Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

7.000 mujeres serán excluidas de la reproducción asistida pública, según Cefer

El Instituto de Reproducción Cefer calcula que son al 15% de quienes se someten a tratamiento

Un 15% de las mujeres que desean someterse a un tratamiento de reproducción asistida no podrán acceder al sistema sanitario público por no tener pareja masculina, según cálculos del Instituto de Reproducción Asistida Cefer. Cada año se solicitan 86.000 ciclos de reproducción asistida. Y dado que cada mujer necesita unos dos ciclos de media, Cefer cifra en 7.000 las posibles afectadas por la decisión. En julio el Ministerio de Sanidad y las consejerías de salud de las comunidades autónomas acordaron un texto que fija la esterilidad como principal criterio para poder optar a un tratamiento de inseminación artificial o de fecundación in vitro en la sanidad pública. Esta causa,—la esterilidad— excluye a las lesbianas y a las heterosexuales sin pareja.

El doctor Simón Marina, director médico de Cefer, considera que exigir este requisito es “una flagrante discriminación contra determinados colectivos al marginar a aquellas mujeres que han decidido estar solas o formar pareja con alguien del mismo sexo como elección de vida personal”. Según expresa, “si una mujer soltera tiene las trompas obstruidas, podrá ser tratada en la Seguridad Social. En caso contrario, deberá costearse el tratamiento”.

Como referencia y según las estadísticas propias que maneja el instituto médico, con más de 35 años de experiencia en reproducción asistida, la demanda de mujeres solas u homosexuales que acuden a alguno de sus centros para tener un hijo ha aumentado un 11% en los últimos años, a pesar del difícil contexto económico. La cifra representa, en opinión del Marina, “un reflejo de una realidad social que se escapa del modelo único de familia tradicional”, por lo que atribuye esta medida a “razones puramente ideológicas”.

Entre los tratamientos más habituales entre las mujeres sin pareja masculina destacan la inseminación artificial con semen de donante anónimo —un 72% del total de los demandados por estos colectivos—; la adopción de embriones —un 12%—; y la recepción de óvulos de la pareja, que representa un 11% de las solicitudes que recibe la clínica, en este caso de parejas lesbianas.