Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soria dice que vetará la consulta canaria sobre prospecciones

Rivero modificará la pregunta para que entre dentro de sus competencias

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, aseguró este jueves que la consulta “ilegal” que quiere realizar el Gobierno de Canarias sobre las prospecciones petrolíferas frente a sus costas “no se va a autorizar”. Soria respondía así a unas declaraciones del presidente canario, Paulino Rivero, que el miércoles declaró su intención de adelantar la consulta, anunciada por primera vez en febrero pasado.

La autorización definitiva del Ministerio de Industria a Repsol, publicada en el BOE el pasado día 13, para perforar tres pozos de hasta 5.000 metros de profundidad a unos 60 kilómetros de las costas de Fuerteventura y Lanzarote, ha reactivado la oposición del Gobierno autonómico, los cabildos de las dos islas y las organizaciones ecologistas, que han anunciado recursos para intentar paralizar de forma cautelar el inicio de los trabajos. La compañía tiene previsto iniciarlos “en el último trimestre del año”, según un portavoz.

Soria precisó que si la consulta se plantea dentro de las competencias de la comunidad, el Gobierno tendrá que estudiarla, aunque afirmó que tal y como se propone actualmente “es inadmisible”. La pregunta que el Gobierno regional manejaba hasta ahora es: “¿Está usted de acuerdo con las prospecciones de petróleo autorizadas a la multinacional Repsol frente a las costas de nuestras islas?”. El propio Ejecutivo de Rivero ha decidido modificarla, según ha sabido EL PAÍS, para tratar de asegurar su viabilidad.

La nueva pregunta incluirá referencias al medio ambiente y al turismo, según las fuentes consultadas, dos asuntos que sí son competencia de la comunidad autónoma. La Consejería de Presidencia ha elaborado dos decretos para habilitar la consulta sobre las prospecciones que modifican el artículo 20 de la Ley regional de Participación Ciudadana. Ambos decretos regulan el registro —no habrá censo; podrá votar cualquier residente en Canarias— y la forma de llevar a cabo la consulta.

Rivero ha convertido la consulta popular en su última baza ante la autorización de Industria para iniciar los trabajos en el mar. Sin embargo, la idea no partió del Gobierno de Canarias, sino del movimiento ciudadano que desde 2001, cuando Coalición Canaria no tenía una posición tan nítida como la actual, brega contra los sondeos petrolíferos. Los colectivos sociales, aglutinados en la Coordinadora contra las Prospecciones Petrolíferas, impulsan también la consulta y aseguran que les gustaría “que fuese vinculante” en lugar de ser “casi una encuesta con valor simbólico”.

Si el Consejo Consultivo avala los decretos, el Gobierno de Canarias los aprobará y un mes después se podría llevar a cabo la consulta. Coalición Canaria calcula que podrá ser la última semana de octubre; los socialistas hablan de noviembre. El buque de posicionamiento con el que Repsol llevará a cabo los sondeos, el Rowan Renaissance, se encuentra actualmente en Angola. En función de cómo resulten esos sondeos, podría haber disponibilidad para iniciar los trabajos en Canarias en algunas fechas de octubre y de noviembre, según un portavoz de la compañía.

El consejero de Presidencia canario, Francisco Hernández, replicó a Soria que la consulta “es legal y se va a hacer” y criticó su “actitud arrogante y el desprecio a la voluntad expresada” por la sociedad canaria.