Wert irrita también a Bruselas

La Comisión Europea desmiente que la nueva forma de repartir fondos vaya a reducir los ‘erasmus’ españoles: “Decir eso es basura”. Rajoy da su “total apoyo” al ministro

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, el martes en el Congreso.
El ministro de Educación, José Ignacio Wert, el martes en el Congreso.ULY MARTÍN

Un dirigente regional del PP aseguraba el pasado jueves que en el partido ya están acostumbrados a las polémicas nacidas en el Ministerio de Educación y que la de hace ahora una semana en torno a los recortes en las becas Erasmus no sería la última; apostaba a que llegaría otra antes de final de año. Y así ha sido, también en torno a Erasmus. Con una insólita dureza, un portavoz de la Comisión Europea desmintió ayer la idea trasladada por el Ministerio de Educación de que el nuevo reparto que hará Bruselas de los fondos Erasmus —en función de la población y no de los universitarios— obligará a España a reducir drásticamente el número de becarios. “La afirmación de que el presupuesto de Erasmus se reducirá y que el número de estudiantes Erasmus se reducirá debido a los nuevos criterios de financiación es completamente errónea”, ya que el presupuesto para España va a subir un 4,3% el próximo curso, hasta 53 millones y mucho más (hasta un 60%) hasta 2020. Si se reduce el número de becarios será decisión de España, añadieron.

Tras una increíble espiral de comunicados, explicaciones y desmentidos, el ministerio español negó a las siete de la tarde —antes lo había hecho José Ignacio Wert en el Congreso— que alguien del departamento hubiera dicho lo que los periodistas habían escuchado de un portavoz de Educación (todas las agencias y la prensa así lo publicaron) y lo que varios responsables autonómicos de universidades aseguran que el propio ministro afirmó en una reunión: que habría menos fondos desde Europa para los Erasmus españoles y, por tanto, un descenso importante de beneficiarios.

Cronología de la polémica

El ministro José Ignacio Wert preside, desde las 16.00 del pasado lunes, la reunión de la Conferencia General de Política Universitaria, a la que asisten consejeros de Educación o directores de universidad de las comunidades.

>La consejera asturiana, Ana González, habla con los medios dos horas más tarde: “El ministro nos ha dicho que el escenario irá a peor porque se medirá para dar las becas, no el número de alumnado universitario, sino la población”. “Se espera que haya menos dinero”.

El director general de universidades de Andalucía, Manuel Torralba, comparece ante los medios: “El ministro nos ha pintado un panorama sombrío. Parece ser que la nueva situación nos perjudica y le hemos dicho que potencie el Erasmus con su política”.

Se anuncia que no se atenderá a los medios como se había anunciado en la convocatoria del acto. Se aduce que en la reunión solo se han tocado temas “técnicos” y que “apenas ha habido intervenciones”.

El gabinete de comunicación del Gobierno explica que en media hora hará llegar un comunicado. Avanza que, aunque la medida "no es firme, porque no se ha aprobado, los aproximadamente 40.000 erasmus se pueden quedar en 20.000" el próximo curso. Atribuye la cifra a cálculos de sus "técnicos". Aseguran que "habrá que ajustar el número de alumnos al dinero y habrá menos dinero".

Sale el primer teletipo en la agencia Efe. Se habla de “menos dinero de Europa para las becas Erasmus”.

Los medios comienzan a publicar en sus webs la noticia. No hay desmentido. Hasta las 20.00 algunos periodistas (incluido EL PAÍS) siguen en la sala de prensa del ministerio.

Llega a los medios, por correo electrónico, el comunicado del ministerio. Tiene un tono comedido. Aunque asegura: “Con las medidas nuevas, el reparto se hará fundamentalmente dependiendo de la población del país, lo que perjudicará a España frente a otros países”.

Ya el martes, la Comisión dice que la afirmación del Ministerio de Educación de que habrá menos fondos europeos en 2014 para estas becas “es completamente errónea”. “No sé cómo decirlo de una forma má diplomática, pero decir eso es basura”, llega a señalar el portavoz Dennis Abbott.

Fuentes de Educación aseguran a EL PAÍS que, con los nuevos baremos, los alumnos tendrán que disponer como mínimo de 200 euros al mes. De forma que, si hay que dar más dinero a cada estudiante, habrá menos beneficiarios si se mantiene el presupuesto.

Por la tarde, Wert niega en el Congreso de los Diputados que su cartera ministerial confirmara el lunes, a través de una nota, que fuese a haber un recorte en las partidas que destina la Comisión Europea a las becas Erasmus. Achaca la polémica a “lo que otros han interpretado”.

El PSOE registra en el Congreso una interpelación urgente para debatir el próximo pleno sobre las responsabilidades políticas del ministro, cuya reprobación solicitarán tras la “vergüenza” y el “ridículo”.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, achaca todo a un “malentendido”, dice que Wert cuenta con su “total apoyo” y elogia su trabajo con la reforma educativa.

El Partido Popular insiste en Twitter: “Bruselas cambia los criterios de reparto (según la población del país) y España se verá perjudicada frente a otros países de la UE”.

