Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Milicias rebeldes extremistas discriminan contra mujeres y niñas en Siria

Human Rights Watch denuncia que Al Nusra e ISIS obligan a llevar velo a las sirias

Una refugiada siria en el campo jordano de Kaatari. Ampliar foto
Una refugiada siria en el campo jordano de Kaatari.

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) ha publicado este lunes un informe en el que denuncia la discriminación que sufren las mujeres en Siria a manos de algunos grupos rebeldes extremistas. Las milicias islamistas Frente Al Nusra y el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS por sus siglas en inglés), vinculadas a Al Qaeda, están imponiendo "normas estrictas y discriminatorias" en las zonas bajo su control en el norte y el noreste del país. Estas reglas incluyen obligarlas a llevar velo y abaya (una prenda de ropa ancha que cubre todo el cuerpo hasta los pies), y amenazarlas con represalias si no obedecen.

Algunos refugiados denunciaron a HRW que ha habido casos de secuestros de mujeres por parte de estos grupos. Tras entrevistar a 45 refugiados, en su mayoría en la zona semi independiente del Kurdistán al norte de Irak (fronteriza con el norte de Siria), la organización denuncia que las restricciones de estas milicias afectan a la vida diaria de las mujeres y las niñas: limitan su capacidad de recibir una educación, de mantener a sus familias, e incluso de "proveerlas de necesidades básicas para su supervivencia".

Fuentes del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos han confirmado este martes que ambas organizaciones imponen este tipo de limitaciones sobre las mujeres en las zonas que controlan. "El ISIS impone códigos estrictos de vestimenta sobre las niñas en los colegios, y también sobre las profesoras. Conocemos casos de detenciones de mujeres por razones políticas, por formar parte de organizaciones civiles y por manifestarse", ha explicado por teléfono el portavoz Mataz Suheil.

Un entrevistado por HRW declaró que una viuda y sus tres hijos murieron en una zona de combate por miedo a huir después de que estos grupos prohibieran a las mujeres salir sin la compañía un hombre. Refugiados de las ciudades de Idlib, Tel Abyad y Tel Aran denunciaron que allí Al Nusra e ISIS prohíben a las mujeres trabajar fuera de casa.

Estas milicias pertenecen al amplio abanico de grupos de oposición que luchan contra el dictador Bachar Al Assad, y aunque aliados, se diferencian ideológicamente del moderado Ejército Libre Sirio. Su gobierno sobre la población suele limitarse a las zonas bajo su control militar. Por ejemplo, el barrio de Sheikh Maksoud en Alepo, las poblaciones de Afrin y Tel Aran en la misma región, la ciudad de Hassakeh, la de Idlib y algunos pueblos de alrededor, según HRW. Estas zonas incluyen comunidades variadas de musulmanes suníes, chiíes y alawitas, así como cristianos sirianos y armenios, explica el artículo.

"Los grupos extremistas de este tipo están socavando las libertades de las que las mujeres y las niñas en Siria tenían hasta ahora, que era un aspecto fuerte de la sociedad siria", afirma en el artículo Liesl Gerntholtz, directora de los derechos de las mujeres de la organización. "¿Qué clase de victoria promete este tipo de organizaciones a las mujeres que ven cómo desaparecen sus derechos?"