Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Carlos III no evacuará a los pacientes ante la llegada del enfermo de ébola

El personal atiende con normalidad a las decenas de enfermos que descansan en sus habitaciones a la espera de que llegue el misionero García Viejo. Con Pajares se vació

Dos trabajadoras del Hospital Carlos III preparan la planta donde será ingresado el religioso español Manuel Garcia Viejo.
Dos trabajadoras del Hospital Carlos III preparan la planta donde será ingresado el religioso español Manuel Garcia Viejo.

El hospital Carlos III de Madrid no tiene previsto evacuar a los pacientes ingresados ni cancelar las consultas externas y las operaciones quirúrgicas programadas para mañana. Los trabajadores no tienen orden de trasladar a ningún paciente ni de darles de alta ante la llegada, prevista para las próximas horas --hacia las tres de la madrugada, según el Ministerio de Defensa--, del avión de las Fuerzas Armadas enviado a Sierra Leona para repatriar al misionero. En el caso del sacerdote español Miguel Pajares y la religiosa Juliana Bonoha, trasladados a Madrid desde Liberia a principios de agosto, el hospital se vació completamente. La Consejería de Sanidad madrileña asegura que así lo han decidido los profesionales médicos.

Las plantas tercera y cuarta del centro tenían este mediodía la misma actividad de cualquier otro domingo, con varias decenas de pacientes ingresados pero poco movimiento por los pasillos al no producirse las visitas médicas de los días laborables. "Yo estoy tranquilo", decía Antonio, paciente respiratorio en su habitación de la tercera planta. "Muy torpes serían para dejar que nos contagiáramos los demás", añadía con sorna. La hija de otro paciente, que prefirió no dar su nombre, aseguraba que no estaba preocupada por su padre de 90 años: "No veo cómo nos puede afectar que traigan a este enfermo a otra planta". 

Dos auxiliares de enfermería que atendían a los pacientes aseguraban que los familiares no dejan de preguntarles cuándo llega el enfermo de ébola. "La gente tiene miedo", decía una de ellas, que añadía no saber nada más: "No nos han dicho por qué la otra vez se evacuó el hospital y esta se ha decidido no hacerlo. Solo sabemos que podría llegar esta noche o mañana, pero que venir aquí, viene". A la pregunta de si ellas está preocupadas: "Ya lo vivimos la otra vez y aquí estamos, sanas y salvas".

Manuel García Viejo será instalado en la planta sexta del hospital, la misma que acogió a Pajares y Bonoha, que este mediodía ya estaba aislada y a la que no se podía acceder sin tarjeta de empleado. Durante la estancia de los dos religiosos, en agosto, el centro tuvo que tomar medidas de seguridad extra para que nadie pudiera acceder a la planta. Es aquí donde se encuentran las dos habitaciones con presión negativa (evita que salga el aire de la estancia al exterior) y otras medidas de aislamiento, como esclusas individualizadas para sacar los residuos sanitarios en condiciones de seguridad. Además, en las habitaciones hay instaladas cámaras para hacer un seguimiento intensivo de los ingresados.    

"Seguimos con la actividad normal mientras no nos digan lo contrario", ha asegurado la portavoz del complejo hospitalario La Paz-Carlos III, que no pudo precisar el número de pacientes ingresados actualmente en el centro. A primera hora de esta misma tarde, según ha comprobado este diario, han ingresado al menos dos pacientes más. 

Una portavoz de la Consejería de Sanidad ha confirmado que no está previsto evacuar el centro. "La otra vez los profesionales médicos decidieron que sí se desalojaba y esta, no", ha comentado. Este diario ha preguntado qué dice el protocolo sobre la evacuación de un centro hospitalario ante un caso confirmado de ébola, pero de momento no ha obtenido respuesta. El protocolo "es de uso interno", afirma la portavoz del hospital, por lo que no es de consulta pública.

El avión Hércules que trasladará a España al misionero ha llegado a Freetown (Sierra Leona) hacia las cuatro de la tarde, hora peninsular española. Según fuentes militares, está previsto que cargue enseguida y emprenda la vuelta hacia Torrejón de Ardoz porque no se contempla que el personal pase la noche en Freetown, informa Miguel González. El vuelo dura unas ocho horas, por lo que según estos plazos García Viejo ingresaría en el Carlos III de madrugada.

"Estamos nerviosos y hay preocupación entre el personal, claro, pero esta ya es la segunda vez", decía una enfermera. "Ya se ha sellado la sexta planta y se nota que hay más seguridad y más preparación. La otra vez nos pilló desprevenidos; ahora ya no", añadía. Fuentes del centro explicaron que se ha puesto en marcha el mismo protocolo que con Pajares y Bonoha y que el primer turno de sanitarios que se apuntaron voluntarios para estar de guardia localizada ya ha sido avisado y se presentará a las 10 de la noche para estar preparados por si el avión de las Fuerzas Armadas llega de madrugada.

Más información