SANIDAD

“No se puede atender a los pacientes en tres o cuatro minutos”

Los médicos de familia andaluces paran para pedir más tiempo por enfermo y mejores condiciones

Médicos de atención primaria durante la concentración a las puertas del SAS en Sevilla.
Médicos de atención primaria durante la concentración a las puertas del SAS en Sevilla. Julio Muñoz / EFE

Los médicos de atención primaria en Andalucía han parado este martes, en plena campaña electoral, para reivindicar mejores condiciones laborales. A una huelga de 24 horas y concentraciones a las puertas de los centros de salud se ha sumado una protesta de más de medio millar de profesionales frente a la sede del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en Sevilla para denunciar “la enorme sobrecarga asistencial” que vienen soportando. “Todas nuestras reivindicaciones se pueden concentrar en una: necesitamos tiempo y medios para ver a nuestros pacientes, mínimo necesitamos 10 minutos para atenderlos adecuadamente. No se puede hacer en tres o cuatro minutos”, ha criticado el presidente del Sindicato Médico Andaluz, Rafael Carrasco. La Junta defiende que viene desarrollando “una estrategia para reforzar los servicios” en esta área.

Más información

Con unos servicios mínimos del 40%, el sindicato cifra el seguimiento del paro, al que estaban llamados más de 7.500 médicos, en un 85% frente al casi 18% que señala la Administración, quien apunta que no se han registrado incidencias. En el centro de salud Marqués de Parada, en el casco antiguo de la capital andaluza, la jornada ha transcurrido con normalidad. “Llevamos esperando lo mismo de siempre, no hemos notado diferencia”, señala Margarita Santos, una paciente. La huelga solo se nota por los carteles colgados en las puertas de la consulta de aquellos médicos que han secundado el paro. “Ni me había enterado de que había huelga”, reconoce Pilar Ruiz, que aguarda a que le atienda el médico en la sala de espera. Esta huelga coincide con la que se está viviendo esta semana en Cataluña

Con pancartas, silbatos y hasta villancicos, los manifestantes han denunciado ante la sede del SAS la falta de profesionales “para cubrir las necesidades asistenciales de los ciudadanos”. Según el sindicato, harían falta 400 profesionales más. “Padecemos unas urgencias colapsadas en los centros de salud que, a su vez, redundan en el colapso de las urgencias hospitalarias. Los recursos para las urgencias extrahospitalarias de los equipos móviles son insuficientes, por lo que la población sufre retrasos de horas para recibir atención”, denuncia el portavoz, quien resalta la necesidad de que “se cubran todas las ausencias de los compañeros sea por bajas o vacaciones”.

La Consejería de Salud señala que, en el último trimestre de 2017, se contrataron casi 400 profesionales y que en este último trimestre se contratarán más de 1.300, por lo que la plantilla crecerá en más de 1.700 profesionales en un año. Señala que el objetivo es que cada médico no tenga más de 1.500 pacientes asignados. “Están intentado aumentar las contrataciones, pero esto es lo que se nos debe por los tremendos recortes que hicieron en 2012, están tapando ahora deficiencias que ya se debían haber tapado”, señala el secretario general del sindicato, Ángel Tocino. Los profesionales también denuncian que son los que menos cobran de toda España, unos 5.000 euros menos al año, y piden la implantación de los mismos complementos retributivos que tienen otros facultativos. Según el sindicato, el sueldo de un médico sin guardias ni carrera profesional y con una edad media de 45 años es de 1.800 euros mensuales.

Ante la coincidencia de la huelga con la campaña electoral, Carrasco ha asegurado que “este movimiento lleva meses funcionando con concentraciones y movilizaciones en todos sitios”. “Pero nos hemos visto obligados a convocar el paro cuando la presión de los compañeros ha sido suficientemente alta, llevamos meses pidiendo reuniones y han esperado al último día para convocarla”, apunta Carrasco. Miembros del sindicato se reunieron con la directora gerente del SAS, Francisca Antón, el pasado día 23 sin que llegaran a un acuerdo. “Las buenas palabras e intenciones no sirven para desconvocar una concentración de este tipo”, afirma Carrasco.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50