Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El candidato a donante explicó que lo hacía porque no pudo velar a su madre

“Si hubiéramos pensado eso, lo habríamos denunciado”, asegura el jefe de sección de Donación y Trasplantes del Clínic

Los responsables del Hospital Clínic de Barcelona, donde —en su parte privada, Barna Clínic— acudió Hatem Akouche con un ciudadano rumano para someterse a un trasplante de hígado de donante vivo, aseguran que nunca sospecharon de que el caso pudiera tratarse de un intento de compraventa de órganos. “Si hubiéramos pensado eso, lo habríamos denunciado”, asegura Ramón Adalia, jefe de sección de Donación y Trasplantes de este centro, cuya función y la de su equipo es verificar la validez de los donantes. Adalia explica que el candidato a donante, un jornalero con pocos recursos, les había explicado que era amigo de un familiar de Hatem Akouche. “Dijo que quería donar porque su madre se había muerto y se sentía mal porque no había podido ir a verla ni ayudarla”, dice.

El médico remarca que tras las entrevistas personales —el primero de los tres filtros que deben pasar todos los donantes— se le descartó rápidamente. “El vínculo que tenía con el receptor era muy pobre, era una amistad con poco contenido”, dice. “Pensamos que el hombre no era consciente de lo que estaba haciendo, que estaba tomando una decisión muy alegremente sin saber lo que representaba. No estaba bien informado de la intervención. Consideramos que iba a tomar una decisión que le podía perjudicar”, dice Adalia. Este tipo de donaciones tienen un 20% de riesgo de complicaciones para el donante.

A la familia Akouche no le gustó la decisión del Clínic. “Se quedaron sorprendidos y enfadados”, comenta Adalia. Sin embargo, se le sugirió que buscasen un donante entre su familia, a ser posible un familiar directo, tras lo que surgió la opción de que uno de sus ocho hijos fuera el candidato. El jefe de Donación y Trasplantes del Clínic recuerda que la madre no estaba demasiado contenta con la posibilidad. El hijo sí y no hubo duda de la legalidad de la intervención: “Dijo que quería ayudar a su padre”.