Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y Arabia Saudí, a la cola de la lucha contra el cambio climático

Los dos países, que han bloqueado en la cumbre de la ONU un importante informe, ocupan los últimos puestos en la lucha contra el calentamiento, según un ranking internacional

Protesta este fin de semana en Ginebra (Suiza) contra el cambio climático.
Protesta este fin de semana en Ginebra (Suiza) contra el cambio climático.

EE UU y Arabia Saudí están a la cola de la lucha internacional contra el cambio climático. Estos dos países, que este fin de semana han bloqueado junto a Rusia y Kuwait la asunción en la cumbre del clima de Katowice (Polonia) de un importante informe científico sobre el calentamiento, figuran en las últimas posiciones de la clasificación elaborada por las organizaciones Germanwatch, Instituto New Climate y la Red de Acción Climática (CAN).

Este informe analiza los avances en la lucha contra el calentamiento de 56 países, que acumulan más del 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta. En concreto, los especialistas de estas tres organizaciones analizan cuatro campos: las emisiones de efecto invernadero, la implantación de renovables, el uso de la energía y las políticas climáticas. Y los dos últimos puestos son para EE UU y Arabia Saudí.

Estados Unidos ocupa el penúltimo lugar y cae tres posiciones respecto al índice del año anterior. "Esto supone una continuación de la tendencia a la baja desde la retirada del país del Acuerdo de París". EE UU, de la mano de Barack Obama, lideró en 2015 la adopción del pacto contra el calentamiento en la capital francesa. Pero, al año siguiente, Donald Trump ganó las elecciones y empezó a torpedear este pacto y la lucha internacional contra el cambio climático. Trump ha reiterado en varias ocasiones que su país saldrá el pacto, pero varias cláusulas del acuerdo impiden que ese anuncio se haga efectivo hasta 2020.

"La negativa del presidente Trump a reconocer que el cambio climático está causado por los seres humanos, y el desmantelamiento de la regulación política diseñada para reducir las emisiones de dióxido de carbono", señala el informe presentado este lunes, hace que EE UU también reciba una mala nota en el apartado de política climática. El informe, sin embargo, resalta algunos aspectos positivos, como las políticas contra el calentamiento que sí están aplicando los Estados y ciudades de EE UU a pesar de Trump. Y recuerdan también la mayoría que han logrado los demócratas en la Cámara de Representantes tras las últimas elecciones.

El último lugar del ranking lo ocupa Arabia Saudí, uno de los mayores productores de petróleo del mundo, cuya economía depende de los combustibles fósiles, los grandes enemigos de la lucha contra el calentamiento. Señalan los expertos de estas tres organizaciones que la dictadura de Arabia Saudí está tomando medidas para implantar energías renovables, pero "no ha adoptado objetivos de reducción de sus emisiones". Y advierten del papel negativo de este país en las negociaciones internacionales.

Alianza contra la ciencia

Ese papel negativo de Arabia Saudí se plasmó este fin de semana con el bloqueo del informe sobre cambio climático elaborado por el IPCC (el grupo de expertos encargados de monitorizar para la ONU los efectos del calentamiento y las formas de combatirlo). Este informe advertía a los países de que se necesitan medidas urgentes y drásticas contra el calentamiento si se quiere cumplir con las metas del Acuerdo de París. La cumbre del clima de Katowice, que afronta su última semana, debía acoger "con satisfacción" ese informe. Pero Arabia Saudí, junto con EE UU, Rusia y Kuwait, formaron un bloque contra esa fórmula. 

Los cuatro Estados defendían que la cumbre debía optar por la fórmula "tomar nota", mucho más tibia, a lo que se negaron otros muchos países. Al no haber acuerdo, este punto quedó sin aprobar. Esto no tiene, en principio, efectos prácticos, pero sí supone una señal preocupante para las negociaciones que deben cerrarse esta semana, según los analistas. Los negociadores de casi 200 países deben desarrollar las normas de aplicación del Acuerdo de París.

La fórmula del "tomar nota" fue la que finalmente salió a principios de mes de la cumbre del G-20 celebrada en Argentina en la declaración final. Trump no logró que de esa declaración se suprimieran las referencias al cambio climático y al informe del IPCC, pero, de nuevo, hizo que se incluyera una postilla en la que se recuerda que EE UU saldrá del Acuerdo de París. Esta misma fórmula es la que se usa en las cumbres del G-20 cuando se habla de calentamiento global desde que Trump ganó las elecciones. En algunas de estas citas EE UU ha encontrado un aliado en Arabia Saudí contra los pronunciamientos rotundos contra el cambio climático.

El informe del IPCC recordaba a los países la necesidad de reducir drásticamente sus emisiones de aquí a 2030 (alrededor de un 45% respecto a los niveles de 2010). Esa reducción supone multiplicar los esfuerzos respecto a los compromisos que están sobre la mesa ahora. "Los países deben cumplir sus compromisos, pero también elevar su ambición", ha señalado este lunes el secretario general de la ONU, António Gutérres. "Necesitamos movimientos claros no solo de los gobiernos nacionales, sino también de otros actores como los gobiernos subnacionales, las empresas y los inversores", indicó Gutérres en unas declaraciones en Katowice recogidas por Efe.

Precisamente este lunes más de 400 inversores, que gestionan activos por valor de 32 billones de dólares, presentaron una declaración en la que instan a los gobiernos a que aumenten sus planes de recortes de emisiones para cumplir con el Acuerdo de París. Entre los firmantes están el BBVA, el Caja de Ingenieros y el fondo de empleados de Telefónica.

Leve mejora de España

El informe de Germanwatch y el resto de organizaciones sitúa a España en el puesto 35, en la parte media. Supone un avance de tres puestos respecto al año pasado, pero las emisiones de gases de efecto invernadero siguen siendo un lastre. Y recuerdan que esas emisiones sitúan a España “lejos” de alcanzar un nivel compatible con el cumplimiento del Acuerdo de París.

Sin embargo, el informe destaca como positivo que el Gobierno esté preparando una ley de cambio climático y un plan de energía y clima, que se presentará en breve.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información