Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Curiosity’ llega al monte Sharp

El robot se aventurará por las laderas de la montaña del centro del cráter Gale de Marte

Las estribaciones del monte Sharp, en el centro del cráter Gale, que va a investigar el robot `Curiosity´ en Marte.rn
Las estribaciones del monte Sharp, en el centro del cráter Gale, que va a investigar el robot `Curiosity´ en Marte.

El robot Curiosity, que desde hace poco más de dos años está recorriendo el suelo de Marte, ha llegado a la base del monte Sharp, en el centro del cráter Gale. Era, desde el primer momento, el objetivo fundamental de los científicos de la misión, que quieren que su geólogo de campo automático explore y analice las capas del terreno que allí afloran. La excursión del vehículo rodante en el ascenso del monte Sharp empezará por el examen de los niveles inferiores.

Los responsables del robot le han cambiado la ruta inicialmente prevista hasta el objetivo, dirigiéndolo hacia un punto cercano a la zona de las denominadas colinas Pahrump, en lugar de continuar hacia un lugar más lejano para iniciar el ascenso: los montículos Murray. Ambos puntos de entrada están en un área fronteriza en la que las capas de la base meridional del monte Sharp se juntan con depósitos del fondo del cráter, explica la NASA en un comunicado. “Ha sido un largo pero histórico viaje hasta esta montaña de Marte”, comenta John Grotzinger, científico jefe del proyecto e investigador del Instituto de Tecnología de California (Caltech). “La naturaleza del terreno en las colinas Pahrump y justó detrás de ellas es mejor que en los montículos Murray para investigar esta zona fronteriza”.

Los científicos cuentan con la información captada desde los satélites en órbita de Marte para ir perfilando la ruta del Curiosity y las áreas de mayor interés geológico a estudiar en el suelo. También obtienen buena información para planificar con las propias cámaras del vehículo. Pero tienen que contar con las capacidades y el estado del robot. Por ejemplo, recuerda la NASA, la ruta del vehículo se modificó a principios de este año debido al excesivo deterioro de sus ruedas. El paso por una zona llena de guijarros afilados había hecho perforaciones en cuatro de las seis ruedas del robot, por lo que se decidió dirigirle hacia un terreno más blando, hacia el sur, sin perder de vista el objetivo del monte Sharp. Tampoco el suelo excesivamente arenoso es adecuado para el Curiosity: el mes pasado el robot entró en una zona en la que resbalaba excesivamente y salió inmediatamente de ella para evitar problemas.

Más información