Un nuevo comunicado de Educación afirma: “Es absolutamente falso que ni el ministro (...) ni ninguna autoridad del ministerio hayan dicho en ningún momento que se fueran a recortar los fondos europeos para el programa Erasmus”. E insiste en que la “modificación de los criterios podría resultar en una disminución del número de becarios del programa Erasmus a cambio de un sustancial aumento de los fondos que recibe cada uno.Twitter de María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP: “Ha sido un malentendido. Wert tiene todo el apoyo del PP y de @marianorajoy”.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, calificó el episodio de “malentendido” y respaldó al ministro: “Wert tiene mi pleno y total apoyo”, informa Carlos E. Cué. Y eso a pesar de que esta se suma a la polémica de la semana pasada, cuando la presidencia y la vicepresidencia del Gobierno obligaron a Wert a rectificar su decisión de quitar la ayuda económica de movilidad que da el ministerio a la gran mayoría de estos estudiantes con el curso ya empezado. Aquello volvió a dejar en evidencia la falta de apoyos de Wert dentro del Gobierno y del PP, salvo el respaldo de Rajoy, que aún lo mantiene. El presidente reivindicó la tarea de su ministro con la reforma educativa, una forma indirecta de decir que no forzará su dimisión cuando aún está en plena tramitación la ley.

La semana pasada, Bruselas ya reconvino al Gobierno español por aquella decisión de recortar las becas Erasmus con el curso ya empezado. Pero ayer, a todo el lío se unió una salida de tono del portavoz de Educación de la Comisión Europea, que calificó las informaciones sobre Erasmus surgidas en España de “rubbish”, que en inglés significa basura o disparate. “No sé cómo decirlo de una forma más diplomática, pero decir eso es basura [en inglés, I don't know how to put this more diplomatically... But that’s rubbish]”, dijo el portavoz en respuesta a una pregunta en la que se le enumeraban los argumentos expuestos por Wert. Poco después matizó que se refería a la interpretación que había hecho un periodista y no a la actuación del ministerio español. En todo caso, insistió en que si se produce un recorte en el número de Erasmus será por decisión del Gobierno español, no por el cambio de criterios.

El pasado lunes, tras una reunión del ministro de Educación con los responsables autonómicos de universidades, un portavoz del departamento que dirige Wert explicó a los periodistas que los nuevos criterios de reparto de fondos Erasmus iban a provocar una disminución para España y que esto a su vez provocaría un descenso en torno a la mitad de los actuales beneficiarios, que son 40.000: “Habrá que ajustar el número de alumnos al dinero y habrá menos dinero”, dijo el portavoz, informa Elisa Silió.

Eso mismo, asegura la consejera de Educación de Asturias, Ana González, que había afirmado Wert dentro de la reunión: “Dijo claramente que una merma importante de los presupuestos de Bruselas iba a conllevar una merma importante de becarios, aunque no cuantificó, eso lo hizo después su propia gente”. Lo mismo confirman Manuel Torralba, director general de Universidades de Andalucía, Carlos Guitián, director general de Universidades de Canarias, y los responsables vascos. Algunos de ellos lo tienen, aseguran, en sus notas.

“Es absolutamente falso que ni el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ni ninguna autoridad del ministerio hayan dicho en ningún momento que se fueran a recortar los fondos europeos para el programa Erasmus. Por lo tanto, las declaraciones por parte del portavoz de la Comisaria de Educación de la Comisión Europea basadas en esas premisas falsas carecen del menor sentido. Tales afirmaciones jamás se han producido”, dice la nota enviada el martes por el ministerio a última hora de la tarde.

Pero en la última frase, insistía en la idea de que la “modificación de los criterios podría resultar en una disminución del número de becarios del programa Erasmus a cambio de un sustancial aumento de los fondos que recibe cada uno”. La explicación es que, aunque crezca el presupuesto, si se fija un mínimo de unos 200 euros de media para cada una de las becas, estas llegarán a menos gente. Sin embargo, una vez más, fuentes comunitarias vuelven a rechazar esta idea: “Es cierto que hemos reducido el margen de flexibilidad, para asegurarnos que la asignación individual por estudiante no es demasiado pequeña. Pero, si el ministerio español decide mantener en 2014 la contribución nacional actual, no habría reducción en el número de beneficiarios”.

Recalcan, además, que en los nuevos criterios de reparto también tendrán en cuenta la participación en el programa, con lo que España (el país que más erasmus envía), sale bien parada: recibirá la cuarta partida más grande del presupuesto total de Erasmus +, que reúne todos los programas de educación y juventud (casi 124 millones de euros) y la tercera partida mayor para el programa de movilidad (53,4 millones), aun siendo el quinto país en cuanto a población.

El bofetón más ruidoso a un Estado

La irritación en Bruselas era ayer evidente ante las informaciones que llegaban de España sobre las becas Erasmus. Pero nadie esperaba que el tono se elevara hasta rozar el insulto. El portavoz de Educación en la Comisión Europea, Dennis Abbott, calificó de "basura" la información salida del ministerio de Wert. "No sé cómo expresarlo de una forma más diplomática, pero decir eso es basura [rubbish, también traducible como disparates o tonterías]", aseguró entre la sorpresa —y también las risas— de la sala de prensa. Ni rastro de la mesura con la que suelen expresarse los portavoces comunitarios.

No es la primera vez que en Bruselas se oye un sonoro bofetón a un Estado miembro. “Ya basta”, clamó, en 2010, una enfurecida Viviane Reding contra el Gobierno francés por la expulsión de gitanos. Pero el peso político de Reding —toda una vicepresidenta de la Comisión— contrasta con el de Abbott, el portavoz de un departamento que no se cuenta entre los de primera línea.

Las palabras de Abbott han servido para echar más gasolina al incendio que inició el día anterior el Ministerio de Educación español. Hace solo una semana que Bruselas ya había recriminado a Wert su pretensión —que solo duró unas horas— de retirar a mitad de curso las becas Erasmus. Pero la rectificación de ayer fue demoledora. E hizo que muchos olvidarán el resbalón del Gobierno español para centrarse en la salida de tono de Bruselas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS