Los estudiantes vuelven a la huelga para forzar la dimisión de Wert

Protestan contra los recortes, la subida de tasas, el nuevo decreto de becas y la Lomce, que se aprobará mañana en el Senado

Manifestación de estudiantes ante el Ministerio de Educación esta mañana.
Manifestación de estudiantes ante el Ministerio de Educación esta mañana.uly martín (EL PAÍS)

Los alumnos de instituto y de Universidad están llamados hoy miércoles de nuevo a la huelga para protestar contra los recortes, la subida de tasas, la reforma educativa, el nuevo decreto de becas y el futuro de la aportación estatal a las Erasmus, un nuevo frente que se suma a muchos otros abiertos a lo largo de la legislatura. Tantos, que el Sindicato de Estudiantes, mayoritario, y la Federación de Asociaciones de Estudiantes Progresistas (FAEST) han convocado al alumnado con la intención de dar un “último empujón” al ministro de Educación José Ignacio Wert y que por la presión popular –además de la de una facción del Gobierno- dimita. Otras agrupaciones, como CANAE, no han llamado a sus bases en esta ocasión, convencidos de que se pierde eficacia si las huelgas son continuas. A su vez, mañana se acepta en el Senado la nueva ley educativa LOMCE -aunque ya hoy se votan los vetos-, y volverá al Congreso para ser aprobada definitivamente a finales de año.

Más información
Tercer paro en el sector de la educación
Las claves de la LOMCE
La reforma educativa

Este “último empujón” del que hablan los estudiantes contrasta con el firme apoyo que recibe el ministro Wert del presidente Mariano Rajoy, aunque le desautorizara en su decisión de retirar la parte de la beca Erasmus concedida por el ministerio a quienes no se benefician de una beca general. en esta ocasión el Sindicato de Estudiantes no ha organizado una manifestación sino una concentración delante de la sede del Ministerio de Educación. Uno a uno, decenas de alumnos han ido tomando el micro para contar las penurias que están sufriendo en las aulas: 40 alumnos por clase, una profesora de Lengua que imparte Música, tres alumnos para cada ordenador... El Sindicato de Estudiantes habla de un 8o% de seguimiento. FAEST, sin embargo, la cifra en un 50% en las universidades, con picos de hasta el 80% en las facultades de grandes ciudades. La Junta de Andalucía ha cifrado en un 75% el paro estudiantil en no universitaria.

Una hora antes los alumnos se sumaban a los sindicatos (Fete-UGT,  CCOO, STEM) y a las asociaciones de padres en su protesta a las puertas del Senado a ritmo de pasodoble. Varios senadores de la oposición, entre ellos el socialista Vicente Álvarez Areces, han abandonado la sesión para apoyar con su presencia durante unos minutos a los manifestantes.

Francisco García, de la Federación de Enseñanza de CCOO, y Carlos López Cortiña, de FETE-UGT consideran que la reforma puede aprobarse pero no llegar a ponerse en marcha como sucedió con  la reforma de la ministra popular Pilar del Castillo. Pues consideran que la presión popular y de su partido no va a perder fuerza -para ello han convocado una macha hasta Madrid el próximo 30 de noviembre-, han llevado ante los tribunales el decreto de becas y están preparando un informe jurídico que sirva de base a los grupos parlamentarios para denunciar la la ley como inconstitucional. Y, en paralelo, preparan ya un congreso para primavera en el que se lanzaran nuevas propuestas de una escuela pública "sin sectarismos".

En 22, 23 y 24 de octubre muchos alumnos –en especial de bachillerato y Universidad- ya no acudieron a las aulas y se sumaron a la huelga general de educación del 24. Su éxito –mayor que en anteriores convocatorias- radicó en el tirón de estos alumnos y sus familias, más que de los profesores. La Plataforma en Defensa de la Educación Pública, que aúna a sindicatos, padres y alumnos, entregó el jueves pasado en el palacio de La Moncloa 1,7 millones de firmas en contra de la reforma educativa, el tijeretazo en los presupuestos o un modelo que en su opinión favorece a la Iglesia y a la escuela concertada. Esta tarde diversas ciudades acogen manifestaciones y concentraciones en repulsa por la aprobación de la LOMCE, pero no hay huelga del profesorado. Los sindicatos son conscientes de que los docentes han perdido alrededor de un 30% del poder adquisitivo y no pueden renunciar a su salario constantemente.

Sobre la firma

Elisa Silió

Es redactora especializada en educación desde 2013, y en los últimos tiempos se ha centrado en temas universitarios. Antes dedicó su tiempo a la información cultural en Babelia, con foco especial en la literatura infantil.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS