El consejero de Sanidad madrileño se desdice sobre el test del ébola a sanitarios

Rodríguez dijo erróneamente que el personal que atendió al religioso se había sometido a test Aclaró, además, que no son necesarios para descartar la enfermedad

Pilar Álvarez Agencias
Madrid -
El consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, responde a las preguntas de los periodistas en un centro de salud.
El consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, responde a las preguntas de los periodistas en un centro de salud. Emilio Naranjo (EFE)

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, ha negado este jueves lo que él mismo señaló 24 horas antes sobre el dispositivo del ébola seguido en España tras la repatriación y fallecimiento del religioso Miguel Pajares, contagiado por el virus. El miércoles afirmaba que el personal que atendió al misionero se sometió a análisis para detectar el virus que “dieron negativos” (y que no están recogidos en los protocolos de actuación). Un día después ha rectificado y ha indicado que no es así durante la visita a un centro de salud.

Dos miembros del equipo de seguimiento del religioso en el hospital público Carlos III de Madrid -formado por 12 integrantes entre médicos, enfermeros y auxiliares- señalaron a EL PAÍS que no habían sido sometidos a ninguna prueba porque el protocolo de actuación fija medidas de seguridad y aislamiento pero no hace necesarios controles específicos.

Más información
El religioso será tratado con el suero experimental
Lejía y un robot para desinfectar la habitación de Pajares
Canadá ofrece 1.000 dosis de una vacuna experimental para el ébola

El personal sanitario al cuidado de Pajares y de la religiosa Juliana Bohé, que se ha sometido a una segunda prueba en el centro que descarta el contagio y sigue aislada, ha empleado monos de seguridad, máscaras y guantes durante sus jornadas de trabajo en el hospital Carlos III. Actúan en turnos con el tiempo marcados y con control de entrada y de salida en la habitación del misionero español, que murió el martes.

El consejero Javier Rodríguez dijo el miércoles que el personal se sometía “periódicamente” a pruebas. “Los análisis que se han hecho son negativos y suponemos que seguirán siendo negativos porque yo sí que estoy seguro que los trabajadores han hecho muy bien”, señaló en su comparecencia tras una visita al hospital madrileño de La Princesa.

Rodríguez se ha desmentido a sí mismo indicando que el personal no ha sido sometido a pruebas específicas pero está sujeto a un protocolo de seguridad del hospital de la Paz, que les recomienda revisar constantemente su temperatura.

En virtud de esta directiva, el personal médico, sanitario o no sanitario que estuvo cerca de Pajares, deberá tomarse la temperatura cada dos horas o dos veces al día según haya sido el contacto con el enfermo, "no estrecho o de bajo riesgo" o "estrecho". "Lo que queremos es que haya tranquilidad y que no haya ninguna alarma social porque no hay razón para ello", ha concluido Rodríguez. 

 

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS