Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acelerador LHC, actualizado para trabajar al doble de potencia

El director del CERN anuncia que tras un parón de dos años están listo para funcionar en enero

El acelerador de partículas LHC alojado en un túnel de 27 kilómetros junto a Ginebra.
El acelerador de partículas LHC alojado en un túnel de 27 kilómetros junto a Ginebra.

Ya han empezado las primeras maniobras de activación y enfriamiento del gran acelerador de partículas LHC tras dos años de reparaciones y modernización, ha anunciado Rolf Heuer, director general del Laboratorio Europeo de Física de partículas (CERN). En la cumbre de científicos europeos ESOF 2014, con unos 4.000 participantes, Heuer ha confirmado que se está cumpliendo el calendario previsto y que el LHC empezará a funcionar de nuevo a principios de 2015 y los primeros datos que obtenga estarán listos para su análisis unos tres meses después.

Se inicia así la segunda etapa de tres años de funcionamiento de la enorme máquina, situada bajo tierra junto a Ginebra. En la primera, a pesar de los problemas que hicieron que trabajara solo a media potencia, se confirmó la existencia del bosón de Higgs, la tan buscada partícula relacionada con la masa. Fabiola Gianotti, la física italiana que realizó (como portavoz entonces del experimento ATLAS) el histórico anuncio del descubrimiento (junto a Joe Incandela, el portavoz de CMS), hace dos años, ha dicho ahora en Copenhague que van a estudiar a fondo el Higgs en esta nueva etapa de colisiones en el acelerador: “Es la partícula número 17 de las descubiertas hasta ahora pero es una partícula muy especial. Vamos a medirla desde todos los aspectos, vamos a hacerle un retrato completo. Es nuestro primer objetivo porque puede ser la puerta a una nueva física y no hay nada que le guste más a un investigador que las sorpresas”.

La forma en que interactúa el Higgs con otras partículas puede llevar a desvelar enigmas como por qué existe mucha más materia que antimateria en el Universo, cuáles son las partículas que forman la materia oscura o por qué la masa del bosón es tan pequeña.

Según Heuer, los resultados pueden tardar mucho en llegar: “Que nadie espere novedades sobre la materia oscura en los próximos meses”, advirtió, y recordó que la máquina está preparada ahora para poder trabajar hasta 2035.

Aunque su potencia nominal es de 14 teraelectronvoltios (TeV), los ingenieros van a ir despacio y en 2015 el LHC no pasará de los 13 TeV. “Preferimos estabilidad durante un tiempo para poder tomar buenos datos” dijo Heuer, quien recordó que va muy bien el otro parámetro importante de la máquina, la luminosidad (número de colisiones de partículas que se producen en los detectores).

Durante los dos años de reparaciones y modernización de todo el complejo de aceleradores del CERN en el LHC se han consolidado 10.000 interconexiones en los imanes superconductores. Fueron algunas de estas las que produjeron los problemas anteriores que limitaron a 8 TeV la potencia máxima entonces.

El director general del CERN subrayó que este organismo supranacional está saliendo de las fronteras europeas en proyectos de colaboración con Japón y Estados Unidos y que va a admitir miembros de otros continentes, como Pakistán. Además, como hace ya 30 años que se empezó a diseñar el LHC, es el momento de pensar en el próximo proyecto “que debe ser global”, dijo. El altísimo coste de la física experimental de altas energías en la actualidad es uno de los factores que empujan a ello. Por lo pronto, solo en el detector Atlas, el de Gianotti, participan 177 instituciones de 38 países, y en el CERN hay personas de 98 nacionalidades diferentes. Por ahora nadie le hace sombra.

La reunión de científicos ESOF se celebra cada dos años y es la mayor de carácter interdisciplinario de Europa. En Copenhague se conectan investigadores con instituciones científicas y políticas y jóvenes estudiantes con premios Nobel, en unos días en que se celebran centenares de sesiones de muy diversos temas, además de un programa completo de divulgación denominado Ciencia en la Calle destinado a los ciudadanos daneses. Las instituciones alemanas, por ejemplo, buscan estudiantes brillantes de otros países, con frases como “Es posible conectar con los alemanes”.