Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El doctor Cavadas reconstruye la cara y la mano a un hombre atacado por una hiena

El keniano Lonunuko Lekindeye sufrió gravísimas heridas al tratar de socorrer a una vecina de su aldea

El cirujano Pedro Cavadas con Lonunuko Lekindeye, este martes en el Hospital de Manises.

El doctor Pedro Cavadas ha reconstruido la cara y una mano a un hombre keniano de 52 años que hace seis fue atacado por una hiena y sufrió gravísimas heridas. "Casi se lo comió", ha contado Cavadas este martes en el Hospital de Manises, en Valencia, donde han tenido lugar las operaciones.

Conocido por sus prodigiosas intervenciones quirúrgicas, Cavadas ha relatado la historia de Lonunuko Lekindeye, natural de Kakare, una pequeña aldea situada cerca del parque natural de Marsabit, al norte de Kenia, que en 2012 intentó salvar a una vecina que estaba sufriendo el ataque de una hiena, que son poco frecuentes pero terroríficos. "Cuando ya le estaba mordiendo, él intentó golpear a la hiena, y cada vez que lo hacía la hiena le comía media mano. Tuvo la suerte de caerse hacia atrás en un sitio donde el animal no pudo entrar a por él, por eso sobrevivió. A la mujer se la comió, y luego la gente del pueblo mató a la hiena".

Lekindeye, un hombre menudo que a primera vista parece frágil, lo que desmiente su fuerte apretón de manos, ha comparecido junto a Cavadas y ha asegurado sentirse "muy contento" y agradecido. El doctor ha ido traduciendo del suajili sus explicaciones.

El ataque le dejó grandes secuelas: solo podía comer alimentos líquidos y tenía dificultades para manejar al pequeño rebaño con el que viven él, su mujer y sus siete hijos. En Manises ha sido sometido desde principios de septiembre a tres operaciones para reconstruirle la mandíbula, el paladar, el tercio medio de la cara, la nariz, la dentadura y la mano izquierda. "Ahora puede volver a masticar y a comer prácticamente cualquier cosa, se le entiende mucho mejor y tanto su aspecto como su capacidad de manipulación han mejorado mucho", ha afirmado Cavadas.

El coste de la atención sanitaria ha sido financiada a medias por la Fundación Pedro Cavadas, que trabaja en África, y el Hospital de Manises, que es de titularidad pública y gestión privada, lo que se conoce como modelo Alzira. Lekindeye tiene pendientes varias operaciones de menor envergadura, que el cirujano valenciano le practicará en Kenia.

"Tenemos que mejorar la posición del ojo izquierdo, que es protésico. Y la dentadura no se la hemos colocado porque no nos ha dado tiempo. Lo hemos retenido en el hospital todo lo que hemos podido, pero quiere regresar a su país cuanto antes para ayudar a mantener a su familia. Volverá esta semana". Su familia no ha visto todavía imágenes de su nueva cara, con la que según ha explicado el médico, vuelve a reconocerse cuando se mira en el espejo.

Cavadas ha resaltado lo rápido que se ha recuperado Lekindeye. "Es un tío tan duro que sobrevivió a que una hiena prácticamente se lo comiera. Para personas así, los postoperatorios son un paseo en barca".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información