Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Creíamos que Internet empoderaría a las jóvenes, pero no siempre es así”

Blandine Mollard es investigadora del Instituto Europeo de Igualdad de Género y responsable del informe sobre redes y jóvenes

Blandine Mollard, investigadora del Instituto Europeo de Igualdad de Género.
Blandine Mollard, investigadora del Instituto Europeo de Igualdad de Género.

MÁS INFORMACIÓN

La investigadora francesa Blandine Mollard es la responsable de la última investigación del Instituto Europeo de Igualdad de Género (EIGE, por sus siglas en inglés), titulada Igualdad de Género y juventud: oportunidades y riesgos de la digitalización. Tras la presentación del trabajo del organismo dependiente de la Comisión Europea, respondió a las preguntas de EL PAÍS.

Pregunta. ¿Qué ventajas da a los jóvenes Internet?

Respuesta. Es un sitio donde puedes conocer gente con tus intereses. Si sufres alguna discapacidad y tienes muchas dificultades para salir, encuentras un espacio para expresarte. Pero las formas en las que las mujeres son juzgadas en el mundo físico, por sus edades, por sus apariencias, por su femineidad, se repiten en las redes. La idea es que la digitalización trae oportunidades e igualdad, pero puedes ver que muchas mujeres se autocensuran a la hora de expresarse. Creíamos que Internet servía para empoderar a las mujeres jóvenes, pero no siempre es así.

P. ¿Por qué?

R. Para evitar las críticas, el odio, el discurso sexista. Es algo que no esperábamos ver con tal intensidad al revisar los datos.

P. ¿Y las insultan principalmente por ser mujeres?

R. Es lo que encontramos en los grupos de discusión. Cuando expresan opiniones, a menudo reciben respuestas sobre su apariencia física. Las normas de género por las que juzgamos a hombres y mujeres se intensifican en Internet. Y pasa más entre los jóvenes porque son muy activos. Usan sobre todo Instagram, una red basada en la imagen. Estamos saturados de imágenes en todas partes. Si quieres expresar cualquier cosa que pasa en tu vida, lo tienes que acompañar de una foto.

P. ¿Entienden la diferencia entre privado y público?

R. Muchos dicen que cuando eran más jóvenes tenían menos sentimiento de intimidad en las redes, subían más fotos. Ahora se muestran avergonzados. Y tienen más cuidado.

P. ¿En qué sentido?

R. La tendencia es hacerse un Finta [fusión de los términos Fake / falso e Instagram, la red social]. Sufren mucha presión para tener seguidores y parecer populares, aceptan a gente que no conocen y que les puede juzgar cada vez que suben una foto. La tendencia es crear una segunda cuenta, un poco secreta, con sus amigos más íntimos. Es un símbolo de que están muy expuestos, sobre todo ellas. Emplean mucha energía y tiempo para construir una presencia digital apropiada y femenina. Debes ser guapa pero no demasiado porque los demás pueden avergonzarte por ser demasiado sexi.

P. ¿Qué hacen con los contenidos íntimos?

R. Consideran que el sexting [intercambio de contenidos sexuales por redes sociales] es divertido si hay confianza. En general, tienen muy claro cuándo compartir entre parejas. Pero hay consecuencias muy diferentes para ellas y ellos. Los chicos normalmente mandan fotos de su pene, no puedes saber quién es el dueño. Para ellas tiene muchos más efectos en su reputación y en su salud mental.

P. Dicen en su informe que ellos también reciben presión para subir fotos sexuales.

R. Sí. Nos ha sorprendido. Pensábamos que los novios presionan a las chicas, pero no esperábamos que los chicos presionaran a sus amigos para que manden fotos de sus novias. Es una forma de mobbing y es difícil que se resistan.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información