Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

Asturias y Extremadura sufren el mayor recorte de las ayudas de libros

Los 30,7 millones de euros de Educación se han quedado en 18,5 este curso

En el curso pasado 1,1 millones de estudiantes perdieron sus ayudas para libros de texto. Este no será muy distinto. Ahora se conoce cómo será el reparto por comunidades del presupuesto proveniente del Ministerio de Educación, que ha pasado de 30 millones a 18,5 en tan solo un curso. Las regiones más afectadas por el recorte son Asturias (54% menos), Extremadura (52%) y Baleares (48%). Y entre las comunidades que mejor han sorteado la tijera están Aragón, La Rioja y Navarra, las tres con un 30% de recorte. Fuentes del ministerio recuerdan que el reparto del dinero se ha hecho teniendo en cuenta la tasa de riesgo de pobreza de cada región de hace tres años (2011) — publicada por el Instituto Nacional de Estadística— y el número de alumnos matriculados en las enseñanzas obligatorias en cada una de ellas.

Fuente: Ministerio de Educación. ampliar foto
Fuente: Ministerio de Educación.

Hasta 2011, en los programas de becas de libros, las comunidades debían aportar al menos la misma cantidad que recibían de Educación —que en 2010 era cuatro veces mayor que este curso—, pero al final de la legislatura socialista se liberó de la obligación de cofinanciar a unas administraciones ahogadas. Y desde entonces su suerte es muy distinta. Según un informe del Defensor del Pueblo dado a conocer este otoño, la dotación de las autonomías ha sufrido desde el inicio de la crisis un descenso de más del 90% en Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña o La Rioja, mientras que ha habido aumentos en Andalucía y el País Vasco del 13,3% y 6,2%, respectivamente. “La aportación, tras haberse mantenido relativamente constante en los cursos anteriores en cuantías próximas a los 80 millones de euros, descendió en 2012-2013 a la cuarta parte”, explica el documento. Los niños asturianos cuentan este año con apenas 140.000 euros del ministerio, pero compensa este déficit que el Gobierno regional vuelve a invertir casi dos millones. Y en Extremadura al menos había el curso pasado un 17% más de becados que en 2008.

Más protegidas que el resto se sienten también las familias humildes de Andalucía —la comunidad recibe el 33% del reparto, 5,5 millones— donde hay presupuestados 42 millones para su programa de préstamo de libros. Tan solo esta y Navarra mantienen su sistema de gratuidad de libros que llegó a existir en 15 regiones.

En Madrid 310.000 familias se beneficiaban de unas ayudas de unos 100 euros para libros que desaparecieron el pasado curso y se sustituyeron por un sistema de préstamo de manuales. La tijera ministerial ha recortado en Madrid de forma más suave (un 32%).

La Comunidad Valenciana ha sido una de las mayores damnificadas, con una bajada del 45% de la dotación del ministerio. Un motivo de agobio para los hogares que han visto como este curso la Consejería renunciaba a convocar las ayudas para libros ante la dificultad de hacer frente a los pagos pendientes. Mientras que en Cataluña suman este curso la escasa ayuda destinada al curso anterior y que no llegó a repartirse —no se convocaron las becas— y no se dirige a las familias directamente sino a los centros.

A mitad de la tabla se sitúa Canarias, la quinta región que más recibe. Tiene un alumnado muy empobrecido que obliga a abrir los comedores en verano.

José Moyano, presidente de la asociación de editores de libros de texto ANELE, es pesimista. Considera que las perspectivas no son halagüeñas, “porque además hay una paralización del mercado de libros como consecuencia de la incertidumbre generada por la tramitación de la LOMCE, cuyo resultado inmediato ha sido el freno de las compras” de los centros para prestar los libros a los alumnos. Las ventas de manuales cayeron un 7,4% en su conjunto el pasado curso.

Más información