Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

James Rhodes, sobre los abusos: “España tiene la oportunidad de hacer algo extraordinario”

El pianista, que fue víctima de violación cuando era niño, se muestra entusiasmado después de que el Gobierno haya anunciado que estos delitos no prescribirán

James Rhodes, el pasado julio en Madrid. En vídeo, entrevista concedida por el pianista a EL PAÍS el pasado 19 de septiembre.

En los últimos meses, James Rhodes (Londres, 1975) ha puesto rostro a la campaña para exigir al Gobierno la aprobación de una ley que proteja a los niños frente a la violencia. Sabe de lo que habla. Y el infierno que supone ser violado a los seis años. El pianista, que fue víctima de los abusos de un profesor, reclama reformas legales contra la pederastia. Este lunes se declaraba "entusiasmado" con el anuncio del Ejecutivo en su reunión con el número dos del Vaticano sobre la imprescriptibilidad de estos delitos.

Pregunta. ¿Cómo valora que el Gobierno haya comunicado a la Iglesia que los abusos sexuales a menores no prescribirán?

Respuesta. Estoy entusiasmado. Es algo maravilloso. En agosto me reuní con Pedro Sánchez y me prometieron que [la Ley de Protección Integral frente a la Violencia contra la Infancia] sería una prioridad. La gente me decía que mentían, que era cosa de políticos. Pero de verdad les creí. El presidente me miró a los ojos y me dijo que tenía su palabra. Ahora parece que estaban hablando en serio. 

P. ¿Qué es lo más importante del anuncio?

R. Lo más importante de este lunes es que han dicho "basta" a la Iglesia. No pueden esconder [los casos de abusos]. Cuando hablamos de niños, tenemos que estar todos en el mismo punto. Es imprescindible. Da igual si los abusos se cometieron en el seno de la Iglesia o en un club de fútbol. Estoy muy contento de que Carmen Calvo haya dicho esto, aunque haya un gran camino por delante.

P. ¿Qué le pide a la clase política?

R. Mi única preocupación es que el resto de partidos quieran retrasar la aprobación de la ley para llevarse el rédito político. Puedo entender estos movimientos si se habla de negocios, pero no cuando hablamos de niños. Espero que ellos vean que esta es una victoria para todo el Congreso, no solo para el PSOE, sino para España. Así que confío en que Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias la apoyen, porque no estarán apoyando a Sánchez, sino a los niños de España. Me siento muy orgulloso de este país. Los abusos son algo de lo que no se quiere hablar, se guarda silencio. Lo que ocurre es que cuando callas tienes a niños siendo violados y a la Iglesia guardando silencio.

P. ¿Qué otros asuntos considera imprescindibles y que deberían recogerse en la ley?

R. En este momento el Gobierno trabaja en un borrador. Y dispone de un texto elaborado por expertos que incluye, por ejemplo, una mejora del sistema, que se adapta a las víctimas, de modo que los niños solo tengan que declarar una vez. Y mejor formación en los colegios. Es muy importante dar más información y más educación. Es extremadamente importaante. La prescripción también es fundamental. Y que los pedófilos sepan que no están seguros en España, que no van a ser protegidos, que van a ser juzgados, que van a ir a prisión y que cumplirán las penas. Esto es lo que traerá la nueva ley. Cuando esta norma sea aprobada, España será el país número uno en el mundo en cuanto a seguridad de los niños. Es algo de lo que deberíamos sentirnos todos muy orgullosos.

P. ¿Cómo se superan los abusos?

R. Es muy difícil. Lleva una vida entera superar esto. Esta ley también supone una mejora porque conlleva que los niños sean tratados con respeto. Organizaciones como Save The Children han avanzado a este respecto, con campañas de sensibilización y apoyo a las víctimas. Lo importante es que los niños sean tratados con respeto. Y que organizaciones como la Iglesia católica sepan que no son intocables, que se hace justicia. Porque durante muchos años ha actuado sin rendir cuentas. Ha ocultado [casos], ha paralizado investigaciones policiales. Esto tiene que acabar. Respeto a la Iglesia católica. Lo que no puedo respetar es a la gente que usa el poder [para ocultar los abusos] y acaba siendo cómplice. 

P. ¿Qué consejo daría a las víctimas?

R. No soy médico, ni terapeuta. Lo que a mí me ayudó fue encontrar ayuda profesional y hablar. Lleva mucho tiempo y tienes que tener cuidado de con quién hablas de esto. Puede ser un profesor o un terapeuta. 

P. ¿Qué le dicen las víctimas que se ponen en contacto con usted?

R. He recibido muchos mensajes. Cientos. Muchos me cuentan que no pueden creer lo que les pasó. Otros muchos dicen que los políticos en España dicen que van a hacer algo y luego no lo hacen. Cuando esto ocurra [la aprobación de la ley], si ocurre, la gente podrá empezar a confiar en que el Gobierno sí actúa. Si los niños pudieran votar, no estaríamos teniendo esta conversación. Pero no pueden, ni tampoco pueden gastarse dinero. Y esto deriva en una falta de respeto, no solo aquí, en todos los países. España tiene una pequeña oportunidad de hacer algo extraordinario. [Si aprobara la ley], sería un punto de referencia, un ejemplo para el resto del mundo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información