Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Charles Michèle de l'Epée, el padre de la educación pública para sordos

El clérigo francés, reconocido por la Asamblea Nacional como “benefactor de la humanidad”, utilizó su patrimonio para integrar en la sociedad a las personas con discapacidad auditiva

Charles Michèle de l'Epée
El padre Charles Michèle de l'Epée enseña lenguaje de señas a un sordomudo. Getty Images

El clérigo francés Charles Michèle de l'Epée es una de las figuras más destacadas de la historia para las personas sordas. Si bien él no sufría discapacidad auditiva, es considerado un miembro ilustre de esta comunidad por haber contribuido de manera decisiva al acceso a la educación pública y gratuita de los sordos a través del uso de la lengua de signos.

Hijo de una familia adinerada e inteligente como para obtener el título de Teología a los 17 años, De l’Épée desarrolló, como pedagogo y logopeda, un método sistemático para enseñar a las personas con discapacidad auditiva y un alfabeto manual, al que llamó Lengua de Signos Francesa, que fue adaptado a la Lengua de Signos Americana unas décadas después de su muerte. Su trabajo, altruista y muchas veces filantrópico con su propia riqueza familiar, lo han convertido en una figura tan determinante que la comunidad de personas sordas de Francia tiene en la fecha de su nacimiento su celebración anual más importante.

Charles Michèle de l'Epée nació el 24 de noviembre de 1712, en la localidad francesa de Versalles. Hijo de un arquitecto y en el seno de una familia acomodada, inició los estudios para ser sacerdote siendo aún un adolescente y, a pesar de terminar Teología con 17 años, su padre lo orientó por el Derecho, convirtiéndose en abogado a los 21 años. De niño practicaba el alfabeto manual francés, una especie de lengua de signos con los dedos, muy extendido en aquella época entre los escolares y que, sin duda, influyó en la vocación que desarrolló a lo largo de su vida.

También estudió Filosofía y obtuvo un doctorado, pero su ilusión de ordenarse sacerdote se truncó debido a sus ideas progresistas, ya que le fue negado ese sacramento por no refutar en público la validez de las ideas jansenistas, una corriente católica muy popular en Francia en las primeras décadas del siglo XVIII. Por este motivo solo recibió el título de abate, aspirante a abad, y que permitía realizar algunas labores religiosas como ser tutor de niños o atender a las familias ricas como consejero espiritual.

Charles Michèle de l'Epée orientó su vocación religiosa a las obras relacionadas con la caridad. Buscaba dinero para ayudar a personas necesitadas, aunque buena parte de ese dinero para los proyectos que emprendía los conseguía de su propia fortuna familiar. Poco más se sabe de su vida y de sus obras de caridad hasta el año 1760, cuando asumió la responsabilidad de otro religioso amigo suyo y que falleció repentinamente en uno de los suburbios que visitaba, el padre Vanin, de educar a dos gemelas sordas muy pobres, de cuya formación espiritual se había encargado Vanin.

Las personas con discapacidad auditiva tenían en aquella época pocas oportunidades para salir adelante y, desde luego, ninguna facilidad. Las supersticiones y los prejuicios todavía estaban arraigados en demasiadas zonas de Europa occidental. Por ejemplo, el filósofo griego Aristóteles escribió en el año 355 a.C. que los sordos carecían de sentido y eran incapaces de razonar, algo que perduró más de un milenio como si fuera una verdad absoluta. Por fortuna, el médico Girolama Cardano, en el año 1500, realizó un estudio que demostró que los sordos eran capaces de razonar. Aun así, en gran parte de Europa las personas sordas estaban sujetas a edictos que les prohibía casarse, poseer bienes o, en algunos casos, incluso acceder a una mínima y elemental educación. Tan solo los niños sordos de familias ricas podían leer y escribir. Algunos, hasta aprendieron a hablar a través de maestros dedicados en exclusiva a ello y cuyos métodos, considerados casi milagrosos, se convirtieron en secretos bien guardados.

En París, la comunidad de personas sordas usaba un lenguaje manual común, y Charles Michèle de l'Epée comenzó a enseñar a las gemelas utilizando una forma de señales manuales que sustituían los sonidos del alfabeto. Los resultados fueron excelentes y se convenció de que era posible enseñar a los sordos a través de un lenguaje de señas, así que a partir de ese momento se propuso abrir una institución para recibir a otros niños sordos e instruirlos enseñándoles religión. Así, en 1755, y financiándola con sus propios medios, fundó la Institution Nationale des Sourds-Muets en la capital francesa, llenando sus aulas con menores sordos que él mismo reclutaba por toda la ciudad.

El verdadero avance del clérigo en la educación de sordos fue su afirmación de que las personas sordas deben aprender visualmente lo que otros adquieren al escuchar, y su método de enseñanza sentó las bases de la instrucción sistemática de sordos posterior. “Todos los sordomudos que recibimos ya tienen un lenguaje”, escribió. “Tienen el hábito de usarlo y comprenden a los demás que lo hacen. Con él expresan sus necesidades, deseos, dudas, dolores, etcétera, y no cometen errores cuando otros se expresan de la misma manera. Queremos instruirlos y, por lo tanto, enseñarles francés. ¿Cuál es el método más corto y fácil para expresarnos en su lenguaje? Al adoptar su lenguaje y hacerlo conforme a reglas claras, ¿no podremos dirigir su instrucción como deseamos?”

