenta. "Los Estados miembros siguen teniendo libertad para adoptar acciones a escala nacional con el fin de incrementar la concienciación en torno a las características de los medicamentos homeopáticos", afirma Andriukaitis.

La Asamblea Nacional de Homeopatía ha interpretado la contestación de la Comisión Europea como un "respaldo claro y rotundo" a los medicamentos homeopáticos. Y ha llamado al Gobierno español a reconsiderar "su particular cruzada" contra los mismos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >