Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Antonio, quiero un novio funcionario

Una web brasileña une servidores públicos y pensionistas que quieren extender su estabilidad laboral a los asuntos del corazón

Imagen de la p?y contacto entre funcion??. Ampliar foto
Imagen de la p?y contacto entre funcion??.

La popularidad de San Antonio, conocido como el santo casamentero en Brasil, puede tener los días contados. Al menos para los más de 13,3 millones de funcionarios y pensionistas del país. Sin necesidad de rezar mucho, una web de encuentros, destinada exclusivamente a esa categoría, surgió con el objetivo de ayudar a los solteros a buscar un pretendiente "con la misma realidad" profesional.

Con el eslogan "la persona correcta en momento adecuado", la web Namoro Estável (Noviazgo Estable) se propone unir funcionarios públicos y pensionistas de todo el Brasil que estén dispuestos a extender el concepto de estabilidad del campo profesional para el afectivo. Eso significa la búsqueda por un compañero con horarios de trabajo bien definidos, vacaciones y 13 pagas garantizadas y la seguridad de, si se quiere, tener un empleo de por vida.

Además de eso, el Portal de la Transparencia, una web del Gobierno, publica la remuneración de todos los funcionarios del país. O sea, antes de pedir una empujón para el cupido, aún se puede chequear el tamaño de la cuenta bancaria del ligue virtual. Ni los santos se lo esperaban. El salario de un funcionario en Brasil puede variar bastante. El sueldo base es el salario mínimo, 678 reales (290 dólares), y el máximo llega a 28.000 reales (12.000 dólares), que cobra, por ejemplo, el presidente del Supremo Tribunal Federal, el ministro Joaquim Barbosa.

Antes de pedir una empujón a el cupido, se puede checar el tamaño de la cuenta bancaria del ligue virtual.

"Aquí encontrará amigos o compañeros que viven en este mismo mundo", dice la página de inicio de la web, que contabiliza más de 6.000 usuarios. El 80% son de Brasilia, la capital del país, que concentra el mayor número de funcionarios públicos de Brasil.

El creador de la plataforma, el especialista en tecnología de información Maicon Santos, soltero de 31 años, confiesa que la web ha causado cierta polémica, pero defiende que es por falta de información. "La idea de ser 'estable' no está relacionada con la situación financiera o con el interés financiero", dice Santos, que vive en Río de Janeiro. "Quien la critica, cree que la web se hizo para interesados, pero no es verdad. Si fuera con ese fin, yo habría hecho una web de noviazgo para ricos", explica. "Lo que no deja de ser una buena idea".

La idea de la criatura surgió de la experiencia propia del creador. Cuando Santos estaba saliendo con una chica "que tenía todo para ser su novia", comenzó a darse cuenta de que la personalidad de ambos era muy diferente. "Algunas cosas en ella no pegaban conmigo, en términos de personalidad y estilo de vida", dice. "Después, vi que mis amigos funcionarios también vivían de una manera diferente a la mía", explica. De las observaciones de Santos a la creación de Namoro Estável fue un clic.

Aunque reúna personas con algo en común – son, o buscan un determinado perfil profesional - el éxito no está garantizado. "La mayoría de las mujeres siente un gran recelo a la hora de conocer a las personas personalmente. Creo que ellas prefieren vivir en el mundo virtual", dice un funcionario público de Brasilia, que prefirió mantenerse en el anonimato. "Las mujeres son más duras", contó P. también de la capital brasileña.

Para realizar el registro en la web, no es obligatorio ser funcionario público o pensionista. Como toda web de relaciones, el perfil del usuario se rellena con preguntas como el color de los ojos, medidas, deporte favorito, hobby y, claro, el cargo que ocupa. Se puede publicar la renta y hacer una pequeña biografía de sí mismo. El uso de la página es gratuito, sin embargo, a partir de ocho reales (3,40 dólares) al mes, el usuario se hace "Vip" y cuenta con más recursos como cambiar el idioma, añadir más amigos, tener más fotos en el perfil y bloquear usuarios, entre otros.

Para todos los gustos

En Brasil, el número de solteros, divorciados o viudos llega a 91 millones de personas, según el último censo de población realizado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Además de eso, 100 millones de usuarios brasileños navegando hoy en día en internet. Con esos grandes números, aprovechar solamente una parte de ese filón podría ser un disperdicio. Por eso, Santos creó además de Namoro Estável, otras nueve plataformas para relaciones. Todas enfocadas, de alguna manera, en algún nicho o grupo específico de personas. La primera web que lanzó fue Amor de Peso, destinada a unir parejas por encima de su peso.

A continuación, fueron surgiendo otros portales, como el Amor Normal, lanzado para personas con alguna deficiencia física o psíquica. "Cierta vez, recibí un correo electrónico de una madre cuyo hijo sufrió un accidente de moto y se quedó en silla de ruedas. A través de Amor Normal, conoció algunas niñas y la madre estaba muy feliz porque su hijo amaba de nuevo. Eso me motivó", cuenta.

La motivación llevó Santos a lanzar otras redes. Ninguna de ellas, sin embargo, le hizo millonario. "Hasta hace poco tiempo, tenía pérdidas. Pero hoy consigo equilibrar la caja gracias a Namoro Estable, que es el más popular ", dice. Santos también cuida de Amor de Edad, enfocado en personas mayores de 45 años, Amor de Equipo, que reúne aficionados del mismo equipo de fútbol, Namoro Bissexual, destinado a bisexuales, Amor VIP, para atletas y personas entrenadas, Amor de Estilo, para los más diferentes estilos (tatuajes, piercings, cabellos tintados…), y Amor de Fe, volcado en personas de otras religiones, diferentes a la católica. La lista se completa con Amor Vital, destinado a portadores de enfermedades sexualmente transmisibles o cáncer y Namoro Nerd, para los aficionados por videojuegos y tecnología.

Ahora, si su caso no encaja en ninguna de esas opciones, anote en la agenda: 13 de junio es el día de San Antonio. No cuesta nada encender una vela para acabar con la soledad.