De l’Épée adoptó una visión democrática de la educación para los discapacitados auditivos. Lo hizo siempre con la caridad con la que se comprometió cuando quiso ordenarse sacerdote y no se lo permitieron. Nunca quiso enriquecerse con sus métodos, ni tan siquiera cuando entre sus alumnos sordos se encontraban los de las clases altas de Europa, sino que, al contrario, se empobreció para enseñar a niños de todos los ámbitos de la sociedad. Aumentó de manera paulatina el número de alumnos que recibía y daba a conocer sus éxitos con exhibiciones en su propia casa: el religioso dictaba una oración a sus estudiantes en su lenguaje de señas y luego ellos la transcribían al francés escrito. En su escuela los estudiantes también aprendían a hablar recurriendo a métodos que ya existían y que eran exitosos.

Pero esa pedagogía educativa no estaba exenta de grandes desafíos. Uno de ellos era la complejidad del propio idioma francés, con las terminaciones de las palabras y el orden de ellas en una oración. De l’Épée ideó una serie de signos de mano para el final de las palabras en francés y un vocabulario que se basó en las raíces latinas de las palabras. Este sistema evolucionó a lo que se conoció como Lengua de Signos Francesa (lo que llamamos signos metódicos), y fue tal su éxito que de París se extendieron sus hazañas educativas a Francia y, de ahí, a Europa.

El obispo de Burdeos, por ejemplo, al enterarse de los éxitos de los estudiantes que el abate tenía en París, envió allí a un niño que luego fue quien sucedió al propio De l’Épée tras su muerte. Este maestro, convertido después en el abate Roch-Ambroise Sicard, fundó la segunda escuela para sordos en Burdeos alrededor del año 1786. En su escuela de París el clérigo de Versalles recibió a muchas personas de otros países europeos interesadas en su actividad. Varias de esas personas regresaron después a sus países de origen y fundaron en ellas escuelas similares, lo que le reportó a Charles Michèle de l'Epée fama continental y expansión a su método de enseñanza.

De l’Épée fue una de las primeras personas en reivindicar que los sordos eran ciudadanos con plenos derechos en la sociedad según la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de Francia. Como escribió en su libro de 1784, ‘El verdadero método de educar a los sordos, confirmado por mucha experiencia’, “la religión y la humanidad me inspiran con un interés tan grande en una clase de personas verdaderamente indigentes que, aunque son similares a nosotros mismos, se reducen, por así decirlo, a la condición de animales siempre que no se intente rescatarlos de la oscuridad que los rodea, por lo que considero una obligación absoluta hacer todo lo posible para liberarlos de estas sombras”.

Sin embargo, a pesar de sus logros, fue acusado de que sus alumnos no hacían otra cosa sino aprender de memoria pero sin tener comprensión del lenguaje ni capacidad de construir oraciones por sí mismos. Con la tenacidad que lo caracterizaba, De l’Épée también demostró que sus detractores estaban equivocados, ya que Clement de la Pujade, uno de sus estudiantes sordos, fue reconocido por un discurso de cinco páginas en latín y por su participación en una discusión sobre la historia del pensamiento filosófico.

Su fama fue tal en vida que Luis XVI apoyó financieramente el instituto para sordos que dirigía y hasta el emperador del Sacro Romano Germánico José II visitó su escuela y le llegó a ofrecer una abadía a L'Épée, que rechazó. Sin embargo, el emperador mandó a un abate para que aprendiese la técnica del francés, y a su vuelta fundó una institución para sordos en Viena.

Sin embargo, Charles Michèle de l'Epée murió casi en la indigencia el 23 de diciembre de 1789 en París. A pesar de su renombre, acabó arruinado por su causa. Sus propios estudiantes contaban que murió sin calor en sus habitaciones para que ellos pudieran tener lumbre en las suyas. Cuando murió fue enterrado en la iglesia de Saint-Roch en París, y en 1838 se erigió un monumento de bronce como reconocimiento sobre su tumba.

Poco antes de su muerte, una delegación de estudiantes y representantes de la recién creada Asamblea Nacional de Francia lo visitó. El cuerpo legislativo, instaurado a raíz de la Revolución Francesa ese mismo año, se comprometió a continuar con su trabajo, así la escuela de De l’Épée fue asumida formalmente por el gobierno francés en 1791, y permanece abierta hoy con el nombre de Institut National de Jeunes Sourds de París. La Asamblea también nombró al abate “benefactor de la humanidad” por su contribución a la educación y al desarrollo de la comunidad sorda.

Los métodos de trabajo del religioso De l’Épée continuaron dando frutos varias generaciones de sordos después de su muerte, con destacados intelectuales en la Francia de los siglos XVIII y XIX. Estos logros sirvieron para otorgar a su escuela y a su tradición de enseñanza el mote de “método francés”, según el cual, la prioridad era la formación intelectual de los alumnos a través del desarrollo de habilidades en la lectoescritura. Y es que Charles Michèle de l'Epée educó, instruyó y formó a una población abandonada que nadie sabía cómo entender y a la que nadie quería atender. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información